Mucho internet, más depresión

4 02 2010

La gente que pasa mucho tiempo usando internet tiene más probabilidades de desarrollar síntomas depresivos, descubrió una nueva investigación.

Joven usando internetEl estudio encuestó a 1.300 personas sobre su uso de internet.

Los científicos de la Universidad de Leeds, en Inglaterra, encontraron “evidencia sorprendente” de que muchos usuarios han desarrollado un hábito compulsivo de internet con el cual han reemplazado la interacción social real con la interacción en redes sociales y salas de chateo.

Y este uso adictivo, afirman los científicos en la revista Psychopathology (Psicopatología), puede tener un grave impacto en la salud mental.

Las conclusiones están basadas en las respuestas de 1.319 personas a un cuestionario que los investigadores enviaron por internet. Lee el resto de esta entrada »





Comida procesada alimenta depresión

2 11 2009

Consumir una dieta con altos niveles de alimentos procesados aumenta el riesgo de depresión, afirma una investigación realizada en el Reino Unido.

Comida procesadaSe encontró que el alto consumo de productos procesados aumenta el riesgo de depresión.

El estudio confirma, además, que las personas que comen muchos vegetales, fruta y pescado tienen menores posibilidades de desarrollar los síntomas de la enfermedad.

El estudio, llevado a cabo por científicos de la Universidad de Londres, analiza los datos de cerca de 3.500 empleados públicos con una edad promedio de 55 años.

Cada participante completó un cuestionario sobre sus hábitos de alimentación y un autoanálisis sobre su riesgo de depresión, y esos datos fueron comparados cinco años después con los niveles de depresión de los participantes.

“Nuestros resultados sugieren que consumir frutas, vegetales y pescado podría ofrecer protección contra el desarrollo de síntomas depresivos”, dicen los autores en la Brisith Journal of Psychiatry (Revista Británica de Psiquiatría).

“Sin embargo, una dieta rica en carne procesada, chocolates, postres azucarados, comida frita, cereales refinados y productos lácteos altos en grasa podría aumentar la vulnerabilidad de la gente a esa enfermedad”, agregan.

Diferencias importantes

En la investigación, los participantes fueron divididos en dos grupos: los que consumían una dieta basada en alimentos completos, que incluyen frutas, vegetales y pescado, y los que ingerían principalmente comida procesada.

Después de tomar en cuenta factores como el género, la edad, la educación, los niveles de actividad física, el tabaquismo y las enfermedades crónicas, los científicos detectaron una “diferencia significativa” entre ambas dietas y el riesgo de depresión en el futuro.

Si usted vive en un país como el Reino Unido, las probabilidades de que consuma una dieta mediterránea no son muy altas. Así que quisimos analizar de forma un poco diferente el vínculo entre la dieta y la salud mental

Dra. Archana Singh-Manoux

Los que comían mayoritariamente alimentos completos mostraron un riesgo de depresión futura 26% menor que aquellos que ingerían menos alimentos completos.

Sin embargo, los que consumían una dieta alta en comida procesada exhibieron un riesgo de contraer la enfermedad 58% mayor que quienes se alimentaban con muy pocos productos procesados.

Hace unas semanas, otro estudio realizado en España mostró que las personas que se alimentaban con la llamada dieta mediterránea -rica en frutas, vegetales y pescado- tenían 30% menos riesgo de desarrollar depresión.

Pero tal como señalan los autores de la nueva investigación, quizás hay un factor relacionado con el estilo de vida que no se ha tomado en cuenta para explicar el efecto protector.

“El estudio (español) mostró que la dieta mediterránea estaba asociada a un menor riesgo de depresión”, afirmó la doctora Archana Singh-Manoux, una de las autoras del trabajo británico.

“Pero el problema es que, si usted vive en un país como el Reino Unido, las probabilidades de que consuma una dieta mediterránea no son muy altas”, añadió.

“Así que quisimos analizar de forma un poco diferente el vínculo entre la dieta y la salud mental”.

Efecto combinado

Según los científicos, hay varios factores que podrían explicar estos resultados.

