El terremoto cambió el eje de la Tierra

2 03 2010

El poderoso terremoto de magnitud 8,8 que sacudió a Chile pudo haber inclinado el eje de la Tierra y como consecuencia los días serán más cortos.

La Tierra (NASA)El terremoto causó una inclinación en el eje de la Tierra.

Esa es la conclusión Richard Gross, investigador del Laboratorio de Propulsión Jet de la agencia espacial estadounidense, NASA.

El científico utilizó un complejo modelo con el cual obtuvo un cálculo preliminar que revela que el sismo pudo haber acortado 1,26 microsegundos (un microsegundo equivale a una millonésima de segundo) la longitud de cada día en la Tierra.

Lo que sorprendió más al doctor Gross, sin embargo, es cómo el terremoto inclinó el eje de la Tierra.

Según el investigador el movimiento telúrico pudo haber inclinado el eje terrestre en 2,7 milisegundos de arco (unos 8 centímetros).

Este mismo modelo calculó que el terremoto de Sumatra-Andamán de magnitud 9,1 en 2004 pudo haber acortado la duración de los días en 6,8 microsegundos e inclinado el eje terrestre en 2,32 milisegundos de arco (unos 7 centímetros).

El científico explica que aunque el terremoto de Chile fue más pequeño que el de Sumatra, el de Chile logró inclinar un poco más el eje terrestre por dos razones.

“En primer lugar, a diferencia del terremoto de Sumatra que estuvo localizado cerca del ecuador, el terremoto de Chile estuvo localizado en las latitudes medias de la Tierra, con lo cual pudo cambiar de forma más efectiva las cifras del eje” dice el doctor Gross. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Un estudio contradice la hipótesis de “Primero el metabolismo”

9 01 2010

Una investigación publicada en los Proceedings of the National Academy of Sciences refuta la teoría de que el origen de la vida se originó como un sistema de moléculas autocatalítico capaz de experimentar evolución darwiniana sin la necesidad de ARN o ADN y de su replicación. El estudio, en que ha participado Mauro Santos, investigador del Departamento de Genética y Microlobiología de la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB), ha demostrado, analizando lo que algunos investigadores han denominado “genomas compuestos”, que estas redes químicas no se pueden considerar unidades evolutivas, porque pierden propiedades esenciales para evolucionar cuando alcanzan una medida crítica y una mayor complejidad.

La Agencia del Espacio Americana (NASA) define la vida como un “sistema químico autosostenible capaz de evolución darwiniana”. Las teorías científicas sobre el origen de la vida giran alrededor de dos ideas principales: la que prima la genética -con la replicación de ADN o ARN como condición esencial para qué haya evolución darwiniana- y la que dice que primero fue el metabolismo.

Ambas situaciones han de haber empezado obviamente a partir de moléculas orgánicas simples formadas por procesos prebióticos, tal y como demostró el experimento de Miller y Urey (consiguieron crear moléculas orgánicas a partir de substancias inorgánicas).

El punto de desacuerdo entre las dos teorías es que la replicación de moléculas como el ARN o el ADN es un proceso demasiado complejo y requiere una conjunción correcta de los monómeros dentro de los polímeros para producir las cadenas de moléculas resultantes de la replicación.

No hay todavía una explicación química plausible sobre cómo pudieron ocurrir aquellos procesos y, además, los defensores de que primero se produjo el metabolismo argumentan que los caminos evolutivos requeridos deben haber necesitado un metabolismo primordial. Este metabolismo es imaginado como una red química que comporta un alto grado de catálisis mutua entre sus componentes para permitir eventualmente la adaptación y la evolución sin la replicación de moléculas. Lee el resto de esta entrada »





Crean un haz de electrones capaz de diseñar piezas y objetos de metal

11 11 2009

Tendría una gran aplicación en el terreno aeronáutico. Un grupo de ingenieros de la NASA ha creado un dispositivo que parece extraído de una novela de ciencia ficción, pero que sin embargo permite crear en la realidad diferentes formas, piezas y objetos de metal, en base a diseños 3D incorporados previamente y con metales preparados para trabajar con un haz de electrones. El mecanismo permitiría desarrollar piezas aeronáuticas a un menor costo, en un menor tiempo y más eficientes desde el punto de vista técnico y ambiental. Por Pablo Javier Piacente.El haz de electrones podría adquirir gran importancia en el desarrollo de piezas aeronáuticas. Imagen: NASA.

