Descubren cura para la enfermedad del sueño

31 03 2010

Un grupo de científicos de Gran Bretaña y Canadá dijo haber identificado un potencial tratamiento para la enfermedad del sueño, que cada año mata a cerca de 60.000 personas en África y es causada por la picadura de una mosca.Mosca tsetse.

Los expertos aseguran que un nuevo medicamento, que se toma en forma oral, puede atacar las enzimas que el parásito crea para sobrevivir dentro del cuerpo de las víctimas.

El tratamiento puede estar listo para pruebas controladas con humanos en laboratorio dentro de 18 meses.

La enfermedad, que se propaga por la picadura de la mosca tse tse, es causada por un parásito que ataca el sistema nervioso central.

El analista de la BBC en temas de salud Jack Izzard comentó que la enfermedad se propaga como la malaria -por la picadura de un insecto- y es igualmente mortal, aunque hizo notar que la malaria es mucho más conocida. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




El hombre que enfrentó el gigante farmacéutico “pfizer”

3 09 2009

Pfizer, la mayor compañía farmacéutica del mundo, está “lamiéndose sus heridas” después de que acordó pagar una multa sin precedentes de US$2.300 millones de dólares por prácticas comerciales deshonestas en la venta de sus medicinas.

Pfizer

La empresa pagará una multa récord de US$2.300 millones.

El caso contra la empresa, por promover fármacos para usos no aprobados por las autoridades, se produjo como resultado del acto de un informante interno que reveló a las autoridades las actividades anormales de Pfizer.

John Kopchinsky era representante de ventas de Pfizer. Tal como le dijo a la BBC, denunció a la empresa porque “un día decidió simplemente que no podía seguir viviendo con sus remordimientos de conciencia”.

“Eramos 3.000 representantes de ventas a quienes se nos instruyó promover un fármaco llamado Bextra” explica John Kopchinski.

“Y lo que los gerentes de ventas de Pfizer querían que hiciéramos era descaradamente ilegal”.

“Por ejemplo, la medicina (un antiinflamatorio) había sido aprobada para venderse en tabletas de 10 miligramos como tratamiento de artritis reumatoidea y osteoartritis. Sin embargo, se nos instruyó promoverla para tratar dolor severo y también promover entre los médicos la venta de dosis más altas”.

“Así que algunos médicos estaban utilizando dosis de 20, 40, 60 y hasta 80 miligramos. Y 80 mg. es ocho veces más que la dosis inicialmente aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA)”, dice Kopchinski.

“Y en esta dosis en particular se está sometiendo al paciente a toda una gama de efectos secundarios y a otros factores que no han sido estudiados científicamente. Es decir, literalmente no teníamos idea de lo que podría pasarle al paciente”.

En efecto, tal como lo establecen los demandantes, Pfizer “promocionó Bextra para varios usos y dosis que la FDA había rehusado validar debido a las dudas sobre sus riesgos”.

Eventualmente el fármaco fue retirado del mercado en 2005 por preocupaciones sobre su seguridad y sus efectos secundarios, particularmente temores de que podía causar infartos y derrames cerebrales.

Pero la empresa no sólo estaba promoviendo ilegalmente al Bextra.

El acuerdo civil establece que la farmacéutica pagó sobornos a profesionales médicos para que recetaran, además del Bextra, otros tres medicamentos: Geodon, un tratamiento para la esquizofrenia, Zvyox, un antibiótico y Lyrica, un analgésico.

clicLaboratorios: ¿salud o negocio? ¡Participe!

Contra el dolor

Algunos médicos estaban utilizando dosis de 20, 40, 60 y hasta 80 miligramos. Y 80 mg. es ocho veces más que la dosis inicialmente aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA)

John Kopchinksi

El trabajo de John Kopchinski y de los otros representantes de ventas de Pfizer consistía en visitar a médicos, dentistas y otros profesionales de la salud, en particular aquéllos vinculados con el tratamiento del dolor y promover al Bextra.

“Se nos instruyó visitar las clínicas de dentistas y promover el uso del fármaco para tratar el dolor después de una extracción de dientes -dice Kopchinski- a pesar de que no hubo estudios llevados a cabo en ese entorno particular”.

“También se nos ordenó promoverlo con ortopedistas para que usaran el fármaco pre y postoperatorio, a pesar de que tampoco se estudió esa área”.

“Y pensé: si yo fuera sometido a una cirugía no me gustaría que me administraran un fármaco que no ha sido estudiado para este síntoma particular”.

“Y hubo otros ejemplos similares de instrucciones que se nos dieron para usar tácticas falsas para vender el fármaco”, agrega.

Kopchinski afirma que no se trataba simplemente de “sugerencias” de venta de la empresa. Eran -dice- instrucciones claras sobre la forma como debía promocionarse y venderse el medicamento.

