Las bebidas azucaradas aumentan las enfermedades cardiovasculares y la diabetes

8 03 2010

MADRID, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -Investigadores de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) aseguran que el mayor consumo de bebidas azucaradas e isotónicas o refrescos con sabores de frutas puede haber favorecido la aparición de nuevos casos de diabetes y enfermedades cardiovasculares en Estados Unidos durante la última década, según destacaron en el marco de un encuentro sobre epidemiología y prevención cardiovascular de la Asociación Americana del Corazón.Foto de la Noticia

Estas conclusiones parten de los resultados de un modelo de simulación creado a partir de grandes estudios epidemiológicos realizados en Estados Unidos, como el estudio Framingham del Corazón, un estudio sobre Salud y Enfermería y la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES, en sus siglas en inglés).

Según dicho modelo, el aumento en el consumo de bebidas azucaradas entre los años 1990 y 2000 favoreció la aparición de 130.000 nuevos casos de diabetes, 14.000 nuevos casos de cardiopatía isquémica y 50.000 años de vida adicionales con una enfermedad coronaria a lo largo de esa década.

Este tipo de productos contienen entre 120 y 200 calorías según el tipo de bebida, por lo que los investigadores están convencidos de que pueden haber tenido parte de culpa en el aumento de la obesidad que se ha registrado en los últimos años en Estados Unidos. Lee el resto de esta entrada »





Carne roja, ¿comer o no comer? aumenta el riesgo de cáncer de colon y recto

15 02 2010

En el Reino Unido se ha desatado una disputa entre la industria británica de la carne y especialistas en cáncer por las aseveraciones de estos últimos de que la carne roja aumenta el riesgo de cáncer de colon y recto.

El Fondo Mundial de Investigación de Cáncer (WCRF) afirma que hay evidencia “convincente” de que la carne roja y la procesada aumentan el riesgo de la enfermedad y desde 2007 -cuando se publicó un extenso informe sobre el estilo de vida y el cáncer- ha instado al público a limitar su consumo de carne y embutidos.

Tocino

Los productores de carne -reunidos en la organización English Beef and Lamb Executive, Eblex, (Ejecutivo Inglés de Carne de Res y Cordero), expresan que estas conclusiones están “erradas” y están considerando “tomar medidas” al respecto.

Eblex afirma en un comunicado que varios “científicos independientes han cuestionado la convicción con la cual el estudio estableció un vínculo entre la carne roja y el cáncer”. Lee el resto de esta entrada »





Las rutinas caseras pueden evitar la obesidad infantil

10 02 2010

Un estudio realizado por científicos de la Ohio State University, de Estados Unidos, ha revelado que los niños en edad preescolar presentan un riesgo menor de obesidad si se ven implicados en una o más de las tres rutinas típicas de los hogares: comer en familia, dormir adecuadamente, y limitar el tiempo diario destinado a ver la televisión.

En la investigación se constató que estas rutinas pueden reducir casi en un 40% el peligro de que niños de cuatro años tiendan a la obesidad, en comparación con los niños que no cumplían ninguna de ellas. Lee el resto de esta entrada »





Las caderas no mienten y ¡qué bien hacen!

12 01 2010

Lucir unos kilos extra en las caderas, los muslos o el trasero es bueno para la salud, ya que protege contra enfermedades del metabolismo y dolencias del corazón, revelaron expertos británicos.

Shakira

Unas caderas anchas no sólo dicen la verdad; además protegen el corazón.

La grasa que se acumula en las caderas elimina los ácidos lípidos dañinos y contiene los agentes anti inflamatorios que evitan que las arterias se tapen, dicen los expertos.

Los traseros amplios también son beneficiosos; ciertamente son preferibles a las cinturas gruesas, que no protegen en absoluto, agrega el equipo de científicos de la Universidad de Oxford.

El equipo de Ciencia de BBC Mundo recuerda que un grupo de científicos de la Escuela de Medicina de Harvard y el Centro de Diabetes Joslin, en Estados Unidos, había incursionado ya en este tema en 2008, concluyendo que la grasa subcutánea puede reducir los niveles de insulina y mejorar la sensibilidad a esta hormona.

Pero los científicos de Oxford afirman ahora que la ciencia podría estudiar mecanismos para aumentar deliberadamente la grasa en la zona de las caderas, dijeron a la Revista Internacional sobre la Obesidad.

En el futuro, los médicos podrían preescribir distintos medicamentos para redistribuir la grasa por el cuerpo y concentrarla en las caderas, desde donde puede prevenir enfermedades como la diabetes.

Los investigadores señalaron que la inversa, tener muy poca grasa en esta zona, puede acarrear problemas metabólicos serios como el síndrome de Cushings. Lee el resto de esta entrada »





Descubren un mecanismo molecular que controla el peso y el gasto energético

5 01 2010

MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) – Investigadores de la Clínica Mayo en Rochester (Estados Unidos) han descubierto un mecanismo molecular que controla el gasto energético en los músculos y ayuda a determinar el peso corporal. Los autores, que publican su trabajo en la revista ‘Cell Metabolism’, señalan que su descubrimiento podría conducir a un nuevo método médico para tratar la obesidad.

foto

Foto: EP

El mecanismo de ahorro de energía se controla por los canales de potasio sensibles a ATP (KATP). El ATP, o adenosina trifosfato, es la ‘moneda energética’ utilizada por las células del organismo. Estos canales pueden detectar los grupos de ATP y regular el funcionamiento del corazón y los músculos esqueletales de forma acorde. Los animales que carecen de este mecanismo de ahorro de energía queman más energía almacenada para disipar más calor cuando están en descanso o activos.

