Advierten del turismo reproductivo

8 10 2009
Fertilización in vitro

Los tratamientos de fertilidad son muy caros y regulados en el mundo desarrollado.

Científicos de la Universidad de Montreal, Canadá, alertaron contra el creciente número de personas que viajan a Latinoamérica para recibir tratamientos de fertilidad.

La investigación menciona el caso de Argentina donde muchas clínicas de fertilidad -que no están acreditadas- han lanzado campañas de publicidad dirigidas a consumidores de América del Norte y Europa.

Estas clínicas -dicen los científicos en la revista Developing Wolrd Bioethics (Bioética del Mundo en Desarrollo)- “ofrecen paquetes de precio fijo con todo incluido, boletos de avión, hospedaje, traslados, traductores y por supuesto, tratamientos de fertilidad”.

Los investigadores consideran que es necesario regular estos servicios para garantizar que los pacientes sepan por lo que están pagando y reciban un tratamiento seguro.

Práctica creciente

Según los científicos, en la última década se han establecido en los países en desarrollo cada vez más clínicas privadas de fertilidad con el objetivo de atraer a consumidores extranjeros.

Creemos que es necesario establecer mecanismos reguladores nacionales en países como Argentina, que están promocionando servicios de fertilidad a públicos locales e internacionales

Prof. Bryn Williams-Jones

El principal aliciente, dicen los investigadores, es el precio.

“El atractivo de estos paquetes es obvio”, afirma el profesor Bryn Williams-Jones, catedrático de bioética de la Universidad de Montreal y quien dirigió en estudio.

“Con ellos el consumidor de servicios de salud no necesita preocuparse por los detalles prácticos de su viaje y puede concentrarse en obtener servicios médicos de calidad combinados con unas vacaciones”.

“En Argentina, las clínicas no acreditadas ofrecen por sus servicios precios mucho más competitivos que las clínicas en América del Norte y Europa”.

En Europa varios países han adoptado leyes muy restrictivas en lo que respecta a tratamientos de fertilidad.

Y las limitaciones en el acceso a los tratamientos en estos países han provocado que las parejas que desean un hijo -y tienen dinero para pagar los tratamientos- busquen alternativas más baratas y rápidas en otras partes del mundo.

Por ejemplo, dicen los autores, un tratamiento de fertilización in vitro en Estados Unidos puede costar hasta US$10.000 por ciclo.

No acreditados

El profesor Williams-Jones señala que los institutos que ofrecen servicios médicos a extranjeros se engloban en dos categorías: la de centros acreditados que forman parte de la gran industria de servicios de salud y la de clínicas no acreditadas que están enfocadas al turismo médico, es decir, a la masa de personas que viajan a otros países para recibir diferentes tratamientos.

Bebé

Muchas parejas adineradas viajan a países en desarrollo para tratamientos de fertilidad.

Tradicionalmente, los grandes promotores del turismo médico han sido India y Polonia, países que están activamente involucrados en el sector de la fertilidad, dice el científico.

“Y ahora -agrega- también participan países latinoamericanos como Brasil, Chile, México y Argentina”.

La investigación se centró en las clínicas de turismo reproductivo enfocadas a atraer a parejas adineradas de América del Norte y Europa a través de internet.

“Para estas parejas el principal interés del turismo médico es el alto costo, las largas listas de espera e incluso la falta de acceso a las tecnologías de reproducción asistida que hay en sus propios países”.

En efecto, los expertos argumentan que son las estrictas regulaciones del mundo desarrollado las que han alentado la práctica del turismo médico en el mundo en desarrollo.

Pero tal como dicen los autores, “estemos o no de acuerdo en que los servicios reproductivos deben hacerse disponibles como bienes de consumo, el hecho es que estos ya están siendo ofrecidos por clínicas privadas en todo el mundo”.

“Y creemos que es necesario establecer mecanismos reguladores nacionales en países como Argentina, que están promocionando servicios de fertilidad a públicos locales e internacionales”.

Tal como señala el profesor William-Jones, los mecanismos que regulen a todas las clínicas “son esenciales para asegurarse de que la información que se da al consumidor es precisa y que los servicios que se ofrecen son seguros y efectivos”.

Fuente: BBC. Advierten del turismo reproductivo





A. Latina, la más golpeada por la gripe

29 07 2009

La región del mundo con más contagios y muertes por gripe porcina es Latinoamérica, con cerca de dos tercios de las 816 muertes confirmadas en el mundo por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Mujer con barbijo

Dos de cada tres muertes por gripe porcina se registraron en A. Latina.