Un dispositivo desarrollado por ingenieros de la NASA permite crear formas y partes de objetos a partir de un haz de electrones. Solamente se requiere un modelo 3D de la forma a crear y un material compatible con el haz de electrones. Aunque parezca una idea más ligada a la ciencia ficción, este avance podría tener grandes aplicaciones en el terreno de la aeronáutica.

El haz de electrones de fabricación de formas libres (EBF3), desarrollado en el Langley Research Center de la NASA, hace realidad aquel viejo anhelo de trasladar a la realidad todo aquello que pensamos. Es tan sencillo como introducir un dibujo de la parte que se desea construir, presionar un botón y obtener inmediatamente la forma buscada. La investigación forma parte del Programa de Aeronáutica de la NASA.

EBF3 funciona mediante una cámara de vacío, donde el haz de electrones trabaja sobre el metal, que se funde y luego se modifica de acuerdo a los requerimientos del modelo o diseño incluido, hasta que la pieza esté completa. Aunque las opciones que brinda EBF3 no son tan amplias como las que se presentan en las novelas de ciencia ficción, su funcionamiento parece en principio alejado de este mundo.

Las aplicaciones comerciales para el EBF3 ya han sido estudiadas, además de haber ensayado su potencial, y no es para nada descabellado pensar que dentro de unos años los aviones podrán volar con grandes piezas estructurales creadas mediante este proceso. La investigación fue difundida en una nota de prensa de la NASA.

Funcionamiento y principales características

Para que el funcionamiento del EBF3 se haga realidad existen dos requisitos fundamentales: el diseño tridimensional del objeto que se busca crear debe estar disponible y el material elegido debe ser compatible para su uso con un haz de electrones. El modelo o diseño se necesita para descomponer el objeto en capas, ya que el dispositivo trabaja orientando al haz de electrones y a la fuente de metal en la reproducción del objeto, construyendo capa por capa.

En cuanto al material, debe ser compatible con el haz de electrones para que pueda ser calentado rápidamente por la corriente de energía y convertirse a su forma líquida. Según los responsables de la investigación, estas condiciones hacen que el aluminio sea un material ideal para ser empleado en este dispositivo, junto a otros metales que también poseen estas características.

Vale destacar que el EBF3 es capaz de manejar dos fuentes distintas de metal o material de alimentación, siendo capaz de proceder a su mezcla en una aleación única o incluyendo un material dentro de otro. Por ejemplo, esta potencialidad permite incluir un filamento de fibra óptica de vidrio dentro de una parte de aluminio. Gracias a esto, sería posible colocar sensores en zonas en las cuales antes era imposible hacerlo.

Aunque actualmente el equipo EBF3 probado a nivel experimental es de grandes dimensiones y un peso excesivo, lo que dificulta su funcionalidad, ya se ha creado con éxito una versión más pequeña. La misma se ha empleado en una prueba de vuelo en un avión de la NASA, que incluyó breves períodos de ingravidez. La idea es que el dispositivo permita la fabricación de piezas de repuesto en vuelo con suma facilidad, incluso en viajes espaciales.

Fabricación más rápida, a menor costo y más eficiente
De esta manera, en lugar de basarse en el suministro de piezas que deben aportarse desde la Tierra, los astronautas podrían ser capaces de crear objetos y formas por su cuenta en el espacio, ya sea para necesidades específicas de las exploraciones o para reparar partes averiadas de aeronaves y dispositivos varios.

Sin embargo, el potencial más importante e inmediato de este avance se ubica en el terreno de la industria de la aviación, en la cual grandes segmentos estructurales de un avión o partes de un motor a reacción podrían ser fabricados rápidamente y a un menor costo con relación a los medios convencionales, en un valor que rondaría los 1.000 dólares por libra.

El EBF3 no solamente supondría un importante ahorro de tiempo y dinero en la fabricación de piezas aeronáuticas, sino que además podría aportar interesantes condiciones ecológicas. Esto se debe a la posibilidad de emplear menores cantidades de material (por ejemplo titanio) en la fabricación de piezas, lo que significaría ahorro energético, una mayor cantidad de material disponible para su reutilización y una menor cantidad de emisiones contaminantes.