En los humanos, el exceso de energía de los alimentos se almacena como glucógeno o grasa que podría convertirse en ATP según las demandas energéticas. La eliminación de las fuerzas de los canales KATP del organismo para utilizar la energía de forma menos eficiente, consumir más y almacenar menos disminuye el peso, incluso cuando se sigue una dieta altamente calórica como la occidental.

Según explica Alexey Alexseev, responsable del estudio, “nuestros descubrimientos sugieren que utilizar como diana terapéutica el funcionamiento del canal KATP, en especial en los músculos, podría suponer una nueva opción para los pacientes obesos con menos capacidad de ejercicio”. Lee el resto de esta entrada »





Anorexia y bulimia se extienden entre niñas de 12 y 13 años

26 12 2009

MADRID, 23 Dic. (EUROPA PRESS) –  La licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en Psicología Clínica Nuria Molinero ha alertado del aumento de casos de anorexia y bulimia en España, especialmente en niñas de 12 y 13 años, así como en mujeres de entre 30 y 40 años de edad.

Foto de la Noticia

Según indicó Molinero en declaraciones a Europa Press, el número de chicas afectadas por la anorexia y la bulimia no ha descendido, sino que la sociedad se ha acostumbrado a observar el problema, y esto sucede porque se vive en un momento de “presión” por parte de los medios y de la publicidad.

“Hace diez años se hablaba mucho en España porque aparecieron los primeros casos, pero hoy en día la incidencia ha aumentado mucho, y en las consultas en Medicina Familiar o Salud Mental los trastornos de alimentación son algo común, mientras que antes no, y a la gente le costaba pedir ayuda porque se hablaba poco de ello”, indicó.

En este sentido, señaló que es importante detectar si una niña no está comiendo bien en el colegio. “Si un día se ve a una niña vomitar es necesario darle importancia a esto, porque no es ninguna tontería”, subrayó. En este punto, sugirió que el papel de las familias es esencial, y apuntó que se pueden apreciar otros síntomas propios de estos trastornos como cambios de comportamiento o en el humor, hacer referencia continuamente a su físico, realizar mucho ejercicio, rechazar alimentos o quejarse de dolores de estómago.

‘DELGADAS’

Molinero se dedica al tratamiento y estudio de los trastornos de la conducta de alimentación desde hace 15 años y acaba de presentar el libro ‘Delgadas’, que intenta explicar de una forma “clara y sencilla” lo que es la anorexia y la bulimia, y contar cómo se siente la gente que lo padece. Lee el resto de esta entrada »





Ver menos tele ayuda a quemar más calorías

15 12 2009

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) – Reducir el tiempo de ver televisión ayuda a quemar más calorías, según sugiere un estudio de la Universidad de Vermont en Burlington (Estados Unidos) que se publica en la revista ‘Archives of Internal Medicine’. Se estima que la media de tiempo que los adultos ven la televisión es de unas cinco horas al día.foto

En el trabajo, los adultos que utilizaron un sistema electrónico de bloqueo para reducir su tiempo frente a la televisión a la mitad durante un periodo de tres semanas no cambiaron su consumo de calorías pero gastaron más energía.

Los científicos, dirigidos por Jennifer J. Otten, realizaron un ensayo en 36 adultos que tenían un índice de masa corporal de entre 25 y 50 y que decían ver la televisión al menos durante tres horas diarias. Entre enero y julio de 2008 todos los participantes pasaron por un periodo de observación durante en el que se evaluó el tiempo que veían la televisión al día.

Un grupo de 20 personas fue asignado a recibir un dispositivo electrónico que desactivaba la televisión después de que alcanzaran un límite semanal del 50 por ciento de su medida previa de tiempo de visionado de televisión. Los otros 16 televidentes sirvieron como grupo control. Lee el resto de esta entrada »





La dieta condiciona en gran parte el riesgo genético de la obesidad

9 12 2009

VALENCIA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) –  Investigadores del departamento de Medicina preventiva de la Universitat de València, liderados por Dolors Corella, han participado en este descubrimiento, el primero en el mundo que consigue ratificar los resultados de la modulación gen-dieta en tres estudios de poblaciones diferentes, según informó la institución académica en un comunicado.foto

La doctora Corella destacó que el estudio “acaba con el mito de que la obesidad va asociada únicamente a factores genéticos, mientras que las conclusiones servirán para avanzar en recomendaciones dietéticas más personalizadas y exitosas”.

El equipo del departamento de Medicina Preventiva de la Universitat de València ha participado, junto con el doctor José Ordovás, en el descubrimiento de la interacción entre la dieta y la genética y su influencia tanto en la obesidad como en índices elevados de masa corporal.

La investigación, dirigida por el Human Nutrition Research Center de Boston (EEUU), ha demostrado que el riesgo genético de la obesidad “está altamente condicionado por el tipo de dieta”. “La obesidad no sólo se produce a causa de la alimentación o por la susceptibilidad genética, sino que depende de una interacción muy estrecha entre ambos factores”, señaló la UV.

Los resultados de este trabajo, que permitirá “avanzar” en las recomendaciones dietéticas, acaban de ser publicados en la revista Archives of Internal Medicine.

De este modo, los científicos “rompen con la visión determinista de la obesidad asociada a la genética, ya que han identificado que hay una variación genética en el genoma de las personas que se asocia con mayor riesgo de obesidad, pero solamente cuando los individuos consumen una dieta alta en grasas saturadas”.

AUMENTA EL RIESGO EN UN 80%

En consecuencia, este tipo de alimentos “aumenta el riesgo de obesidad hasta un 80% en las personas con la mutación, en comparación con otras que también consumen dietas altas en grasas saturadas, pero que no tienen la mutación genética analizada”, explicó Dolors Corella.