En primer lugar, el alto nivel de antioxidantes en las frutas y vegetales podrían tener un efecto protector, como se ha demostrado en estudios previos.

El folato, que se encuentra en grandes cantidades en vegetales como el brócoli, la col y la espinaca y las legumbres secas -como lentejas y garbanzos- podría tener también un efecto protector similar.

AceitunasEl estudio confirma que una dieta rica en frutas, vegetales y pescado protege contra la depresión.

En segundo lugar, afirmaron los investigadores, el consumo abundante de pescado podría proteger contra la depresión debido a sus altos niveles de ácidos grasos poliinsaturados, que son un componente importante de las membranas neuronales en el cerebro.

En tercer lugar, es posible que una dieta de alimentos completos proteja contra la depresión debido al efecto combinado de consumir nutrientes de muchos tipos diferentes de comidas, y no sólo es el efecto de un solo nutriente.

Los investigadores creen que el consumo de productos procesados podría estar asociado al mayor riesgo de depresión debido a la asociación que existe entre esta dieta y el mayor riesgo de enfermedades coronarias e inflamación, que -se sabe- juegan un papel en el desarrollo de la depresión.

Sin embargo, subrayaron que es necesario llevar a cabo más estudios para confirmar este vínculo.

Lo cierto, según los científicos, es que el consumo de una dieta sana no sólo puede generar beneficios para la salud y bienestar humanos, sino que también puede ser una herramienta muy importante para prevenir trastornos depresivos en años posteriores de la vida.

Fuente: BBC. Comida procesada alimenta depresión





La depresión podría empeorar el cáncer

15 09 2009
Enferma de cáncer

La investigación subraya la importancia de atender a los pacientes también en el plano psicológico.

La depresión puede afectar las posibilidades de supervivencia de un enfermo de cáncer, según sugiere una investigación.

Un equipo de la Universidad de British Columbia (Canadá) dijo que el descubrimiento pone énfasis en la necesidad de analizar el sufrimiento psicológico de los pacientes.

El estudio, formado por 26 investigaciones individuales en las que se analizó a 9.417 pacientes, se publicó en la revista médicaCancer Journal.

Revela que los índices de mortalidad son un 25% más altos entre quienes presentan síntomas de depresión. De hecho, entre los pacientes a los que ya se les diagnosticó depresión ese aumento es de un 39%.

Sin embargo, los investigadores dijeron que es necesario llevar a cabo más análisis antes de arrojar conclusiones definitivas, ya que es difícil descartar la influencia de otros factores.

También explicaron que, en general, el aumento en el riesgo de morir de cáncer por una depresión es pequeño, por lo que los pacientes no deben sentirse obligados a mantener una actitud positiva para vencer a la enfermedad.

“No deben caer en el pánico si experimentan síntomas depresivos, pero sí sería razonable que hablaran con sus médicos sobre su salud mental”, explicó Jillian Satin, jefa de la investigación.

clicLea también: la depresión, una crisis global

El impacto de estrés

(Los pacientes) no deben caer en el pánico si experimentan síntomas depresivos, pero sí sería razonable que hablaran con sus médicos sobre su salud mental

Jillian Satin, investigadora

Algunas investigaciones con animales sugieren que el estrés puede afectar al crecimiento de un tumor y la extensión del cáncer a otras partes del cuerpo.

También es posible que la depresión tenga un impacto en el sistema inmunitario y en las hormonas, o que las personas con depresión caigan en una actitud que pueda afectar al modo en que se desarrolla su enfermedad.

Por ejemplo, los pacientes depresivos podrían estar menos dispuestos a someterse a tratamientos.

Para Julie Sharp, de la organización para la Investigación del Cáncer de Reino Unido, “este estudio da aún mayor relevancia a lo importante que es identificar pronto la depresión en los enfermos, así como ofrecerles los cuidados correctos”.

No obstante, advirtió que “aún hay muchas preguntas sin respuesta (…) y es necesario llevar a cabo más investigaciones”.

Hasta ahora, estudios previos habían relacionado la depresión con el aumento del riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca.

Fuente: BBC. La depresión podría empeorar el cáncer