Además del reemplazo de piezas antiguas o caducas, el EBF3 podría permitir el desarrollo de nuevos aviones desde cero. Esto daría lugar a una mayor eficiencia en los motores a reacción, una tasa de consumo de combustible menor y una mayor vida útil de los componentes, al poder diseñar con mayor exactitud cada pieza.

Fuente: Tendencias21. Crean un haz de electrones capaz de diseñar piezas y objetos de metal





Los primeros mapas del Sistema Solar revelan que está rodeado por una misteriosa franja

6 11 2009

Podría ser el borde de una burbuja magnética que lo protege, hasta ahora invisible. Los primeros mapas del Sistema Solar registrados por el satélite IBEX han revelado que nuestro sistema planetario se encuentra rodeado de una extraña franja formada por átomos densamente unidos. Esta franja estaría situada en el borde exterior de la llamada heliosfera, una burbuja magnética que se cree protege al Sistema Solar de los rayos cósmicos, pero que hasta ahora no había podido ser vista. Por Yaiza Martínez.

Fuente: NASA

A mediados de octubre, la NASA anunció que el satélite espacial IBEX, lanzado en 2008, había generado los primeros mapas completos de nuestro Sistema Solar, con un resultado sorprendente.

En dichos mapas, apareció por vez primera una estructura brillante con forma de franja compuesta por átomos densamente unidos, que rodea a todo el Sistema Solar.

Hace tiempo que se sabía que el Sistema Solar está rodeado por una extensa burbuja de magnetismo, a la que se denomina heliosfera.

Esta burbuja lo protege de la radiación cósmica perniciosa y marca el límite entre nuestro Sistema Solar y el espacio exterior, y está compuesta por iones procedentes de la atmósfera solar. A pesar de conocer su existencia, sin embargo, hasta ahora no había podido observarse la heliosfera, porque no emite luz.

Huella magnética

El objetivo inicial del satélite IBEX (Interstellar Boundary Explorer) de la NASA era explorar y observar durante dos años la frontera entre nuestro Sistema Solar y el espacio exterior, concretamente las interacciones entre el Sol y la heliosfera.
Lee el resto de esta entrada »





La NASA apunta de nuevo a la Luna

27 10 2009

Si el tiempo lo permite el Ares, el más reciente cohete diseñado por la Agencia Espacial Estadounidense (NASA), despegará el Centro Espacial Kennedy en Florida a primera hora de la mañana del martes.

Ares I-X

Todo está listo en el Centro Espacial Kennedy de Florida para el lanzamiento del nuevo cohete.

Pese a que las previsiones meteorológicas no parecen ser muy favorables, la NASA decidió seguir con los preparativos del lanzamiento, previsto para las 08:00 hora local (12:00 GMT).

Se trata de la tercera generación de vehículos espaciales, con los que la agencia espacial espera sustituir a los ya envejecidos transbordadores, que está previsto salgan de circulación en 2010.

El Ares será el cohete del programa Constellation, con el que los estadounidenses aspiran poner al hombre de vuelta en la Luna en el 2020 y eventualmente llevar misiones a Marte.

No sólo el clima complica el ensayo, que será uno de los más polémicos para una NASA enfrentada a las fuertes críticas de quienes consideran que la agencia desarrolla “planes con trayectoria insostenible”, entre ellos el del Ares.

clicLea: Cuestionan la nueva nave de la NASA

Tercera generación espacial

“Para quienes hemos vivido con el transbordador y crecido mirando al Saturno V, esto es obviamente un poco diferente de lo que estábamos acostumbrados a ver”, afirmó el gerente de la misión Jon Cowart, refiriéndose al poderoso cohete que llevó el hombre a la Luna a fines de los años sesenta.

Trasbordador Discovery de la NASAEl Discovery debería dejar de funcionar en 2010.

El Ares es casi tan alto como el Saturno V, el vehículo espacial más potente que se ha construido, pero tiene un perfil más delgado que su “masivo” predecesor.

El cohete prototipo Ares I-X que se usará en el ensayo es una versión de prueba del cohete Ares I y parte del programa Constellation que colocará a astronautas en órbitas bajas de la Tierra a bordo de una cápsula Orion, el nuevo módulo espacial.