Sin embargo, cuando la dieta es baja en grasas saturadas, esta variación genética no se asocia con mayor riesgo de obesidad, con lo que se pone de manifiesto “la importancia de la dieta para modificar el mayor riesgo conferido por una variación genética”.

Concretamente, el marcador genético de la obesidad se ha localizado en el promotor de un gen llamado APOA2, que se encuentra en el cromosoma número 1 de los seres humanos. Así, mediante un sencillo análisis genético se puede conocer qué personas poseen la variante genética de riesgo.

En este caso, el resultado del test genético para la presencia de la mutación sería ‘CC’, mientras que los portadores del alelo T, tendrían un resultado normal. La frecuencia de personas CC es de un 15% en población blanca de Estados Unidos y similar en Europa.

La relevancia de esta investigación radica en que ha sido la primera vez que los resultados de una interacción gen-dieta se han reproducido en tres poblaciones independientes, por lo que “se ha incrementado su validez”. Los estudios incluidos han sido: el Framingham en Estados Unidos, el denominado GOLDN, también en Estados Unidos, y el estudio Boston-Puerto Rican Study, centrado en los hábitos de vida de la comunidad puertorriqueña que vive en Boston.

Esta variación genética estudiada sólo se encuentra en un 15% de la población, por lo que todavía existen otras variaciones por descubrir. “Los análisis conjuntos futuros nos permitirán tener un mayor conocimiento sobre la influencia de la susceptibilidad genética y de la dieta en el desarrollo de la obesidad y, de este modo, poder aplicarlo a recomendaciones dietéticas más personalizadas y exitosas”, argumentó la doctora Corella, quien continúa sus investigaciones en esta línea de la nutrigenómica de la obesidad en la Universitat de València y integrada en el CIBER de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición.

Fuente: EuropaPress. La dieta condiciona en gran parte el riesgo genético de la obesidad





Mueren al año 25 mil mexicanos por cirrosis hepática

22 11 2009

El alcohol en exceso es uno de los principales detonantes de la cirrosis hépatica. ESPECIAL

CIUDAD DE MÉXICO.- Cada año fallecen más de 25 mil mexicanos por cirrosis hepática, lo que representa una de las principales causas de mortalidad general, además de que un millón 200 mil personas son portadoras del virus de la hepatitis C.

La especialista Yolanda Zamorano Orozco, adscrita al servicio de Gastroenterología del Hospital General Regional (HGR) No.1 “Doctor Carlos Mac Gregor Sánchez Navarro” del IMSS, advirtió lo anterior y llamó a la población a que eviten el consumo de bebidas alcohólicas.

“La población en general debe evitar el consumo elevado de alcohol que, cuando se combina con factores como sobrepesoobesidaddiabetes, elevan considerablemente el riesgo de padecer cirrosis hepática”, advirtió en un comunicado.

Detalló que la cirrosis hepática y sus complicaciones son un problema de salud pública en México, afectan especialmente a la población en edad productiva y se debe a una alteración celular del hígado, en la que el tejido normal es reemplazado por tejido fibroso.

La especialista explicó que esta enfermedad es irreversible, no hay cura ni forma de devolverle a esta glándula su funcionamiento normal y sus principales causas son: alcoholismo y cualquier otro padecimiento crónico del hígado derivado del virus C de la hepatitis.

El hígado es esencial para mantener el funcionamiento equilibrado del organismo, porque es como un filtro que remueve o neutraliza sustancias dañinas de la sangre y produce agentes inmunes para el control de las infecciones, agregó.

También desecha gérmenes y bacterias, fabrica proteínas que regulan la coagulación de la sangre y produce bilis para ayudar en la absorción de grasas y vitaminas, anotó.

Zamorano Orozco explicó que en las etapas tempranas de la enfermedad es común que no se presenten síntomas, sin embargo, cuando las células sanas son reemplazadas por tejido fibroso, comienzan las alteraciones en las funciones del hígado.

Mencionó que esta enfermedad puede manifestarse por cansancio extremo, pérdida del apetito y de peso; náuseas, dolor abdominal; la orina se oscurece mientras que las heces fecales se vuelven blanquecinas.

“El signo más evidente es la coloración amarilla en piel y ojos (ictericia) del paciente”, finalizó.

Fuente: El Informador. Mueren al año 25 mil mexicanos por cirrosis hepática





Grasas y azúcares contribuyen a la obesidad cambiando el ecosistema intestinal

12 11 2009

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) –

Una dieta alta en grasas y azúcares promueve cambios duraderos en el ecosistema de los intestinos que contribuyen a la obesidad, según un estudio de la Escuela de medicina de la Universidad de Washington. Los resultados, que se publican en la revista ‘Science Translational Medicine’, apuntan a los microbios de los intestinos humanos como un nuevo factor a tener en cuenta en la investigación para comprender y tratar la obesidad.foto

Los investigadores explican que la tarea de descubrir los desencadenantes de la obesidad en humanos no es fácil debido a factores genéticos, culturales y ambientales incontrolables. Estudios recientes han introducido otro elemento en esta combinación: el denominado microbiota, una comunidad distintiva de microorganismos que residen en los intestinos humanos y tienen un rol activo en su ambiente.

Este microbiota está compuesto por miles de millones de bacterias que proporcionan una variedad de funciones valiosas para los humanos como degradar y promover la absorción de alimentos que de otra manera no podrían ser digeridos.

Los científicos, dirigidos por Peter Turnbaugh, trasplantaron microbios de materia fecal humana en ratones libres de gérmenes criados sin microorganismos en sus intestinos.

Los autores descubrieron que cuando los ratones con la microbiota humana eran alimentados con una dieta occidental alta en grasas y azúcares se producía un cambio rápido en la población de bacterias presentes en los intestinos en comparación con los ratones alimentados con una dieta baja en grasas. Los ratones también mostraron un aumento de grasa corporal.

