La doble amenaza de virus en invierno

30 10 2009

Los médicos en el hemisferio norte se están preparando para lo que dicen podría ser un “duro invierno” debido a la combinación de dos infecciones: de gripe porcina y de norovirus.

NorovirusLos norovirus son la causa más común de gastroenteritis aguda y son más frecuentes en invierno.

Cifras dadas a conocer recientemente en el Reino Unido muestran un drástico incremento en los casos de norovirus en semanas recientes, lo cual, dicen los expertos, podría ser el comienzo de un brote a nivel nacional.

Al mismo tiempo ha habido un aumento en el número de casos de gripe porcina en el país, lo que ya se esperaba debido a la “segunda ola” del virus H1N1.

Por eso, las autoridades sanitarias están advirtiendo a los pacientes que no presenten síntomas graves que intenten permanecer en su casa para que los trabajadores de salud puedan concentrarse en los casos más graves.

Los norovirus (o virus de Norwalk) son la causa más común de gastroenteristis aguda (infección estomacal) cuyos síntomas incluyen vómito, diarrea, náusea, dolor abdominal, fiebre y malestar general.

Se transmiten principalmente por la ruta fecal-oral, ya sea por el consumo de alimentos y agua contaminada, por la propagación de persona a persona o contacto con superficies u objetos contaminados.

A menudo se le llama “síndrome de vómito en invierno” o “influenza intestinal” (aunque no es una influenza) porque los patógenos circulan más frecuentemente durante los meses de invierno, aunque pueden ocurrir durante todo el año.

Invernales

MEDIDAS PARA PREVENIR EL NOROVIRUS

  • Lavarse las manos con agua y jabón después de ir al baño y antes de preparar alimentos
  • Desinfectar superficies donde se preparan alimentos
  • Beber agua limpia
  • Aislar al enfermo

Los brotes de norovirus son comunes en ambientes cerrados como hospitales, asilos y escuelas. Esto se deba a que el virus puede propagarse fácilmente de persona a persona y puede sobrevivir varios días en un área contaminada.

Por eso -y porque es muy infeccioso- las autoridades piden a la gente que presente los síntomas de la enfermedad que no visite hospitales o clínicas debido al riesgo de propagarlo entre los pacientes y personal de salud.

El Colegio Real de Médicos Generales del Reino Unido recomienda a la gente que presente síntomas de gastroenteritis aguda que permanezca en su casa y fuera del trabajo durante la enfermedad y hasta 48 horas después de que los síntomas desaparezcan.

“Los enfermos no deben acudir a las clínicas u hospitales para evitar propagar la enfermedad a otros” aconseja el profesor Steve Field, presidente del Colegio.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN DE GRIPE A H1N1 (Influenza A)

  • Cubrirse la boca y nariz con un pañuelo desechable al estornudar o toser
  • Lavarse las manos con regularidad con agua y jabón
  • Desinfectar con productos de limpieza las superficies duras (como picarportes y controles remotos)

“Obviamente nos preocupan los bebés y niños pequeños, los ancianos y la gente cuyos sistemas inmunes están comprometidos. Pero por lo general no es necesario visitar al doctor con esta infección”, agrega.

Aunque la enfermedad puede ser muy desagradable no es peligrosa y la mayoría de los pacientes se recuperan en uno o tres días.

Pero una complicación podría ser la deshidratación debido a la pérdida de fluidos por el vómito y la diarrea, particularmente los niños pequeños y los ancianos.

Amenaza doble

Mientras tanto, los casos de gripe porcina continúan aumentando en varios países del hemisferio norte donde está iniciando la temporada de gripe.

Es por eso que los médicos temen que este invierno las clínicas se vean “inundadas” por casos de norovirus y de gripe porcina.

TermómetroAmbas infecciones pueden prevenirse con medidas de higiene como lavado de manos.

El profesor Field expresa que con la buena higiene de manos y manteniendo las superficies del hogar limpias y desinfectadas se puede ayudar a combatir tanto la gripe porcina como el norovirus.

“Va a ser un invierno muy, muy ocupado” dice el experto.

“Sin duda veremos zonas del país con un aumento de casos de norovirus y gripe porcina al mismo tiempo. Por eso la gente necesita ser excesivamente vigilante sobre su higiene personal”.

“Lo que recomiendo es que todos lleven en su bolso solución de alcohol desinfectante y que mantengan el hábito de usarla con regularidad”, agrega.