Aunque será sólo un vuelo de dos minutos y medio para probar los impulsores y la estabilidad, el ensayo del Ares involucrará algunos peligros técnicos.

El más grave sería que el cohete se desvíe y se enrumbe hacia zonas pobladas, aunque para esa contingencia el Ares cuenta con un sistema de autodestrucción.

Prueba política

La prueba tiene también un trasfondo político, ya que el presidente Barack Obama se propone revisar los planes espaciales, particularmente el retiro de los transbordadores y los programas lunares que estableció su predecesor George W. Bush.

Apenas la semana pasada una comisión independiente creada por el gobierno presentó su informe final a la Casa Blanca en el que se asegura que el Ares no es la mejor opción para la futura NASA, sobre todo por su alto costo de operación.

La Comisión estableció que los planes de la NASA implican un déficit presupuestario para la agencia de unos US$3.000 millones anuales, por lo que sugiere asociarse con la iniciativa privada.

De hecho los comisionados recomiendan que se archive el proyecto del Ares, se desarrollen cohetes más simples y mientras tanto se usen los vehículos comerciales que puedan estar disponibles, algo que nunca ha hecho la NASA.

Mientras tanto, a poca distancia de la plataforma del Ares en Cabo Cañaveral está listo para el despegue el transbordador Atlantis, que espera ser lanzado para su próxima misión el 16 de noviembre.

Fuente: BBC. La NASA apunta de nuevo a la Luna





La NASA consigue que un ratón levite en el aire con un imán

12 09 2009
foto

Foto: NASA/JPL/Caltech

Un grupo de investigadores de la NASA ha conseguido que un ratón levite en el aire gracias a un imán, como parte de una investigación que está desarrollando la agencia norteamericana y que recrea las duras condiciones en las que los astronautas conviven en el espacio.

Así, el estudio apunta que el ratón estaba preparado para flotar en el aire mediante un imán superconductor que generaba un campo magnético lo suficientemente fuerte como para hacer frente a la gravedad.

Tras realizar unas pruebas iniciales en bebés ratón, que probaron que estos eran capaces de girar en el aire frenéticamente, los científicos decidieron sedar a los ratones para hacer allí las pruebas duras en la máxima ingravidez, como con los astronautas, para que les no les perjudicara en ningún estado, según explica el rotativo británico ‘Daily Telegraph’.

Yuanming Liu, investigador del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, señala que después de realizar unos test preliminares en bebés ratón de tres semanas comprobaron que estos podían girar y girar cada vez más rápido y además sin chocarse, un efecto que logró desorientarles.

Los experimentos se han llevado a cabo en una celda de plástico, que estaba abierta por la parte superior para optimizar la ventilación, alimentar a los animales y proporcionarles la bebida necesaria. Estas investigaciones se están llevando a cabo para mejorar la situación de los astronautas en la ingravidez, que entre muchos de los problemas que acarrean destaca la pérdida de masa ósea.

Previamente, los científicos han experimentado en estas condiciones con ranas y con saltamontes, pero los ratones son más útiles, a juicio de los expertos, porque fisiológicamente tienen más similitudes con los humanos que cualquier otro animal.

Fuente: EuropaPress. La NASA consigue que un ratón levite en el aire con un imán





El día en que estalló el sol

2 09 2009
Tormenta solar en 2001

Las más grandes llamaradas han aparecido inesperadamente.

Cuentan que fue en una mañana soleada en Inglaterra cuando el astrónomo Richard Carrington detectó una cantidad inusitada de manchas solares.

De repente, una luz blanca estalló.

Carrington, conmocionado y fascinado, corrió a buscar a otros para que presenciaran lo que mostraba su telescopio.

Ocurría la más potente tormenta solar registrada en la historia y que afectó a la mayor parte del planeta entre el 1º y el 2 de septiembre de 1859 al enviar a la Tierra una extraordinaria cantidad de energía.

He escuchado a científicos refiriéndose al peligro de llamaradas actuales y entramos en un período de actividad magnética que las podría potenciar.