Los investigadores también descubrieron que sólo con el trasplante de la microbiota de ratones alimentados con una dieta alta en grasa en un grupo de ratones libres de gérmenes, los nuevos animales acumulaban más grasa corporal incluso si eran alimentados con una dieta baja en grasas.

Fuente: EuropaPress. Grasas y azúcares contribuyen a la obesidad cambiando el ecosistema intestinal





La obesidad durante la adolescencia duplica el riesgo de esclerosis múltiple

9 11 2009

MADRID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) –

Las chicas adolescentes que están obesas podrían ser el doble de propensas a desarrollar esclerosis múltiple de adultas, según un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston (Estados Unidos) que se publica en la revista ‘Neurology’.

foto

Foto: EP

En la investigación participaron 238.371 mujeres del Estudio de Salud de las enfermeras y su segunda fase que tenían entre 25 y 55 años. Las mujeres respondieron a un cuestionario sobre su salud e información médica cada dos años. Durante el transcurso de 40 años, 593 de ellas desarrollaron esclerosis múltiple.

Las participantes informaron sobre su peso y talla a la edad de 18 años y los científicos calcularon entonces su índice de masa corporal (IMC). Se pidió a las mujeres que eligieran una de nueve siluetas corporales, que iban desde muy delgada a extremadamente obesa, para describir su tamaño corporal a los 5, 10 y 20 años.

El estudio descubrió que las mujeres que tenían un IMC de 30 o más a los 18 años tenían más del doble de riesgo de desarrollar esclerosis múltiple en comparación con aquellas con un IMC entre 18,5 y 20,9. Una mujer con un IMC de 25 a 29,9  se consideraba que tenía sobrepeso mientras que una mujer se consideraba obesa cuando tenía un IMC de 30 o más. El riesgo de enfermedad entre las mujeres que tenían sobrepeso pero no obesidad a los 18 años era ligeramente superior. Los resultados fueron los mismos después de tener en cuenta el estatus de tabaquismo y el nivel de actividad física.

Las mujeres que tenían un mayor tamaño corporal a los 20 años de edad, representado por el uso de las siluetas en el estudio, también tenían el doble de riesgo de esclerosis múltiple en comparación con las mujeres que decían tener un tamaño corporal más delgado. Un cuerpo grande a los 5 y 10 años no se asociaba con el riesgo de esclerosis múltiple.

Según explica Kassandra Munger, responsable del estudio, “nuestros resultados sugieren que el peso durante la adolescencia, en vez de en la infancia o la vida adulta, es crítico para determinar el riesgo de esclerosis múltiple. Enseñar y practicar la prevención de la obesidad desde el principio, pero sobre todo en los años adolescentes, podría ser un importante paso para reducir el riesgo de esclerosis múltiple en la vida posterior de las mujeres”.

La investigadora considera que existen dos posibles explicaciones sobre por qué la obesidad podría afectar al riesgo de esclerosis múltiple. Se cree que los niveles más elevados de vitamina D en el organismo podrían reducir el riesgo de enfermedad. Las personas que están obesas tienden a tener menos niveles de vitamina D en comparación con las personas que no tienen este peso excesivo. Además, el tejido graso produce sustancias que afectan al sistema inmune y se piensa que ciertos tipos de actividades celulares asociadas a la esclerosis múltiple.

Fuente: EuropaPress. La obesidad durante la adolescencia duplica el riesgo de esclerosis múltiple





Comer rápido engorda más que comer despacio, explicación

6 11 2009

Según un estudio reciente realizado por científicos de la Universidad de Atenas, comer rápido, en comparación con hacerlo lentamente, reduce en el intestino la segregación de unas hormonas que provocan la sensación de estar “lleno”. La reducción de la segregación de dichas hormonas induciría, por tanto, a comer en exceso.

Esta investigación aporta una posible explicación a algo que ya se sabía: que existe una relación entre comer rápido y la obesidad o el sobrepeso, señalan los científicos.

En el estudio, una serie de individuos tomaron cantidades idénticas de un mismo helado, a diferentes velocidades. Los científicos tomaron después muestras de sangre de todos los participantes en la prueba, descubriendo que aquéllos que comieron más despacio presentaban concentraciones más altas de reductores intestinales del apetito.

Según los investigadores, estos resultados ayudan a comprender cómo el estilo de vida actual, con su ritmo acelerado, podría estar influyendo en el exceso de comida que consumimos.

Más información

Fuente: Tendencias21. Explican porqué comer rápido engorda más que comer despacio





Jarabe de maíz y riesgo de hipertensión

30 10 2009

Consumir niveles altos de jarabe de maíz de alta fructosa -un edulcorante que se utiliza en muchas bebidas y alimentos- podría aumentar el riesgo de desarrollar hipertensión.

Bebida gaseosaMuchas bebidas gaseosas contienen jarabe de maíz de alta fructosa.

 

Esa es la conclusión de un estudio presentado en la conferencia anual de la Sociedad Estadounidense de Nefrología que se realiza en San Diego, California.

Según los investigadores, la reducción en el consumo de los alimentos procesados y bebidas gaseosas que contienen este edulcorante podría ayudar a evitar la hipertensión.

El jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) fue creado en los 1970 a partir del almidón, o fécula de maíz.

Es muy similar al azúcar de mesa ya que ambos están compuestos por los mismos elementos del azúcar: glucosa y fructosa, y ambos contienen las mismas cantidades de calorías por gramo.

Sin embargo, los azúcares del JMAF no provienen de la fruta sino de una mezcla altamente purificada de la fécula de maíz, sin los beneficios nutricionales de éste.