Argentina tiene la mayor cantidad de víctimas en el mundo después de EE.UU. y encabeza la lista latinoamericana con 165 muertes confirmadas por la OMS.

Le siguen el país de origen de la pandemia, México –con 138 casos-, Chile -79-, Brasil -56- y Perú y Uruguay, ambos con 23 muertos confirmados.

Sin embargo, las cifras verdaderas podrían ser mucho mayores. Algunos expertos afirman que el número de víctimas fatales está siendo subestimado porque la causa de muchas muertes no se atribuye correctamente a gripe porcina.

La situación afecta especialmente a los 380 millones de personas de la región que está en estos momentos en su invierno austral, estación en la que el virus se propaga con más rapidez.

La directora general OMS, Margaret Chan, ha pedido durante una reunión denominada “Lecciones aprendidas de la influenza tipo A/H1N1”, vigilar “con mucho cuidado” la evolución de la gripe porcina en el hemisferio sur.

Preocupa la vacuna

Los gobiernos latinoamericanos han manifestado preocupación sobre el hecho de que las primeras reservas de la vacuna –que se espera esté lista en septiembre- ya han sido vendidas a los países europeos y Estados Unidos.

MUERTOS POR PAÍS

  • Argentina: 165
  • México: 138
  • Chile: 79
  • Brasil: 56
  • Perú: 23
  • Uruguay: 23
  • Costa Rica: 21
  • Ecuador: 17
  • Paraguay: 13

(Fuente: OMS)

La propia OMS advirtió que las farmacéuticas internacionales dispondrán de sólo 150 millones de dosis para proveer a países del tercer mundo, lo cual resultaría insuficiente.

El gobierno argentino ha lanzado una iniciativa en busca de una vacuna propia.

Hace pocos días, los países del bloque Mercosur pidieron que se liberen las patentes de vacunas y antivirales.

Medidas múltiples

Otra de las preocupaciones es que el virus A H1N1 sufra una mutación y se combine con elementos del de la gripe aviar, el A H5N1.

Los países han tomado medidas de diverso tipo, como la compra del medicamento contra la gripe –Tamiflu-, el cierre de escuelas, el adelantamiento de las vacaciones de invierno y la suspensión de actos públicos.

En Brasil, incluso, las autoridades penitenciarias propusieron que los presos no peligrosos sigan la reclusión en sus casas para evitar contagios en las cárceles.

Pero nada parece suficiente para contener la pandemia. En algunos países reina la confusión, como en Argentina, donde los tapabocas y el alcohol se agotaron en pocos días.

Embarazadas en riesgo

Las autoridades de Río de Janeiro informaron que 55 embarazadas han sido internadas con sospechas de tener gripe porcina. Al menos seis mujeres encintas ya han muerto en Brasil.

Embarazada

Las embarazadas son un grupo de riesgo.

El gobierno de ese estado brasileño ordenó la hospitalización de todas las mujeres embarazadas que estén infectadas con el virus.

Las autoridades de Brasil están en alerta: es el país latinoamericano más poblado (190 millones de habitantes) y tiene 50 muertos confirmados. Los primeros contagios se daban a través de las fronteras, pero ahora se dan dentro del país.

Junto con los niños menores de cinco años, las gestantes son las más susceptibles de contraer la gripe porcina.

Esto debido a que durante el embarazo el sistema inmune se ve naturalmente suprimido para dar lugar al feto y por eso las mujeres son más vulnerables a infecciones, especialmente en el primer trimestre.

Fuente: BBC. A. Latina, la más golpeada por la gripe





Trigo y maíz: S.O.S.

24 07 2009

El calentamiento global pone en riesgo la seguridad alimentaria de millones de personas. Algunos de los efectos más temidos son los que incidirán en la producción de trigo y maíz, cultivos esenciales para gran parte de la población mundial.

Africano sostiene maíz modificado genéticamente.

Agricultor de Tanzania sostiene maíz modificado genéticamente.

El maíz es el cereal más importante que se cultiva en el África subsahariana y Latinoamérica y el principal cultivo para alimentar a los animales en Asia, según el Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y Trigo (CIMMYT).

El trigo, por su parte, es el cereal más cultivado del mundo y ocupa el segundo lugar entre los principales cultivos en los países en desarrollo.

Su distribución geográfica mundial es muy amplia. Desde las húmedas tierras bajas del norte de México hasta las áridas planicies de Kazajistán, el trigo se siembra en más de 200 millones de hectáreas del mundo en desarrollo.

Sin embargo, más de nueve millones de hectáreas cultivadas de trigo ya sufren pérdidas por el calentamiento global y la cifra tiende a aumentar a medida que el calor supera los umbrales que las regiones tropicales y subtropicales pueden soportar.