Cifras recientes indican que la incidencia del norovirus ha aumentado en todo el mundo en los últimos años, particularmente en los meses de invierno.

Según la Agencia de Protección a la Salud del Reino Unido, en 2008 más de 3 millones de personas resultaron contagiadas con norovirus.

Los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos calculan que 23 millones de casos de gastroenteritis aguda son causados por una infección de norovirus en ese país.

Y según la OMS ha habido 415.000 casos confirmados de gripe porcina en el mundo y casi 5.000 muertes.

Fuente: BBC. La doble amenaza de virus en invierno





Aconsejan no dar analgésico tras vacunas

17 10 2009

El acetaminofeno (paracetamol) que se da a los bebés tras una vacuna podría reducir la efectividad de la inmunización, afirma una nueva investigación.

Vacuna

El estudio encontró una menor respuesta protectora de la vacuna en niños que recibieron acetaminofeno.

Por lo general se recomienda que después de vacunar a un bebé se le dé acetaminofeno para prevenir la fiebre.

La nueva investigación -llevada a cabo con 450 bebés recién vacunados- encontró que la dosis de acetaminofeno durante las 24 horas después de la vacuna sí redujo la fiebre.

Pero también se descubrió una respuesta significativamente más baja de la vacuna entre los niños que recibieron el analgésico, afirman los autores en la revista The Lancet.

La profesora Roman Prymula, quien dirigió el estudio en la Facultad Militar de Ciencias de Salud de la Universidad de la Defensa en la República Checa, explica que el acetaminofeno se suministra en ocasiones de forma profiláctica para disipar los temores de los padres de que el niño desarrolle una fiebre alta tras una vacuna.

Pero en el estudio, que incluyó a niños que estaban recibiendo las inmunizaciones de rutina y las vacunas de refuerzo, se encontró que la práctica podría de hecho causar más daños que beneficios.

La mitad de los bebés en el estudio, que estaban siendo vacunados contra la enfermedad neumocócica, la HIB (Haemophilus influenzae tipo B), difteria, tétanos, tosferina, hepatitis B, polio y rotavirus, recibieron tres dosis de acetaminofeno cada seis a ocho horas durante las 24 horas tras la vacunación.

La otra mitad no recibió el analgésico.

Interferencia

La administración profiláctica del acetaminofeno durante la vacunación ya no debería recomendarse de forma rutinaria sin analizar cuidadosamente los beneficios y los riesgos

Prof. Roman Prymula

Los científicos encontraron que 42% de los niños del grupo del acetaminofeno terminaron con una temperatura de más de 38 grados C después de las vacunas iniciales, mientras que 66% de los niños en el otro grupo desarrollaron fiebre.

Pero cuando los investigadores analizaron la respuesta de la vacuna descubrieron menores niveles de anticuerpos en los niños que habían recibido el analgésico, lo que sugería que la inmunidad resultante de la inmunización no era tan buena.

Ésta es la primera vez que logra demostrarse este efecto y los científicos afirman que una explicación podría ser que el acetaminofeno interfiere con la respuesta de las células inmunes a la vacuna.

“La importancia clínica de estos resultados inmunológicos es desconocida y necesitamos investigarlo más a fondo” afirma la profesora Prymula.

“Sin embargo, la administración profiláctica del acetaminofeno durante la vacunación ya no debería recomendarse de forma rutinaria sin analizar cuidadosamente los beneficios y los riesgos” agrega.

Tal como señala el doctor David Elliman, experto en inmunización infantil del Hospital Great Ormond Street en Londres, no se sabe qué tan común es la práctica de dar acetaminofeno tras la vacunación pero su consejo es que este medicamento es innecesario.

Medicinas

Muchas veces se da analgésico al niño para evitar el desarrollo de fiebre tras la vacuna.

“Mi consejo sería que si el niño desarrolla una fiebre, no siempre hay que asumir que ésta se debe a la vacuna” afirma el experto.

“Pero si el niño no muestra otros síntomas quizás no tiene nada malo y hay que preguntarse si realmente es necesaria la medicina para bajar esa fiebre”.

“Dar acetaminofeno antes o después de una vacuna no es una práctica que deba alentarse porque, primero, tiene pocos beneficios y, segundo, este estudio preliminar sugiere que podría causar daño”.

Los expertos afirman que es necesario llevar a cabo más investigaciones para conocer el efecto que podría tener la reducción en la respuesta protectora de la vacuna.

Fuente: BBC. Aconsejan no dar analgésico tras vacunas