Alternativa barata

Como los JMAF son una alternativa más barata que los edulcorantes de caña de azúcar, se usan principalmente en la industria de bebidas gaseosas, alimentos procesados y dulces.

Y su utilización se ha propagado en los últimos 20 años debido a sus propiedades para suavizar la textura, añadir volumen y retener la humedad de los alimentos.

Su uso ha sido vinculado en el pasado al aumento de la obesidad, particularmente en Estados Unidos, donde se consume ampliamente.

Control de hipertensiónLa obesidad y la hipertensión han ido aumentando paralelamente en las últimas décadas.

 

Tal como señalan los investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado, en Denver, “el consumo de JMAF ha aumentado paralelamente a las tasas de obesidad que se han incrementado drásticamente en los últimos 20 años”.

Pero los autores agregan que “aunque este aumento refleja el incremento dramático en la prevalencia de hipertensión, hasta ahora los estudios no han logrado mostrar de forma consistente un vínculo entre el exceso de JMAF en la dieta y la hipertensión”.

En el nuevo estudio los científicos analizaron a 4.528 adultos mayores de 19 años sin historiales previos de hipertensión.

Los participantes llenaron cuestionarios sobre su consumo de JMAF en alimentos como jugos de fruta, bebidas gaseosas, productos de panadería y dulces.

Los científicos encontraron que la gente que consumía o bebía más de 74 gramos al día de JMAF (el equivalente a 2,5 bebidas azucaradas al día) mostraron un mayor riesgo de hipertensión.

Esto quiere decir que una dieta con más de 74 gramos de JMAF al día condujo a 28%, 36% y 87% más riesgo de desarrollar niveles de hipertensión de 135/85, 140/90 y 160/100 mmHg respectivamente. (La lectura normal para la presión arterial es de menos de 120/80 mmHg).

Calorías vacías

DulceMuchos alimentos contienen alta fructosa, un edulcorante más barato que el azúcar.

 

“Estos resultados indican que el consumo de alta fructosa en forma de azúcares agregados es significativo y está independientemente asociado a niveles de presión arterial más altos en una población adulta de Estados Unidos sin un historial previo de hipertensión”, dice la doctora Diana Jalal, quien dirigió el estudio.

“Se necesitan ahora más estudios para ver si las dietas bajas en fructosa pueden normalizar la presión arterial y evitar el desarrollo de hipertensión”, agrega.

Además de los JMAF hay muchas otras formas de endulzar los alimentos y bebidas que consumimos, como la dextrosa, jarabe de caña, jarabe de maple, fructosa, melaza, miel y por supuesto el azúcar de mesa (sacarosa).

Pero la mayoría de estos, afirman los expertos, son “calorías vacías” que no ofrecen ningún valor nutricional.

La Organización Mundial de la Salud recomienda limitar el consumo de azúcar a menos de 10% del consumo diario de calorías.

Fuente: BBC. Jarabe de maíz y riesgo de hipertensión





Droga contra la diabetes que adelgaza

23 10 2009

Las inyecciones que se utilizan para la diabetes pueden ser más efectivas que las mejores píldoras para perder peso, según un estudio de la Universidad de Copenhague en Dinamarca y que publica la revista “The Lancet”.

La investigación determinó que los pacientes que recibieron la droga contra la diabetes liraglutide, que contiene la hormona de la saciedad, estuvieron dos veces más propensos a perder una cantidad considerable de peso que aquellos que tomaron el fármaco para adelgazar orlistat.

El profesor Arne Astrup, jefe del estudio y asesor de la compañía que produce liraglutide, explicó que el motivo por el cual es tan efectiva es que “imita una hormona intestinal llamada GLP-1 que se libera en el intestino delgado después de comer”.

“Le dice al cuerpo que produzca más insulina y al cerebro que deje de comer. El problema es que se elimina del riego sanguíneo en cuestión de minutos”, dijo Astrup, quien señaló que para solucionar este problema, “la compañía (Novo Nordisk) agregó una molécula que la hace más resistente, y así dura todo un día”.

Lee el resto de esta entrada »





Baja autoestima, más obesidad

11 09 2009

Los científicos saben desde hace tiempo que la gente con sobrepeso u obesa suele tener una baja autoestima.

Mujeres obesas

El impacto de los problemas emocionales es más pronunciado en las mujeres.

Pero por lo general se pensaba que la obesidad era lo que conducía a la baja automestima y a otros problemas emocionales.

Ahora, una nueva investigación demuestra que al parecer, ocurre todo lo contrario.

Es decir, la gente con una baja autoestima suele tener más probabilidades de volverse gorda u obesa.

Problemas emocionales

La investigación, que involucró a 6.500 personas en el llamado Estudio de Cohorte de Nacimientos Británicos en los 70s, descubrió que los niños de 10 años que mostraban una baja autoestima tendían a ser más gordos siendo adultos.

El impacto, dice el estudio publicado en la revista BMC Medicine, es particularmente fuerte en las niñas.

Según los expertos, este estudio pone de manifiesto la importancia de un tratamiento temprano para combatir la obesidad.

El estudio, llevado a cabo por científicos del King´s College de Londres, tomó un registro de los niños a los 10 años, con mediciones de su Índice de Masa Corporal (IMC) y su auto-percepción, así como una prueba de sus problemas emocionales.

Lo que es novedoso en este estudio es que la obesidad siempre ha sido considerada un trastorno médico metabólico. Lo que hemos descubierto es que los problemas emocionales son un factor de riesgo de obesidad

Dr. David Collier

Cuando los individuos cumplieron 30 años, se tomó nuevamente un registro de su IMC.

Los investigadores encontraron que los niños con una baja autoestima, los que se sentían con menos control sobre sus vidas y los que se preocupaban más a menudo, mostraron más probabilidades de aumentar de peso en los siguientes 20 años.

