El virus H1N1 puede ser eliminado con agua ácida de ozono

10 11 2009

Científicos de la Universidad Ajou de Corea acaban de publicar los resultados de un estudio que ha revelado que la mezcla de una pequeña cantidad de ácido clorhídrico, de una concentración de gas de ozono, y de agua corriente puede acabar con el virus del H1N1.

En los últimos meses, el H1N1 ha infectado a miles de personas de todo el mundo, convirtiéndose en una enfermedad altamente contagiosa. Los intentos por combatir esta infección han incluído las vacunas, pero también el uso de desinfectantes, en su mayor parte nocivos para el medioambiente.

Los científicos han demostrado que la mezcla que ellos han elaborado (agua ácida de ozono) mata a todos los virus que haya, a los cinco minutos de ser aplicada. En las pruebas realizadas fueron exterminados nada menos que 430.000 virus.

Además, tras desactivar los virus, esta mezcla se descompone en agua corriente, y por tanto no deja residuos ni materiales nocivos en el medio ambiente, explican los investigadores.

Más información

Fuente: Tendencias21. El virus H1N1 puede ser eliminado con agua ácida de ozono





¿Es una amenaza el deshielo en Groenlandia?

28 07 2009

Pocos lugares del mundo parecen sufrir los efectos del calentamiento global como el fiordo helado de Ilulissat.

Quizás por esta razón los políticos y famosos que llevan la bandera de defensores del medio ambiente suelen tomarse fotografías junto las vastas masas de hielo que se desprenden del glaciar, ubicado en el frente del fiordo.

“El glaciar se está derritiendo”, dicen. “Si no hacemos algo ya para recortar dramáticamente nuestras emisiones, la capa de hielo de Groenlandia y nuestro planeta corren peligro”.

¿Están en lo cierto? ¿Los estudios sobre la capa de hielo de Groenlandia están indicando que la catástrofe es inminente?

La pregunta no tiene una respuesta inequívoca.

Avances y retrocesos

Vista del fiordo desde el aire

En el pasado, Groenlandia estaba cubierta de vegetación.

Es verdad que el glaciar Ilulissat, se ha retraído marcadamente en los últimos años -más de 15 kilómetros en la última década- pero existe también un cúmulo de evidencia que apunta a que un cambio como éste no es nuevo.

De hecho, en los últimos 10.000 años (un largo período de calentamiento desde el final de la última Edad de Hielo), los glaciares de la costa oeste de Groenlandia han atravesado varios períodos de avances y retrocesos.

Hace 4.000 años la Tierra era significativamente más cálida que ahora y en consecuencia el glaciar había retrocedido. La información disponible indica que, posiblemente, estaba 20 kilómetros más atrás con respecto a su posición actual.

En otras palabras, el glaciar Ilulissat puede llegar a un punto en su retroceso donde las dinámicas de la capa de hielo hacen muy difícil que se produzca un retroceso mayor. Y si se produce, ocurre muy lentamente.

Por esta razón, es recomendable detenerse un minuto a reflexionar sobre las complejidades del hielo cuando los ambientalistas afirman que la capa de hielo de Groenlandia -que contiene aproximadamente el 10% de las aguas dulces del mundo- se está “descongelando” y que esto puede provocar un aumento del mar catastrófico dentro de 100 años.

¿Cambios mayores?

Ilulissat

Ilulissat es un destino popular entre los políticos y famosos que apoyan las causas de los ambientalistas.

El aumento de la velocidad a la que se mueve el glaciar Ilulissat significa que esta extraordinaria masa de hielo está, en efecto, deshaciéndose en el mar.

Según los científicos, el glaciar está perdiendo cerca de 35 kilómetros cúbicos de hielo por año. Pero también hay una tendencia que compensa esta pérdida.

El aumento de las precipitaciones sobre la capa de hielo (más nieve) significa que al menos se recupera una parte de la masa que pierde el glaciar.

Es posible que el hielo que está en el centro de la capa de hielo de Groenlandia se esté engrosando, mientras que sus márgenes están retrocediendo.

Incluso los expertos no saben exactamente cómo explicar el dramático incremento en la velocidad a la que se mueve y se derrite el hielo dentro del fiordo de Illulisat.

El experto en glaciares danés Andreas Ahlstroem cree que el calentamiento significativo de los mares es un factor crucial.

Pero el movimiento del glaciar hacia la plataforma de hielo se está acelerando, lo cual puede ser indicativo de que el agua del derretimiento que está por debajo de la plataforma está produciendo un impacto considerable.

¿Puede el retroceso de los glaciares de Groenlandia ser el precursor de un cambio mucho mayor: la desaparición de toda la plataforma de hielo?

Pasado verde

Incluso tomando en cuenta las proyecciones más sombrías para el próximo siglo sobre el aumento de la temperatura, esto es muy improbable.

Fiordo de Ilullisat

Las opiniones sobre cuánto aumentará el nivel del mar varían.

El hielo en el centro de Groenlandia tiene aproximadamente un grosor de tres kilómetros y las partes más profundas tienen miles de años.

