Crean el primer transistor orgánico que imita el funcionamiento de las neuronas

27 01 2010

Se basa en una propiedad neuronal llamada plasticidad, que modula la percepción de los estímulos con el medio. Un equipo de investigación francés ha creado un transistor orgánico que podría abrir paso a una nueva generación de ordenadores capaces de responder de una manera similar a la del cerebro. La gran innovación de este nuevo transistor, al que han bautizado como NOMFET (Nanoparticle Organic Memory Field-Effect Transistor), consiste en la combinación de un transistor orgánico, basado en moléculas de pentaceno, con nanopartículas de oro. Por Elena Higueras.My Brain Circuits. Sock.xchng.

Científicos del CNRS (Centre National de la Recherche Scientifique) y de la CEA (Commissariat à l’Énergie Atomique) han desarrollado el primer transistor capaz de imitar la forma en la que los sistemas biológicos, como las redes neuronales, operan para crear nuevos circuitos electrónicos, según se explica en un comunicado del CNRS que recoge asimismo www.alphagalileo.org. El estudio ha sido publicado en la revistaAdvanced Functional Materials.

Un transistor es el elemento básico de un circuito electrónico. Se comporta como un interruptor (que transmite o no una señal), pero además puede ofrecer otras funcionalidades, como la amplificación de la misma. La gran innovación de este nuevo transistor, al que han bautizado como NOMFET (Nanoparticle Organic Memory Field-Effect Transistor), consiste en la combinación de un transistor orgánico, basado en moléculas de pentaceno, con nanopartículas de oro. Lee el resto de esta entrada »





Nuevo tratamiento para esclerosis múltiple

22 01 2010

Dos tratamientos orales para tratar la esclerosis múltiple (EM) podrían estar disponibles en 2011 tras prometedores ensayos clínicos.

Inyección para esclerosis múltipleLos actuales tratamientos son en forma de inyecciones diarias o bombas intravenosas.

Aunque los tratamientos no son una cura, los expertos afirman que el avance es una “excelente noticia” para los pacientes de EM, que actualmente deben usar inyecciones diarias para mitigar los síntomas de la enfermedad.

Los ensayos clínicos de los fármacos -llamados cladribine y fingolimod y presentados como tabletas- fueron llevados a cabo con 1.000 personas en 18 países.

Tal como señala la investigación publicada enNew England Journal of Medicine (Revista de Medicina de Nueva Inglaterra) los medicamentos lograron reducir de forma significativa el deterioro causado por la enfermedad y la reincidencia -entre 50 y 60%- durante dos años. Lee el resto de esta entrada »





Un fármaco para la hipertensión podría tratar la esclerosis múltiple

18 08 2009
foto

Foto: Lek

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) han detectado que el lisinopril, un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina indicado para frenar la hipertensión, podría resultar eficaz para tratar la esclerosis múltiple, según un estudio realizado en ratones cuyos resultados aparecen publicados en el  último número de la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)’

El autor de la investigación, el neurólogo y experto en esclerosis múltiple Lawrence Steinman, comenzó sus trabajos hace siete años cuando su médico personal le recomendó este fármaco para bajar la tensión. Tras leer el prospecto, observó las propiedades antiinflamatorias del mismo y dedujo que éstas podrían ser útiles para frenar las lesiones autoinmunes del sistema nervioso que caracterizan la esclerosis múltiple.

Por el momento no se han realizado ensayos clínicos en humanos, pero los estudios en ratones con la misma dosis de lisinopril utilizada para la hipertensión han demostrado que esta terapia consigue frenar la parálisis en aquellos que no habían presentado síntomas e incluso reducir los efectos en aquellos enfermos más avanzados.

El motivo de ello podría ser el aumento de linfocitos T percibido en estos ratones, advierte Steinman, ya que estas células son responsables de coordinar la respuesta inmune celular.

Además, de confirmarse estos datos, se obtendría una alternativa terapéutica para una enfermedad para la que todavía no existe cura y los únicos tratamientos tienen un elevado coste.