“Se nos pagaba US$50 por cada protocolo quirúrgico (plan detallado de la actuación médica durante una cirugía) que lográbamos obtener” dice el exrepresentante de ventas.

“Había representantes que obtenían 10 o 20 protocolos”.

“Yo realmente estaba muy intranquilo haciendo este trabajo y cuando el gerente de distrito nos preguntaba cuántos protocolos habíamos obtenido y yo decía que ninguno, de inmediato se me etiquetó como alguien que no formaba parte del equipo”.

“También tenían otros calificativos para los que no seguíamos las instrucciones de la gerencia: éramos malos comunicadores, no sabíamos participar en equipo y no estábamos promoviendo la marca de la empresa como se deseaba que lo hiciéramos”, explica Kopchinski.

Nadando contra corriente

Fármacos

Se promovía el uso de medicinas para síntomas que no habían sido estudiados.

Cada médico o especialista recibía la visita de tres representantes de ventas, así que -como dice el exempleado- tratar de hacer lo correcto “era como estar nadando contra corriente”.

“Durante mi visita podía hacerle ver al médico las regulaciones de la FDA y subrayar su uso aprobado de 10 mg. pero dos días después iba a llegar otro representante y promover el uso de 20 u 80 mg. así era muy difícil hacer lo correcto cuando todos a tu alrededor -vendedores, gerentes, directores- estaban promoviendo el uso no autorizado del fármaco”.

Eventualmente John Kopchinksi -veterano de la guerra del Golfo- decidió enfrentarse al gigante corporativo y denunciar esas prácticas ilegales.

“En el ejército se esperaba de mí que protegiera a la gente a como diera lugar. En Pfizer se esperaba de mí que aumentara las ganancias de la compañía a como diera lugar, incluso cuando las ventas estaban poniendo vidas en peligro. Y no pude hacerlo”.

Como lo establecen las leyes de Estados Unidos, Kopchinski recibirá ahora US$50 millones por ayudar a exponer las prácticas deshonestas de una corporación.

Pfizer, por su parte, declaró que lamenta sus pasadas acciones y que aprenderá de ellas.

Fuente: BBC. El hombre que enfrentó el gigante farmacéutico

Comentario.

En efecto, esperemos que alguien en el ramo de ventas de medicamentos en México que vea este tipo de prácticas también se atreva a enfrentarse a las prácticas de este tipo; evite simplemente mirar y quejarse. Aunque la exposición al menos será en el extranjero, ya que aquí existe un gran monopolio y dudo que aquel que se atreva sea escuchado.





Gripe porcina, tamiflu y pesadillas

31 07 2009

Más de la mitad de los niños que toman Tamiflu sufren efectos secundarios como náuseas, insomnio y pesadillas, según dos nuevos estudios.

Tamiflu

Las ventas del medicamento se han disparado en los últimos meses.

Los resultados de dos investigaciones de la Agencia de Protección de la Salud del Reino Unido afirman que una gran proporción de los niños que tomaron el medicamento usado para combatir el virus H1N1 -cuyo ingrediente activo es el oseltamivir- dijeron sentir malestares.

La información fue recabada en tres escuelas de Londres y una en el sudoeste de Inglaterra cuyos alumnos habían tomado la droga para prevenir la enfermedad luego de que compañeros que habían viajado a otros países contrajeran el virus.

Ambas investigaciones, publicadas en la revista médica Eurosurveillance, observaron los efectos secundarios experimentados por niños de 11 y 12 años .

De los 248 alumnos que participaron en uno de los estudios, 51% tuvo efectos secundarios: 31% se sintieron descompuestos, casi un cuarto (24.3%) tuvo dolores de cabeza y uno de cada cinco sufrió dolores de estómago.

Malestares diversos

El otro estudio demostró que 40% de los niños tuvo malestares gastrointestinales como náuseas, vómitos, diarrea y dolores de estómago, mientras que 18% presentó “efectos colaterales neuropsiquiátricos” como poca concentración, dificultad para pensar claramente, problemas para dormir, pesadillas o “comportamientos extraños”.

Niño tapabocas

Muchas escuelas en el mundo se cierran por temor a contagios.

Los estudios se realizaron durante abril y mayo, antes de que el gobierno británico decidiera detener el uso preventivo del Tamiflu.

El jefe médico del gobierno británico, Liam Donaldson, dijo a la BBC que este medicamento debe prescribirse a los niños cuando éstos muestran algún síntoma de la enfermedad, pero que los efectos secundarios de todas maneras son “menores”.

“Todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Es cuestión de poner en la balanza los beneficios que tendrá el paciente junto con los efectos secundarios”.

Donaldson afirmó a la BBC que los menores de cinco años son los que tienen los mayores índices de hospitalización del país.

Los niños menores de cinco años, así como las embarazadas y las personas que sufren otras enfermedades infecciosas, son los grupos más susceptibles de contraer la gripe porcina.

Fuente: BBC. Gripe porcina, tamiflu y pesadillas