“Factor de riesgo”

“Aunque no podemos decir que los problemas emocionales de la infancia causan obesidad más tarde en la vida, ciertamente sí podemos decir que éstos juegan un papel, junto con factores como el IMC de los padres, la dieta y el ejercicio”, afirma el doctor Andrew Ternouth, psiquiatra que dirigió el estudio.

Otro de los autores, el profesor David Collier, afirma que “lo que es novedoso en este estudio es que la obesidad siempre ha sido considerada un trastorno médico metabólico”.

“Lo que hemos descubierto es que los problemas emocionales son un factor de riesgo de obesidad”.

“Y no estamos hablando de problemas psicológicos profundos, porque la ansiedad y baja autoestima que encontramos estaban dentro de un rango normal”, agrega el investigador.

Tratamiento temprano

Obesidad

Es importante una intervención temprana en los niños.

Los científicos afirman que el estudio demuestra la importancia del tratamiento temprano de los niños que sufren baja automestima, ansiedad u otros problemas emocionales para ayudar a mejorar sus posibilidades de una buena salud física a largo plazo.

“Este hallazgo es particularmente importante, dado el creciente problema de obesidad infantil en muchas sociedades occidentales. Y a gran escala, podrían ser una esperanza en la batalla para controlar la actual epidemia de obesidad”, agregan los expertos.

Por su parte, el doctor Ian Campbell, de la organización Weight Concern, afirma que “este estudio presenta evidencia preocupante de que, tal como lo sospechábamos, los asuntos psicológicos de la infancia tienen una influencia en el aumento de peso y la salud adulta”.

“El mensaje aquí es que el tratamiento temprano, en la infancia, puede ser la clave para combatir la obesidad adulta”.

“Esto requiere mucho más de lo que los profesionales de salud pueden hacer solos. Se necesita una mayor vigilancia de los padres, maestros, y cualquier persona que esté involucrada en el bienestar de los niños”, concluyó Campbell.

Fuente: BBC. Baja autoestima, más obesidad





Alarmantes niveles de obesidad infantil

31 08 2009

El aumento en la obesidad infantil en el mundo ya ha alcanzado niveles alarmantes, incluso en los países en desarrollo.

Obeso

En el mundo hay unos 150 millones de niños obesos y con sobrepeso.

Y según una nueva investigación este incremento no sólo está teniendo consecuencias enormes en diabetes y trastornos ortopédicos en los niños, sino está causando también daños en las arterias similares a los que se ven en los adultos.

Se calcula que actualmente hay más de 1.000 millones de personas obesas y con sobrepeso en el mundo, y 22 millones de éstas son menores de cinco años.

Según el estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, que se celebra en Barcelona, España, hasta 50% de esos niños podrían estar sufriendo ateroesclerosis -la acumulación de placas de grasa en las arterias.

Se sabe que una de las principales causas del aumento en el sobrepeso y la obesidad infantil es el alto consumo de grasas y calorías, aunado a una reducción en los niveles de actividad física.

Hasta ahora, el sobrepeso y obesidad en los niños ha estado asociado al desarrollo de enfermedades cardiovasculares como diabetes, hipertensión y altos niveles de colesterol, trastornos que juntos contribuyen al llamado “síndrome metabolico”.

Pero en el nuevo estudio los científicos de la Universidad de Leipzig, Alemania, encontraron que hasta 50% de los niños obesos podrían también tener daños en las arterias similares a la ateroesclerosis que se ve en los adultos.

Disfunción arterial

La función normal de las arterias depende del equilibrio entre los factores de relajación y contracción que produce el endotelio, el recubrimiento interno de los vasos sanguíneos.

El resultado más importante de nuestro estudio fue que la función del endotelio en las arterias del antebrazo mostraba las mismas deficiencias que se ven en adultos con insuficiencia cardíaca crónica. ¡Y esto en niños obesos de 12 años!

Dra. Sandra Erbs

Pero este equilibrio -que permite el intercambio de nutrientes y desechos- se ve alterado cuando existen otras enfermedades como diabetes o hipertensión.

Y el mal funcionamiento del endotelio puede conducir a la formación de depósitos de grasa en las arterias, la ateroesclerosis.

Los expertos de la Universidad de Leipzig querían investigar si la obesidad infantil está asociada al mal funcionamiento del endotelio y por lo tanto a los riesgos de sufrir las primeras etapas de ateroesclerosis.

Los investigadores estudiaron a 80 niños obesos y con sobrepeso de una edad promedio de 12 años y a 60 niños de peso normal.

Les tomaron muestras de sangre para determinar sus niveles de colesterol y llevaron a cabo una prueba de “tolerancia de glucosa” para medir sus niveles de glucosa en la sangre tras el consumo de azúcar, una prueba que detecta alteraciones de diabetes.

Posteriormente llevaron a cabo mediciones no invasivas de la capacidad de relajación del endotelio en el antebrazo.

Glucosa y colesterol

Los investigadores descubrieron que en promedio los niños obesos y con sobrepeso padecían síntomas de “prediabetes”, con niveles de glucosa más altos que lo normal pero que todavía no alcanzan niveles diabéticos.

Grasa en las arterias

La grasa obstaculiza la función normal del endotelio.

Además, tenían una alta concentración de colesterol LDL (colesterol malo) y su colesterol “bueno” o HDL era mucho más baja que la de los niños de peso normal.

“Descubrimos que casi todos los componentes del síndrome metábolico eran evidentes en la población de niños obesos”, dicen los autores.

“Pero el resultado más importante de nuestro estudio fue que la función del endotelio en las arterias del antebrazo mostraba las mismas deficiencias que se ven en adultos con insuficiencia cardíaca crónica”.

