Descubren la “electricidad magnética”

15 10 2009

Científicos descubrieron el equivalente magnético de la electricidad; “cargas” magnéticas únicas que se comportan e interactúan como las cargas eléctricas.

Hielo de espín (Foto: S. Bramwell)

La “magnetricidad” sólo existe dentro de un material cristalino especial llamado hielo de espín.

La investigación, llevada a cabo en el Centro de Nanotecnología de Londres, es la primera que hace uso de los monopolos magnéticos que sólo existen en un material cristalino llamado hielo de espín.

Según los científicos -que publican su estudio en la revista Nature- lograron demostrar que los monopolos se juntan para formar una “corriente magnética” similar a la electricidad.

El fenómeno, bautizado como “magnetricidad”, podría ser usado en dispositivos de almacenamiento magnético o en computación, dicen los autores.

Monopolos

Los monopolos magnéticos (que son partículas hipotéticas que tendrían un solo polo magnético) fueron planteadas por primera vez hace más de un siglo como un análogo perfecto de las cargas eléctricas.

Aunque hay protones y electrones con cargas eléctricas netas positivas y negativas, no hay partículas que transporten cargas magnéticas, porque cada imán tiene un polo “norte” y un polo “sur”.

En septiembre pasado, dos grupos de investigación independientes informaron de la existencia de monopolos, “partículas” que transportaban una carga magnética general. Pero sólo existían en los cristales de hielo de espín.

Estos cristales están formados de pirámides de átomos cargados, o iones, arreglados de tal forma que cuando son enfriados a temperaturas extremadamente bajas, los materiales muestran “bultos” pequeñísimos y discretos de carga magnética.

Imán y limaduras de metal

Las líneas de fuerza de un campo magnético puede verse en el arreglo de las limaduras de metal junto al imán.

Ahora, uno de estos equipos -el del Centro de Nanotecnología de Londres- ha logrado demostrar que estas “cuasipartículas” de carga magnética pueden moverse juntas formando una corriente magnética como la corriente eléctirca que se forma al mover electrones.

Lo lograron usando partículas subatómicas llamadas muones, creadas en el Centro ISIS del Consejo de Ciencia y Tecnología cerca de Oxford, Inglaterra.

Los muones se descomponen millonésimas de segundo después de ser producidos en otras partículas subatómicas.

Pero la dirección en que vuelan las partículas resultantes es un indicador del campo magnético en una pequeña región alrededor de los muones.

Como electrones

El equipo, dirigido por Stephen Bramwell, implantó estos muones en hielo de espín para demostrar la forma como los monopolos magnéticos se mueven.

Demostraron que cuando el hielo de espín es colocado en un campo magnético, los monopolos se acumulan en un lado, justo como se acumularían los electrones cuando se les coloca en un campo eléctrico.

Tal como explicó a la BBC el profesor Bramwell, es poco probable que ese avance pueda desarrollarse como un medio de ofrecer energía, principalmente porque las partículas viajan sólo dentro de los hielos de espón.

“No vamos a ver una bombilla de luz magnética o nada como eso” expresa el científico.

Pero su se logra crear diferentes materiales de hielo de espín para modificar las formas como los monopolos se mueven a través de ellos, los materiales podrían en el futuro ser utilizados en dispositivos de almacenamiento con “memoria magnética”, señala el investigador.

O también, agrega, podrían usarse en la espinotrónica -o magnetoeléctonica- un campo que podría mejorar en el futuro la capacidad de la computación.

Fuente: BBC. Descubren la “electricidad magnética”





La NASA consigue que un ratón levite en el aire con un imán

12 09 2009
foto

Foto: NASA/JPL/Caltech

Un grupo de investigadores de la NASA ha conseguido que un ratón levite en el aire gracias a un imán, como parte de una investigación que está desarrollando la agencia norteamericana y que recrea las duras condiciones en las que los astronautas conviven en el espacio.

Así, el estudio apunta que el ratón estaba preparado para flotar en el aire mediante un imán superconductor que generaba un campo magnético lo suficientemente fuerte como para hacer frente a la gravedad.

Tras realizar unas pruebas iniciales en bebés ratón, que probaron que estos eran capaces de girar en el aire frenéticamente, los científicos decidieron sedar a los ratones para hacer allí las pruebas duras en la máxima ingravidez, como con los astronautas, para que les no les perjudicara en ningún estado, según explica el rotativo británico ‘Daily Telegraph’.

Yuanming Liu, investigador del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, señala que después de realizar unos test preliminares en bebés ratón de tres semanas comprobaron que estos podían girar y girar cada vez más rápido y además sin chocarse, un efecto que logró desorientarles.

Los experimentos se han llevado a cabo en una celda de plástico, que estaba abierta por la parte superior para optimizar la ventilación, alimentar a los animales y proporcionarles la bebida necesaria. Estas investigaciones se están llevando a cabo para mejorar la situación de los astronautas en la ingravidez, que entre muchos de los problemas que acarrean destaca la pérdida de masa ósea.

Previamente, los científicos han experimentado en estas condiciones con ranas y con saltamontes, pero los ratones son más útiles, a juicio de los expertos, porque fisiológicamente tienen más similitudes con los humanos que cualquier otro animal.

Fuente: EuropaPress. La NASA consigue que un ratón levite en el aire con un imán