Las bebidas azucaradas aumentan las enfermedades cardiovasculares y la diabetes

8 03 2010

MADRID, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -Investigadores de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) aseguran que el mayor consumo de bebidas azucaradas e isotónicas o refrescos con sabores de frutas puede haber favorecido la aparición de nuevos casos de diabetes y enfermedades cardiovasculares en Estados Unidos durante la última década, según destacaron en el marco de un encuentro sobre epidemiología y prevención cardiovascular de la Asociación Americana del Corazón.Foto de la Noticia

Estas conclusiones parten de los resultados de un modelo de simulación creado a partir de grandes estudios epidemiológicos realizados en Estados Unidos, como el estudio Framingham del Corazón, un estudio sobre Salud y Enfermería y la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES, en sus siglas en inglés).

Según dicho modelo, el aumento en el consumo de bebidas azucaradas entre los años 1990 y 2000 favoreció la aparición de 130.000 nuevos casos de diabetes, 14.000 nuevos casos de cardiopatía isquémica y 50.000 años de vida adicionales con una enfermedad coronaria a lo largo de esa década.

Este tipo de productos contienen entre 120 y 200 calorías según el tipo de bebida, por lo que los investigadores están convencidos de que pueden haber tenido parte de culpa en el aumento de la obesidad que se ha registrado en los últimos años en Estados Unidos. Lee el resto de esta entrada »





Fabricantes de refrescos niegan la relación con el cáncer de páncreas

10 02 2010

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) – La Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (ANFABRA) ha manifestado que no se puede relacionar el cáncer de páncreas con la ingesta de refrescos azucarados ya que el número de casos de cáncer observados es extremadamente  pequeño como para poder extraer conclusiones.

ANFABRA respondía así ante el “alarmismo” generado tras los resultados de un estudio realizado por la Universidad de Minnesota (Estados Unidos), con los datos de más de 60.000 ciudadanos de Singapur, que indica que las personas que beben dos o más refrescos azucarados a la semana tienen un 87 por ciento más probabilidades de desarrollar un cáncer de páncreas.

Recordó, en esta línea, que de 60.043 personas que participaron en el estudio, sólo se detectaron un 0,23% de casos de cáncer de páncreas (en total 140).

En este sentido, ANFABRA incidió en que las conclusiones de este estudio “han sido cuestionadas por centros de referencia en la investigación y tratamiento del cáncer” y recordó que, por ejemplo, el Centro de Oncología de la Universidad de Yale (Estados Unidos) señaló que estas conclusiones están basadas en “un número relativamente pequeño de casos de cáncer” y que el estudio “no deja claro si la relación es casual o permanente”. Lee el resto de esta entrada »





Colorante azul contra lesiones medulares

28 07 2009
Columna vertebral vista con rayos X.

Una lesión de médula espinal puede agravarse en la horas posteriores a que se produzca

Un tinte azul similar al que se utiliza para colorear las golosinas y refrescos podría reducir la gravedad de las lesiones de médula espinal, según indicó un estudio de la Universidad de Rochester, en EE.UU..

Normalmente, en las horas inmediatamente posteriores a que se produzca una lesión dorsal, se suele desencadenar una serie de cambios hormonales que empeora notablemente la gravedad del daño.

De acuerdo con una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Rochester, en Estados Unidos, esta reacción en cadena podría detenerse utilizando un colorante azul conocido como “Brilliant Blue G” (BBG), que se usa frecuentemente en alimentos y cosmética.

El BBG se encuentra, por ejemplo, en numerosos dulces, refrescos, productos lácteos, así como en jabones y espumas.

“Las lesiones traumáticas de la médula espinal se caracterizan por una pérdida inmediata e irreversible de tejido en la zona de la lesión (…). La administración de BBG 15 minutos después de la lesión redujo el daño anatómico en la médula espinal y mejoró la recuperación del movimiento sin signos evidentes de toxicidad”, indicó el estudio.