El cambio climático sube la temperatura planetaria y altera las condiciones meteorológicas de manera tal que se intensifican situaciones extremas como las inundaciones y las sequías y aumenta la escasez de agua para la agricultura de riego.

Cultivos en peligro

Rodomiro Ortiz, experto en cambio climático del Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y Trigo (CIMMYT), explicó a BBC Mundo que los principales problemas que enfrentan los pequeños agricultores son el aumento de las temperaturas, las sequías y las inundaciones.

Hombre sostiene trigo

El trigo no resiste temperaturas altas.

Estos tres elementos constituyen una peligrosa combinación para la agricultura y afectan no sólo los rendimientos sino también la calidad de los cultivos. Los más afectados son los millones de pequeños agricultores que no cuentan con la tecnología ni los recursos para hacer frente al cambio climático.

Además, al incrementarse la temperatura no sólo bajan los rendimientos sino que hay plagas y enfermedades que afectan los cultivos y se transforman en un gran peligro si no se controlan a tiempo.

A esto se le suman la falta de acceso a semillas y otros insumos, los mercados subdesarrollados y la baja inversión de los gobiernos, según Ortiz.

Los expertos vaticinan que el termostato mundial subirá hacia finales de este siglo entre 1.8°C y 4°C. La mayoría de los países con latitudes tropicales verán afectados los rendimientos de sus cultivos, pues cada cultivo tiene una temperatura óptima.

Esto, según Ortiz, significaría pérdidas del 10% en los rendimientos de maíz y trigo en casi todos los países de América Latina. Vale destacar que el trigo es muy sensible a las altas temperaturas, que impiden la formación del grano.

La solución: agricultura de conservación

La buena noticia es que se puede aumentar significativamente la productividad mediante la aplicación de prácticas agronómicas mejoradas en los sistemas de producción agrícola.

Rodomiro Ortiz destaca que “hay que popularizar más la agricultura de conservación para que los pequeños agricultores puedan adaptarse al cambio climático”.

Reutilización de residuos

Productor mexicano muestra cómo los residuos de trigo se dejan en el suelo para que conserve su equilibrio natural.

Este tipo de agricultura usa tácticas como la labranza reducida o cero labranza -que reduce el uso de maquinaria agrícola, la erosión del suelo y el uso de combustibles- la rotación de cultivos y el manejo de los residuos que resultan de la cosecha, reincorporándolos al terreno. Esto también tiende a reducir el uso del agua y recursos.

“Esto es muy popular en el Cono Sur. Brasil y Argentina tienen la mayor extensión de hectáreas de agricultura de conservación. En otras zonas del continente, como Centroamérica y la zona andina, esto tiene que intensificarse, especialmente para el cultivo de maíz”.

El experto destacó también que los gobiernos deben aplicar, cuanto antes, políticas para amortiguar el impacto negativo en los agricultores. Esto se lograría, por ejemplo, “realizando investigaciones en áreas marginales para ver qué estímulos necesitan los agricultores para mejorar la producción”.

La importancia de la genética

A medida que el planeta se calienta, los científicos intentan encontrar la fórmula para desarrollar cultivos que resistan altas temperaturas.

El experto del CIMMYT menciona como otra importante salida el desarrollo de nuevos cultivares (variedades de cultivo) que resistan el cambio climático y puedan dar buenos rendimientos utilizando menos recursos, como agua y fertilizantes.

Campo de trigo

El trigo se siembra en más de 200 millones de hectáreas. (Fotos: cortesía CIMMYT.)

Estos cultivares se desarrollan con mejoramiento genético -convencional o transgénico- para que toleren el calor, “ya que las temperaturas seguirán subiendo. Se siembran muchos materiales en distintas zonas para ver cuáles resisten mejor”.

Las manipulaciones genéticas incluyen el desarrollo de semillas transgénicas. Muchos alertan de que éstas generan dependencia de los agricultores hacia las grandes compañías que las fabrican.

Sin embargo, Rodomiro Ortiz dijo a BBC Mundo que aunque los cultivos transgénicos han estado hasta ahora en manos del sector privado el sector público podría desarrollarlos también y permitir que permanezcan en un sistema de bienes públicos. “Eso se puede lograr a través de la legislación, con políticas de bioseguridad y propiedad intelectual de esas semillas”.

“Al fin y al cabo, son los agricultores los que deciden qué semillas usar. Las semillas transgénicas las puede producir cualquiera que sepa realizar el trabajo, no sólo las compañías transnacionales”.

Participa en el cuestionario de la BBC…

Fuente: BBC Mundo. Trigo y maíz: S.O.S.