El más efectivo hasta el momento es el anticuerpo monoclonal natalizumab, comercializado por Biogen con el nombre de ‘Tysabri’, pero las estimaciones coste-beneficio realizadas por Steinman advierten de que lisinopril “podría ofrecer las mismas ventajas a un precio considerablemente más barato”.

Fuente: EuropaPress. Un fármaco para la hipertensión podría tratar la esclerosis múltiple





¿Peligroso repelente de insectos?

5 08 2009
Picadura de mosquito

La DEET es el ingrediente más habitual en los repelentes de insectos.

El ingrediente activo más común en los repelentes de insectos podría no ser tan seguro para la salud humana como se creía, de acuerdo con un estudio científico.

La N,N-Dietil-meta-toluamida, (conocida como DEET) se ha venido utilizando durante décadas en la elaboración de productos usados por millones de personas para repeler mosquitos, garrapatas, pulgas y otros insectos.

Un estudio del Instituto de Investigación para el Desarrollo en Monpellier y la Universidad de Angers, en Francia -cuyos detalles aparecen publicados en la revista BioMed Central Biology- alerta sobre la posibilidad de que la DEET sea tóxica para el sistema nervioso central.

Los especialistas, no obstante, destacan que se necesita llevar a cabo estudios más detallados para confirmar o descartar la toxicidad del componente.

Más seguros

Los productos que contienen DEET están a disposición de los consumidores en forma de líquidos, lociones, cremas o atomizadores que se aplican en la piel con la intención más de ahuyentar a los insectos que de matarlos.

Estos descubrimientos cuestionan la seguridad del deet, en particular en combinación con otros componentes químicos

Vincent Corbel, Instituto de Investigación para el Desarrollo

Unos 200 millones de personas usan atomizadores basados en ese componente cada año y se estima que unas 8.000 millones de dosis han sido aplicadas en el último medio siglo.

La DEET fue desarrollada por el ejército de Estados Unidos en 1946 a partir de la experiencia militar en zonas infectadas de insectos durante la Segunda Guerra Mundial. En 1957 la sustancia quedó registrada para uso público.

En investigaciones con roedores a nivel celular, los especialistas detectaron que la sustanciae bloquea una enzima llamada acetilcolinesterasa, que se encarga de controlar una de las principales respuestas químicas del sistema nervioso.

La manera en la que la DEET actúa fue comparada con la del gas sarín.

Los científicos descubrieron además que la DEET, en interacción con insecticidas comunes, como los carbamatos, incrementa su toxicidad.

“Estos descubrimientos cuestionan la seguridad de la DEET, en particular en combinación con otros componentes químicos, y subrayan la importancia de una aproximación multidisciplinaria para el desarrollo de repelentes de insectos más seguros”, expresó Vincent Corbel, uno de los especialistas a cargo del estudio.

Poca frecuencia

Pero el doctor Daniel Sudakin, del Centro Nacional estadounidense de Información sobre Pesticidas, remarcó que la manera en que se llevaron a cabo los experimentos no garantizan las condiciones de precisión necesarias para emitir un juicio concluyente. “Esto hace muy difícil, si no imposible, interpretar la relevancia de los hallazgos para la salud humana”.

Los hallazgos en estudios con animales no siempre se corresponden con lo que sucedería en el caso de los seres humanos

Brian Greenwood, Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres

Según él, la incidencia de efectos neurotóxicos es muy baja cuando se considera que “millones de personas en todo el mundo han usado repelentes contra insectos que contienen DEET”.

En parecidos términos se expresó Brian Greenwood, especialista en malaria de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en el Reino Unido. Según le dijo a la BBC, “los hallazgos en estudios con animales no siempre se corresponden con lo que sucedería en el caso de los seres humanos”.

Además, de acuerdo con Greenwood, la mayoría de las personas usa los insecticidas con muy poca frecuencia por lo que la exposición a la DEET es muy baja.

Por lo pronto, los autores del estudio sugieren que como medida de precaución se use sólo la cantidad de repelente necesaria para cubrir las partes del cuerpo expuestas y que se evite aplicar el producto en heridas o en la piel irritada.

Fuente: BBC. ¿Peligroso repelente de insectos?