La explicación darwinista de la moral y la ética queda incompleta

17 01 2010

La revista mexicana Ludus Vitalis aborda de forma interdisciplinar esta revolución científica interminableDarwin en el Museo de Historia Natural de Londres. Foto:  Patche99z. Wikipedia.

Una de las cuestiones más debatidas en la obra de Darwin es la peligrosa extrapolación de sus ideas a las ciencias sociales. Para Darwin, ¿puede fundamentarse en la Selección Natural la aparición de comportamientos morales? ¿Explica la biología el amor y el altruismo? Un conjunto de artículos publicados en un número monográfico sobre Charles Darwin de la revista mexicana Ludus Vitalis (volumen XVII, número 32 de 2009) aborda de forma interdisciplinar estas cuestiones. Este número monográfico de la revista está en la red y puede ser consultado completo por los interesados. Los editores han logrado reunir las opiniones de destacados especialistas, tanto desde el campo de las ciencias de la naturaleza como desde las ciencias sociales. Por Leandro Sequeiros.

La revista mexicana Ludus Vitalis nació con el objetivo de convertirse en un lugar profesional de reunión y diálogo de reflexiones teóricas acerca de las ciencias de la vida. Ese propósito lleva a ocuparnos de las ideas sobre los seres vivos y del peso que aquellas tienen en nuestro mundo. Para ello, qué mejor ocasión por su magnitud y alcance que la doble conmemoración en este año de Charles Darwin: los dos siglos que se cumplen de su nacimiento y el siglo y medio de la aparición de su libro más notable, donde expone la teoría de la evolución por selección natural.

Foto: Fastfission. Everystockphoto.

Una publicación como Ludus Vitalis no puede permitirse sólo el recuento anecdótico ni la remembranza veneradora de Charles Darwin. Está obligada a convocar a la reflexión rigurosa sobre los elementos cruciales de la propuesta darwinista, tanto la solidez de sus fundamentos como la de su carácter abierto y en permanente renovación. Lee el resto de esta entrada »





Se desploma calidad en escuelas públicas

6 10 2009

Redacción: NURIT MARTÍNEZ.

La brecha cualitativa entre la educación pública y privada en México creció. Según los resultados de la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE), los estudiantes de primaria y secundaria en escuelas particulares tienen un nivel de aprendizaje en las materias de Español, Matemáticas, Formación Cívica y Ética, superior en más de 100 puntos en promedio, a los de planteles públicos.

Se desploma calidad en escuelas públicas

PRUEBA ENLACE. Aplicación de la evaluación a alumnos de educación media básica (Foto: Silvia Hernández )

La Secretaría de Educación Pública (SEP) reveló que los datos disponibles indican que, en el caso de las primarias, el avance en el desempeño de los estudiantes de todo el país se advierte, en mayor medida, en el sistema particular, no así en los llamados planteles de educación para los indígenas o para los que están ubicados en las zonas de alta marginación, rezago y pobreza.

Los cuadros estadísticos de la propia secretaría refieren que el desempeño de los alumnos de las primarias particulares fue superior en 145 puntos en promedio a los de las escuelas públicas en las materias de Matemáticas y Español. En el caso de secundaria, la diferencia en el desempeño fue de alrededor de 85 puntos en ambas materias, también a favor de escuelas privadas.

Al evaluar por primera vez en el país la Formación Cívica y Ética, la SEP encontró que los estudiantes de escuelas privadas lograron mejor aprendizaje, que en la prueba se traduce en 59 puntos de diferencia.

Después de aplicar un filtro cualitativo en todas las escuelas donde se aplicó la prueba ENLACE, la SEP elaboró un ranking para ubicar la mejor escuela primaria del país, que resultó el colegio privado Niños de México, del Distrito Federal, con 775.9 puntos en promedio; mientras que la telesecundaria pública (941) 20 de Noviembre de Chiapas fue la mejor de su nivel al alcanzar 746.8 puntos.