Stuart Clark , astrónomo

Hubo incendios, cortocircuitos, se interrumpieron las comunicaciones al paralizarse las recién inventadas líneas telegráficas en países como Estados Unidos y el Reino Unido.

Una aurora boreal apareció en regiones tan alejadas del Ártico como Cuba o Hawaii.

Los científicos advierten que el fenómeno de hace 150 años, conocido como la Fulguración de Carrington, podría repetirse.

Lo que no se sabe es cuándo.

En riesgo

La Tierra podría quedarse paralizada, con los servicios tecnológicos interrumpidos durante muchos días, según advierten los expertos.

Un informe reciente de la Academia Nacional de las Ciencias, en EE.UU., dice que los daños de una tormenta como la de 1859 podrían cuantificarse en millones de millones de dólares.

Paseantes en una playa

El desarrollo de un sistema para predecir las erupciones en el Sol es prioritario.

En declaraciones a la BBC Stuart Clark, astrónomo y autor del libro The Sun Kingssobre la Fulguración de Carrington, explica que “nuestra dependencia de satélites para la comunicación y la navegación nos pone en riesgo ante esta clase de tormentas”.

El experto expresa que ya en 1989 en Quebec, Canadá, se tuvo un adelanto de lo que podría pasar.

En esa fecha, una tormenta solar, obviamente mucho menos intensa que la de 1859, ocasionó que una planta hidroeléctrica se detuviese durante varias horas, con pérdidas de cientos de millones de dólares.

Con respecto a qué se puede hacer durante una tormenta de gran magnitud, Clark opina que “simplemente desconectar la generación de electricidad por el tiempo que dure el fenómeno, lo cual sin duda, ocasionará muertes”.

Incómoda

Lo que pasó en el siglo XIX se debió a una combinación de eventos por los cuales las manchas solares, con sus potentes campos magnéticos, se entrecruzaron, con una consiguiente liberación de energía violenta, o llamarada solar.

Ocurrió, entonces, la disrupción más potente en la ionosfera de la Tierra en toda la historia, como se explica en el sitio electrónico de la Nasa.

Bruce Tsurutani, físico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la Nasa, expone en ese mismo sitio que “con la llamarada vino la liberación de una nube de plasma cargada magnéticamente y denominada eyección de masa coronal”.

No todas las eyecciones de masa coronal se dirigen hacia la Tierra.

Bruce Tsurutani, Nasa

Según manifiesta, “no todas las eyecciones de masa coronal se dirigen hacia la Tierra. Tardan normalmente de tres a cuatro días en llegar aquí. Ésta tardó 17 horas y 40 minutos”.

Clark explica, entretanto, que “estamos en un momento en que la actividad solar se encuentra en un mínimo prolongado”.

clicEl sol, más quieto que nunca

Y “esta situación no es cómoda porque las más grandes llamaradas, como la de 1859, han aparecido de manera inesperada cuando el sol se encuentra en quietud”.

Más aún, “he escuchado a científicos refiriéndose al peligro de llamaradas actuales y entramos en un período de actividad magnética que las podría potenciar”, explica.

Breve advertencia

Cada vez mejoramos en la capacidad de predicción de este tipo de fenómenos, en opinión de Clark.

En cuanto a la detección, “los primeros signos de alerta vendrían de satélites que monitorean al Sol. La Nasa tiene uno, el Ace, que mide la fuerza de la corriente de partículas procedentes del Sol y nos permite saber con qué magnitud seríamos golpeados”.

El problema con Ace es que “nos advertiría con sólo 15 ó 16 minutos de antelación”.

Pero hay otros sistemas “que observan directamente al Sol y una vez que se inicien las llamaradas podemos ver si van a generar erupciones. Este es el caso de la misión Soho (Solar Heliospheric Observatory, en inglés) de la Agencia Europea del Espacio y la misión Stereo (Solar Terrestrial Relations Observatory), de la Nasa.

De esa manera -continúa Clark- “si vemos una de estas erupciones en la superficie solar tendríamos entre 18 y 36 horas de advertencia”.

Por todas las consecuencias a nivel tecnológico y económico que traería para el planeta una gran tormenta solar es que la NASA y otras agencias espaciales han considerado como una prioridad el desarrollo de un sistema para predecir las erupciones en el Sol.

Fuente: BBC. El día en que estalló el sol