“¡Y esto en niños obesos de 12 años! Encontramos una clara relación entre el grado de obesidad y las deficiencias de la función endotelial: entre más alto el peso corporal, peor la función de la arteria”, expresan los científicos.

Según ellos, no es de sorprender que estas “alteraciones desastrosas” en las arterias de los niños obesos resulten en ateroesclerosis que a su vez está conduciendo a infartos al miocardio y derrames cerebrales en adultos cada vez más jóvenes.

“Por eso -afirman los investigadores- es urgente comenzar las estrategias de prevención de obesidad en los primeros años de la niñez para revertir las actuales tendencias”.

“Estas estrategias deben incluir, los factores medioambientales, la actividad física y la dieta y deben iniciarse en el hogar y en las instituciones preescolares, escuelas y guarderías para poder influir en toda la población infantil”.

La Organización Mundial de la Salud calcula que para el año 2015 habrá en el mundo 2.300 millones de adultos con sobrepeso y obesidad.

Fuente: BBC. Alarmantes niveles de obesidad infantil





Café helado, más calorías que una cena

27 07 2009

Algunos cafés helados contienen tantas calorías como una cena entera o una hamburguesa completa, advierte una organización de lucha contra el cáncer.

Starbucks

Por cada uno de estos “frappuccinos”…

La combinación de azúcar, leche entera y crema coloca a estas bebidas frías –comercializadas también como iced-coffees ofrappuccinos– en la cúspide de los alimentos calóricos.

El Fondo Mundial de Investigaciones sobre el Cáncer (WCRF, por sus siglas en inglés) advirtió que casi todas estas bebidas tienen más de 200 calorías, muchas de ellas más de 450 y algunas hasta 560 calorías.

Esto equivale a un plato de fideos con un vaso de vino, una hamburguesa completa, seis huevos o dos porciones de pizza, explicó a BBC Ciencia el médico nutricionista Alberto Cormillot, fundador del Instituto Argentino de Nutrición.

Incluso las versiones con leche descremada son altas en calorías: en la cadena británica Caffe Nero, por ejemplo, los estos cafés fríos de tipo “liviano” contienen 452 calorías, dice el WCRF.

Hipercalóricos

La organización analizó varios cafés helados en venta en las calles británicas y llegó a conclusiones “alarmantes”. Por ejemplo, el “Dark Berry  Mocha Frappuccino” de Starbucks contiene 561 calorías, más de la cuarta parte del consumo diarioa recomendado para una mujer.

Hamburguesa

…usted podría comer una de estas, y con papas fritas.

Sin crema, este batido tiene 457 calorías. La versión más pequeña, sin crema, contiene 288.

La fundación llamó la atención sobre las calorías de estas bebidas porque aparte de no fumar mantener un peso saludable es lo “más importante que se puede hacer para prevenir el cáncer”.

La doctora Rachel Thompson, del área de Ciencias de esta organización, dijo: “La existencia en el mercado un café helado que contenga la cuarta parte de las calorías que una mujer debe ingerir al día es alarmante”.

Engordar sin darse cuenta

Sin embargo un vocero de la cadena Starbucks dijo que su frappuccino es “tan solo una opción”, como el café común –sólo cuatro calorías-, el americano helado –11 calorías- y un café con leche descremada, con 68 calorías.

Por su parte, la cadena de cafés Costa – cuyo café Frescato suma 332 calorías, según el WCRF – también se defendió y dijo que ofrece muchas bebidas además del café frío. También aclaró que todos los envases detallan el valor nutricional del producto.

Dr. Alberto Cormillot

El Dr. Cormillot advierte sobre los “líquidos con calorías ocultas”.

El doctor Cormillot explicó a BBC Mundo queestos cafés son lo que los nutricionistas llaman “líquidos con calorías ocultas”, es decir, “bebidas que la gente suele consumir sin ser consciente de la gran cantidad de grasa que contienen”.

Dentro de estos líquidos figuran todas las bebidas con crema, batidos, jugos, salsas y sopas.

“Todo depende del tamaño de las bebidas. Por eso sugiero tener en cuenta el tamaño y recordar que cualquier líquido que lleve crema o azúcar puede tener gran cantidad de grasas”, recomendó Cormillot.

Fuente: BBC. Café helado, más calorías que una cena





La inteligencia y el riesgo al corazón

15 07 2009
Conductas de riesgo

El conocimiento quizás ayuda a que una persona no se involucre en conductas de riesgo.

La evidencia científica ha mostrado que entre más privilegiado el nivel socio-económico, menor el riesgo de contraer varias enfermedades, incluidas las cardiovasculares (derrames cerebrales, infartos y otros trastornos del corazón).

Ahora, una nueva investigación encontró otro factor a tener en cuenta: el coeficiente intelectual de la persona.

Según el estudio -publicado en European Heart Journal (Revista Europea del Corazón)- la inteligencia de un individuo desempeña un papel en sus posibilidades de morir a causa de estos males.

Los científicos de las universidades de Glasgow y Edimburgo, en Escocia, compararon los historiales clínicos, el nivel socio-económico, educativo y profesional de 4.289 soldados retirados (un grupo seleccionado porque ya se disponía de la información).

Descubrieron que, independientemente de los factores de riesgo conocidos -como tabaquismo, dieta pobre y falta de actividad física- y del nivel socio-económico de los participantes, aquellos con un coeficiente intelectual más alto mostraron 20% menos riesgo de morir por enfermedades cardiovasculares.

Mayor intelecto, más conocimiento

La clave, creen los investigadores, es que “entre más inteligente una persona, mayor su capacidad de conocimiento y su capacidad para involucrarse en conductas saludables”.