El secretario de Educación, Alonso Lujambio, informó que 90.6% de los estudiantes de secundaria tiene un nivel insuficiente y elemental en la materia de Matemáticas.

Fuente: ElUniversal. Se desploma calidad en escuelas públicas





Más cerca de la vida artificial

21 08 2009
Bacterias modificadas

Esta tecnología permitiría crear nuevas vacunas o limpiar residuos tóxicos.

Un equipo de científicos ha conseguido crear genéticamente una nueva cepa de bacteria, un hito que ha sido descrito por sus responsables como un paso más hacia la creación de células sintéticas o vida artificial.

Los investigadores del Instituto J. Craig Venter de Rockville, Maryland (Estados Unidos), lograron con éxito extraer los cromosomas de una bacteria, modificarlos e implantarlos después en otro tipo diferente de bacteria.

“Las bacterias tienen ‘sistemas inmunitarios’ que las protegen de ADN externo, como el de los virus”, explicó Sanjay Vashee, quien también formó parte de la investigación

Él y sus compañeros pudieron desmantelar este sistema inmunitario, con lo que pudieron acoplar después los cromosomas de una bacteria diferente.

En 2008, los mismos investigadores replicaron en el laboratorio el código completo de ADN de una bacteria común, la Mycoplasma genitalium. Este último logro sería una consecuencia de aquel avance.

Aplicaciones prácticas

Su último estudio, publicado en la revista especializada Science, supone sólo el primer paso para un avance científico cuyo objetivo último es crear células artificiales y controlar sus funciones, aseguran.

Estas células podrían, por ejemplo, ayudar a solucionar los problemas energéticos del mundo, según los autores.

J. Craig Venter

Venter es conocido por sus planes para patentar y comercializar el genoma humano.

Craig Venter, director de la institución, sostiene que estas células podrían programarse para crear biocombustibles a partir de la luz solar, para reducir así la dependencia de combustibles fósiles.

Pero también podría ayudar a alterar otras bacterias, lo que permitiría crear nuevas vacunas, limpiar residuos tóxicos y diseñar nuevos antibióticos.

Ciencia y ética

Craig Venter, el director del instituto que lleva su nombre, es también conocido por sus planes desde hace años para patentar y comercializar el genoma humano, el código genético de toda la Humanidad.

Como recordó Julian Siddle, especialista de Ciencia de la BBC, esta propuesta le embarcó en una polémica con otros destacados compañeros de profesión.

Algunos críticos han expresado en numerosas ocasiones sus recelos ante la llamada biología sintética y los intentos por crear vida artificial. Sobre todo, porque piensan que la tecnología necesaria podría acabar en las manos equivocadas.

Según dijo Sanjay Vashee, “el doctor Venter y el equipo del Instituto J. Craig Venter seguirán trabajando con especialistas de bioética, políticos y el público para fomentar la discusión y el entendimiento sobre las implicaciones sociales de su trabajo en el campo de la genética sintética”.

Fuente: BBC. Más cerca de la vida artificial





Las emociones propician los comportamientos éticos

12 07 2009
Altruismo. Albert Anker

Comportamientos éticos

Un nuevo estudio descubre que la reflexión nos hace menos altruistas

Un equipo de psicólogos canadienses de la Universidad de Toronto ha descubierto a partir de una serie de experimentos que las decisiones más éticas se toman a partir de los sentimientos. Por el contrario, los procesos de deliberación parecen frenar los impulsos morales, propiciando que busquemos resultados tangibles en nuestras acciones y, por tanto, que seamos menos altruistas. Los resultados de estos experimentos contradicen las ideas de pensadores de todas las épocas, como Platón, que afirmaron que las decisiones morales eran fruto de la razón. Por Yaiza Martínez.

n equipo de investigadores de la Rotman School of Managementde la Universidad de Toronto, en Canadá, ha descubierto que las decisiones éticas son más intuitivas que racionales. Aunque se suele creer que la ética implica a la razón y que es un atributo humano libre de emociones, Chen-Bo Zhong, director del estudio, y sus colaboradores han constatado que cuando acometemos cualquier acto de caridad somos más generosos si nos dejamos llevar por nuestros sentimientos, que si nos paramos a pensar en lo que vamos a hacer. 

