Papá de Javier Alatorre (TV Azteca) fue electricista, “¿acaso no tienes padre?”: Críticas

8 11 2009
image

El conductor de TV Azteca

México, DF.- Los manifestantes en la mega marcha de apoyo a los electricistas apuntaron este jueves sus críticas, en primer lugar, contra el decreto del gobierno de Felipe Calderón que extingue a la compañía Luz y Fuerza del Centro (LyFC) y, en segundo lugar, contra Televisa y TV Azteca por servir de comparsa presidencial.

Según la web de Proceso, durante la manifestación multitudinaria se observó la respuesta ruidosa, festiva de los cientos de contingentes sindicales, de colonos, de adelitas y adelitos, de estudiantes, artistas y miles de ciudadanos sin gremio contra el decretazo de liquidación de Luz y Fuerza del Centro (LFC).

Asimismo, en la masiva manifestación hubo repudio a la campaña abrumadora de las dos principales televisoras, Televisa y TV Azteca, para criminalizar al Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y justificar la decisión del presidente Felipe Calderón.

“Ninguna cámara con el logotipo de Televisa se atreve a pasar frente a los cientos de carteles que denuncian así: “Pueblo: no creas todas las mentiras que dicen estas malditas televisoras vendidas, terroristas de la pantalla” o “Evita la telebasura” y, el más generalizado “Televisa y TV Azteca Mienten!”, escribió Proceso.

Electricista, papá de Alatorre

Dos electricistas portan una cartulina que se convierte en la sensación de fotógrafos y reporteros cuando descubren su contenido: El papá del conductor estelar de TV Azteca, Javier Alatorre, es un jubilado electricista. Se llama Antonio Alatorre Quirarte, del sector de Tlanepantla, con el puesto 1901, equivalente al de jefe de seguridad. Su credencial del SME era la número 13,387.

“Alatorre, ¿acaso no tienes padre?”, rezaba la cartulina. Y junto a ambos también llegaron otros electricistas que denunciaban a reporteros y comentaristas que se han dedicado en las últimas dos semanas a acusarlos de corruptos, prepotentes y a responsabilizarlos de la quiebra financiera de la empresa.

Pero también es la primera marcha del SME donde el tema de las telecomunicaciones y, en especial, el de la fibra óptica ocupa un lugar central. Para ninguno de los miles asistentes es un secreto que los millonarios intereses de las empresas de telecomunicaciones están detrás de la inversión de fibra óptica en el SME.

Así lo dice una cartulina y el líder del sindicato, Martín Esparza, afirma ante decenas de miles de asistentes, en el momento climático de la concentración en el Zócalo, que el SME está a favor del acceso barato a la banda ancha de internet y a “democratizar la sociedad de la información”.

“¡Que todos tengan servicios de telecomunicaciones accesibles!”, agrenga Esparza. Y en ese momento, en torno al asta bandera del Zócalo ingresa el numeroso contingente del sindicato de telefonistas que también algo saben de la fibra óptica y del triple play.

“Este es el tema del futuro”, afirma José Antonio, uno de los sindicalizado más jóvenes que participan en la marcha. “Ya no es sólo el petróleo y la electricidad. Ahora son también las telecomunicaciones la principal lucha de las trasnacionales”, afirma con seguridad. Lee el resto de esta entrada »





Calderón regaña; la IP responde

30 10 2009

No es momento de discordias, sino de acuerdo para evitar estancamiento: CCE

Por segundo día consecutivo el presidente Felipe Calderón reprochó a los grandes consorcios los nulos o bajos pagos de impuestos que realizan, lo que motivó un rechazo generalizado de la cúpula empresarial al Ejecutivo.

“Exigen al gobierno que recorte su gasto, y el gobierno lo recorta; exigen impuestos sobre alimentos y medicinas de la gente más pobre, pero a la hora de ver sus cifras, en promedio pagan 1.7% de impuestos. Esto ya no puede ser”, señaló el mandatario, un día después de que mencionó que las grandes empresas “rara vez” pagan sus contribuciones al fisco.

Calderón regaña; la IP responde

FELIPE CALDERÓN. El presidente de México dijo: "Estoy pidiendo (a los empresarios) que pongan su parte, que cumplan con la ley..." (Foto: Luis García Soto / EL UNIVERSAL )

La primera reacción provino del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), organismo que aglutina a las principales cámaras y confederaciones empresariales; su presidente, Armando Paredes, aseguró que “las empresas de la economía formal pagan sus impuestos de acuerdo con lo que marca la ley y el gobierno las audita […] No se puede generalizar que las grandes empresas en México no contribuyen a las finanzas públicas”.

Las empresas que más invierten, explicó, no necesariamente pagan elevados impuestos “porque cuando haces inversiones importantes, se deducen”.

“Estamos de acuerdo: cumplamos, pero todos. No solamente los de siempre”, dijo en referencia a que la Ley de Ingresos 2010 aprobada por la Cámara de Diputados no amplía el número de personas que deben cumplir con obligaciones fiscales.

Agregó que no es momento de discordias, sino de acuerdos “para evitar que México siga estancado y en la mediocridad”.

Ricardo Salinas Pliego, dueño de empresas como TV Azteca, Iusacell, Banco Azteca y Elektra, fue más severo: “Lo insaciable del aparato gubernamental para extraerle recursos a los ciudadanos ahora llega a estos extremos. Nos doran la píldora con el cuento de que quieren ayudar a los pobres, pero si realmente quisiera hacerlo, el gobierno tendría que recortar su gasto”.

Rebatió además el señalamiento de que los grandes corporativos no pagan impuestos: “¿Entonces de qué vive el gobierno, si no es del Impuesto Sobre la Renta… entonces quién paga el ISR?”.

Para Salinas Pliego el argumento del gobierno federal de subir impuestos para destinar esos recursos a los pobres o al gasto social no es creíble. La educación y el sistema de salud en México están “para llorar”, dijo.

Fue crítico también con la propuesta de gravar las telecomunicaciones: “No se les podría ocurrir un impuesto más retrógrada, porque se propicia un país sin conectividad y con ello una nación de cuarta”.

Por la noche, el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, ofreció un tono conciliador. Dijo que las empresas de todos los tamaños, inclusive las grandes, “pagan sus impuestos y los pagan bien”, pero aceptó que el gobierno busca rediseñar el régimen de consolidación fiscal para evitar la elusión de impuestos. Esta figura le permite a un consorcio deducir las pérdidas fiscales de una de sus empresas contra las utilidades de otra.

Fuente: ElUniversal. Calderón regaña; la IP responde