Este estudio deja en claro que lo que sucede en la mente, ya sea por influencia del mundo material o del social, tiene que ser tomado en cuenta si queremos entender de qué forma las circunstancias socioeconómicas en que vive una persona tienen una influencia en su salud y bienestar

Dr. David Batty

El hallazgo, dicen los científicos, ofrece información importante para el diseño de estrategias dirigidas a atacar las desigualdades en la salud de las poblaciones.

Según los autores, entender las condiciones en las que la gente nace, crece, vive y trabaja es fundamental para combatir el problema de las desigualdades en salud.

Los resultados del estudio demuestran que quizás es hora de simplificar los mensajes de las campañas de salud pública en aspectos como dieta, ejercicio y tabaquismo. Muchos de estos mensajes, dicen los autores de la investigación, son muy complicados e incluso contradictorios y poco claros.

Y también es necesario, agregan, “establecer nuevas estrategias de salud dirigidas a mejorar los estándares de vida y de educación de las familias más desfavorecidas para que los niños de esas familias puedan potencialmente realizar cambios en su salud y bienestar más tarde en su vida”.

El doctor David Batty, quien dirigió el estudio, dice que “el coeficiente intelectual no es la panacea universal, pero esta variable psicológica puede explicarnos parcialmente, junto con las variables clásicas como el tabaquismo, la hipertensión y la obesidad, las diferencias en la mortalidad por enfermedades cardiovasculares”.

“Este estudio sobre funciones cognitivas deja en claro que lo que sucede en la mente, ya sea por influencia del mundo material o del social, tiene que ser tomado en cuenta si queremos entender de qué forma las circunstancias socio-económicas en que vive una persona tienen una influencia en su salud y bienestar”, expresa el doctor Batty.

Fuente: BBC Ciencia, Link





En obesidad, de tal palo… tal astilla

13 07 2009

Hay un fuerte vínculo entre la obesidad de una madre y las probabilidades de que su hija sea obesa, y lo mismo ocurre entre padres e hijos, afirma una nueva investigación.

Mujer obesa

Las mujeres obesas tienen 10% más probabilidades de tener hijas obesas.

Según los científicos de la Escuela de Medicina Peninsula, en Inglaterra, las madres obesas tienen diez veces más probabilidades de tener hijas obesas.

Y entre padres e hijos hay seis veces más probabilidades de que el trastorno se vincule.

Pero los hijos del sexo opuesto no tienen ese riesgo, dice el estudio publicado enInternational Journal of Obesity (Revista Internacional de Obesidad).

Los investigadores, que analizaron a 226 familias, creen que el vínculo está más relacionado al comportamiento que a la genética.

Conducta y no genes

Los científicos afirman que es “muy poco probable” que la genética desempeñe un papel en este hallazgo ya que no es normal que los genes tengan una influencia sobre las líneas de género de los hijos.

Lo más probable, dicen, es que exista algún tipo de “compatibilidad conductual” en la que las hijas copian el estilo de vida de sus madres y los hijos el de sus padres.

Esta evidencia demuestra que los niños se volverán obesos debido a la influencia del padre del mismo sexo, y que necesitamos enfocarnos en cambiar el comportamiento del adulto si queremos combatir la obesidad en el niño

Prof. Terry Wilkin

Con esta conclusión, los expertos creen que las autoridades de salud deben reconsiderar las políticas para combatir el problema de la obesidad.

En muchos países, incluido el Reino Unido, las autoridades han establecido objetivos y métodos de control dirigidos a los grupos poblacionales más jóvenes, porque se cree que un niño obeso se convertirá en un adulto obeso.

Pero el nuevo estudio revela que este supuesto ha ignorado el hecho de que ocho de cada 10 adultos obesos no tenían sobrepeso severo cuando eran niños.

De hecho, dicen los investigadores, los estudios revelan que la realidad refleja todo lo contrario, es decir, la obesidad en el adulto conduce a la obesidad en el niño.

“Este hecho es lo contrario de lo que hemos pensado y esto tiene implicaciones fundamentales para las políticas de salud” afirma el profesor Terry Wilkin, quien dirigió el estudio.

“El enfoque debe estar dirigido a los padres, y esto es algo que hasta ahora no hemos hecho”, agrega.

Repensar políticas

El profesor Wilkin y su equipo tomaron medidas de peso y altura de los niños y padres de las familias que participaron en el estudio de tres años.

Obeso

Las políticas se han enfocado en combatir la obesidad en los niños.

Descubrieron que 41% de las hijas de ocho años de madres obesas eran también obesas, comparado con 4% de las niñas cuyas madres tenían peso normal.

Los hijos de estas mujeres no mostraron diferencias.

Entre los niños, 18% del grupo cuyos padres eran obesos eran también obesos, comparado con sólo 3% de los niños cuyos padres tenían peso normal.

Y nuevamente, no se encontraron diferencias en la proporción de hijas de estos hombres.

“Cualquier vínculo genético entre padres obesos y sus hijos no debería tomar en cuenta al género”, explica el profesor Wilkin.

“Pero el patrón claramente definido de variación de géneros que encontramos en nuestro estudio es muy interesante porque demuestra que en la obesidad infantil hay factores conductuales en juego.

“Este hallazgo debería cambiar radicalmente nuestro entendimiento sobre obesidad infantil. En la década pasada el dinero y los recursos se han centrado en los niños porque hemos creido que la prevención de la obesidad infantil resolverá el problema de la obesidad adulta.

“Esta evidencia demuestra lo contrario, que los niños se volverán obesos debido a la influencia del padre del mismo sexo, y que necesitamos enfocarnos en cambiar el comportamiento del adulto si queremos combatir la obesidad en el niño”, afirma el investigador.

Fuente: BBC Ciencia, Link