Es más, este centro de hielo nos brinda información muy valiosa sobre las condiciones durante el último período interglacial, que culminó hace más de 100.000 años.

Groenlandia no estuvo siempre bajo el hielo. Hace dos millones y medio de años estaba cubierta de bosques y montes, pero incluso en el peor de los casos (como resultado del cambio climático producto del hombre) es muy poco probable que el gran masa de hielo del hemisferio norte se transforme en una pila de nieve semiderretida en el futuro cercano.

Fuente: BBC. ¿Es una amenaza el deshielo en Groenlandia?





Cambio climático: cuando hay que pagar, nadie se siente responsable

25 07 2009
Olas golpean los acantilados de la península francesa de Quiberon. 7 metros subiría el nivel de los mares si calentamiento global avanza.

Olas golpean los acantilados de la península francesa de Quiberon. 7 metros subiría el nivel de los mares si calentamiento global avanza

Cinco meses antes de Cumbre mundial sobre Clima en Copenhague, la Unión Europea ejerce presión para acelerar negociaciones. La financiación de medidas para contrarrestar el cambio climático sigue siendo mayor problema.
“Esperamos que las negociaciones progresen”, dijo este 25 de julio el actual presidente del Consejo de la UE y ministro de Medio Ambiente sueco, Andreas Carlgren, en el marco de un encuentro informal de los ministros de Medio Ambiente europeos en Åre, norte de Suecia.

En la reunión se acordó que la UE otorgará a Suecia en octubre un mandato de negociación para Copenhague. Lo que aún sigue siendo controvertido es la distribución interna de las cargas en la UE. En las negociaciones en marcha, resulta especialmente controvertida la financiación de medidas para la protección del clima y para la adaptación al calentamiento global, que, según los expertos, requerirían miles de millones de euros cada año.
Sin Plan B a favor del clima

El rompehielos Louis S. St-Laurent cruza el Polo Norte. Allí están subiendo temperaturas hasta en 5°.

temperaturas hasta en 5°.

La cumbre climática pretende cerrar un tratado que suceda al Protocolo de Kyoto para la reducción de los gases de efecto invernadero y que expira en 2012. “No tenemos un plan B”, dijo Carlgren.

Con el encuentro de ministros de Finanzas y de Medio Ambiente de la UE los días 20 y 21 de octubre de 2009, así como con la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno los días 29 y 30 de octubre, habrá una “supersemana” climática, sostuvo.

La UE debe mantener su posición líder y se presentará a las negociaciones como unidad, representada por Suecia. El bloque ya decidió que hasta 2020 reducirá sus emisiones de CO2 en una quinta parte con respecto a 1990. En el caso de que en Copenhague el resto de países industrializados acepte reducciones similares, la UE aumentaría las suyas a un 30 por ciento menos.

Si todos ganan, todos deben poner

El acuerdo mundial sobre el clima prevé fijar objetivos de reducciones para todos los firmantes. A diferencia del Protocolo de Kyoto, también los países en vías de desarrollo y emergentes deberán hacer sus aportes.

Al mismo tiempo, se creará un fondo en el que los países ricos pagarán por las medidas de protección del medio ambiente y de adaptación en los países en desarrollo. Según se estima, harán falta 100.000 millones de euros al año. Entre los puntos más controvertidos figura la distribución de cargas en la financiación y las reducciones.

Financiación es en la UE un tema controvertido

Polonia, por ejemplo, presiona para que antes de Copenhague se establezca el mecanismo interno de distribución del bloque, trascendió de las negociaciones. También el comisario de Medio Ambiente de la UE, Stavros Dimas, se pronunció a favor de ello.

Una mayoría de Estados de la UE se opone porque temen fuertes enfrentamientos que podrían perjudicar las negociaciones globales.

Polonia, que tiene una alta emisión de CO2 debido a que la mayor parte de la producción de su energía está basada en el carbón, quiere que en el mecanismo se tenga en cuenta que económicamente necesita de esta práctica, antes de que la UE confirme ayudas financieras globales.

No habrá cifras concretas antes de Copenhage

También se discute cuándo las naciones industrializadasPlanta de bioenergía a orillas del lago Juehnde, en Alemania. presentarán cifras concretas. Los países en vías de desarrollo y los emergentes quieren saber con cuánto dinero contarán antes de proponer sus propias medidas.

Los ministros de Medio Ambiente de la UE destacan, sin embargo, que no se darán cifras concretas antes de Copenhague. El mandato de negociación para Suecia contemplará solamente el mecanismo de financiación.

Mercado de emisiones

Una gran parte del dinero provendrá del Esquema de Transacción de Emisiones (ETE). En este marco, la industria debe adquirir certificados en una bolsa a cambio de sus emisiones de CO2. Aproximadamente la mitad de lo recaudado será utilizado para las medidas de protección del clima nacionales e internacionales.

De las negociaciones trascendió que la UE podría subir su meta a un 30 por ciento por interés propio, para mantener los precios del ETS a un determinado nivel.

Autor: JOV / dpa

Editora: Luna  Bolívar

Fuente: DW-World. Cambio climático: cuando hay que pagar, nadie se siente responsable