Mentir o tratar bien a los demás

Según sugieren los investigadores en la revista Canada.com, este descubrimiento tendría implicaciones para casi todo, incluida la economía, dado que muchos de los modelos de negocio están basados en frías ecuaciones y análisis. 

En una serie de experimentos, se pidió a los participantes que consideraran una decisión, bien racionalmente –ignorando sus emociones- bien en función de sus sentimientos más viscerales. 

En ambos casos, las decisiones presentadas implicaban mentir o tratar bien a otra persona. El voluntario que tomaba las decisiones sabía que podría sacar algún beneficio a expensas del otro. 

Los resultados fueron los siguientes: un 69% de los participantes que se detuvieron a pensar racionalmente optó por engañar a su compañero; mientras que sólo el 27% de los participantes a los que se pidió que actuaran siguiendo sólo sus sentimientos optaron por engañar en lugar de hacer el bien. 

Altruismo y lenguaje

En un experimento aparte, a los participantes se les hicieron dos tipos de preguntas: “¿qué cantidad de dinero decidirían donar?” o “¿qué cantidad de dinero les gustaría donar?”, ante una misma situación altruista. 

Según Zhong, esta ligera diferencia en la forma de preguntar, este pequeño cambio en el lenguaje, puso en marcha actitudes mentales diferentes, con resultados distintos: el grupo al que se le preguntó que “decidiera” cuánto dinero dar donó mucho menos dinero que el grupo que donó en función de sus propios deseos o sentimientos. 

La conclusión extraída por los científicos es que los procesos de deliberación tienden a enfocar nuestros actos en la consecución de resultados tangibles, reduciendo tanto las emociones como la compasión. 

A pesar de esta constatación, la investigación de Zhong y de su equipo reveló también que aunque pensamos que vamos a ser mejor tratados por aquéllos que se dejan llevar por sus emociones, paradójicamente tendemos a querer hacer negocios con personas racionales. 

Así, cuando se les preguntó a los voluntarios a qué tipo de persona eligirían para participar en pruebas económicas, más de tres cuartos de ellos –un 75%- optaron por un compañero más “lógico”, en lugar de por un compañero instintivo.

La moral no es fruto de la razón

Según explican los investigadores en un artículo aparecido en la revista especializada Journal of Business Ethics, todos estos resultados contradecirían diversas teorías –antiguas y recientes- que sugieren que tener tiempo para pensar una decisión aumenta la conciencia moral del que decide y, por tanto, la tendencia a elegir opciones más éticas. 

El papel del razonamiento consciente ha sido desde siempre asociado a una ética superior: Platón en la Antigüedad, y otros pensadores de los siglos XVII y XVIII, como Cudworth, Cumberland o Clarke coincidieron en opinar que las decisiones morales eran fruto de la razón. 

Sin embargo, según los experimentos realizados parece que cuanto mayor sea el tiempo de deliberación menos éticas son nuestras decisiones. 

Otro descubrimiento interesante derivado del estudio surgió del análisis posterior de los resultados obtenidos. Entonces, los científicos apreciaron la aparición de un mecanismo subyacente más complejo, en las acciones de los participantes. 

Ética compensatoria

Concretamente, aquellos voluntarios que realizaron una primera acción de alto contenido ético, se comportaron de manera significativamente menos ética en las siguientes actuaciones. 

Por el contrario, los participantes que inicialmente fueron poco éticos, en las siguientes decisiones siguieron un comportamiento mucho más ético. Según los científicos, este último hallazgo podría proporcionar una base para un modelo de “ética compensatoria”. 

Anteriormente habíamos publicado en Tendencias21 información sobre otra investigación también muy curiosa de Chen-Bo Zhong, con la que se demostró que el aislamiento social y los sentimientos de soledad nos hacen sentir que, literalmente, hace más frío en nuestro entorno.

Fuente: Tendencias 21, Link