Sin embargo, el tratamiento llevado a cabo en la investigación presenta un efecto secundario llamativo: la piel de las ratas a las que se les aplicó el BBG adoptó temporalmente un ligero tono azul.

Avance importante

Ratones tratados con BBG.

Los ratones tratados con BBG adquirieron un tono azulado temporalmente.

Los investigadores de la Universidad de Rochester esperan que su trabajo pueda contribuir en el futuro a minimizar el riesgo de parálisis a consecuencia de una lesión traumática en la columna.

Un objetivo a largo plazo para el que, subrayaron, todavía queda mucho trabajo por hacer.

“En estos momentos no disponemos todavía de un tratamiento para pacientes que tienen una lesión medular aguda. Nuestra esperanza es que este trabajo nos conduzca a un medicamento práctico y seguro que se pueda suministrar a los pacientes poco después de la lesión”.

Pero antes de llegar a estas conclusiones, los científicos de la Universidad de Rochester realizaron diversos ensayos previos.

Experiencias anteriores

La administración de BBG 15 minutos después de la lesión redujo el daño anatómico en la médula espinal y mejoró la recuperación del movimiento sin signos evidentes de toxicidad

Estudio de la Universidad de Rochester

Anteriormente, los investigadores ya habían demostrado que, inmediatamente después de que se produzca una lesión medular, la zona que la rodea se ve inundada de ATP, una fuente de energía que mantiene vivas a las células del cuerpo.

Este hecho les llevó a investigar el uso de esa sustancia para reducir las consecuencias de la lesión.

Desafortunadamente, el abuso de ATP como medio de tratamiento presentó efectos secundarios que empeoraron más aún la lesión original. La aplicación de dosis de este compuesto cientos de veces superiores a los niveles normales supuso la muerte de numerosas neuronas motrices sanas.

Posteriormente, los investigadores intentaron inyectar ATP oxidado a las ratas con daños en la columna vertebral, un compuesto que se sabe que puede bloquear los efectos del ATP normal.

Aunque, en ese caso, los animales fueron capaces de recuperar gran parte de la movilidad de sus miembros, hasta el punto de poder volver a caminar, el ATP oxidado produjo toda una serie de efectos colaterales nocivos.

Además, para que esta sustancia resultara efectiva, debía ser inyectada directamente en el lugar de la lesión, una opción peligrosa en el caso de la médula espinal.

Punto de partida esperanzador

En este sentido, uno de los grandes avances de la última investigación es que el BBG, el compuesto químico equivalente al tinte alimentario azul, podría suministrarse por medio de una inyección normal en cualquier parte del cuerpo.

De este modo, la utilización del BBG abre la puerta a posibles nuevos tratamientos.

“Quizá haya poco que podamos hacer para reparar una lesión traumática, pero podemos intentar detener los efectos secundarios perjudiciales que tienen lugar en la médula dorsal en las hora y días que siguen a la lesión”, afirmó el doctor Mark Bacon, jefe científico de la Fundación para la Investigación de la Columna Vertebral.

“Lo que parece que tenemos aquí es un avance prometedor en lo que se suele conocer como tratamientos neuroprotectores. El hecho de que se trate de un colorante alimentario común, lo convierte en un punto de partida interesantísimo”, agregó el científico.

Sin embargo, el doctor Bacon advirtió que es pronto para lanzar las campanas al vuelo.

“Las cantidades de BBG que ingerimos con la comida no nos hacen ponernos azules, como es el caso de los estudios con ratas. Esto hace pensar que la dosis necesaria para proteger la espina dorsal de la toxicidad del ATP es mucho, mucho más elevada que la que consumimos en el día a día. Y debemos tener en cuenta que lo que es seguro en una dosis determinada podría no serlo en otras”, indicó el investigador.

Fuente: BBC. Colorante azul contra lesiones medulares