Una vacuna basada en la nanotecnología revierte la diabetes

9 04 2010

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) – Investigadores de la Universidad de Calgary en Alberta (Canadá) han desarrollado una ‘nanovacuna’ terapéutica que revierte con éxito la diabetes en un modelo de ratón de la enfermedad. La investigación, que se publica en la revista ‘Immunity’, también revela aspectos de la respuesta autoinmune que podrían dar lugar a un método terapéutico para múltiples trastornos autoinmunes.

Foto de la Noticia

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune crónica causada por la destrucción de las células pancreáticas que producen insulina a través de ciertos glóbulos blancos llamados células T.

Los investigadores, dirigidos por Pere Santamaria, querían descubrir una vía para contrarrestar la respuesta autoinmune perjudicial sin afectar a la inmunidad general. Descubrieron que nuestro organismo posee un mecanismo incorporado que trata de detener la progresión de enfermedades autoinmunes como la diabetes tipo 1. ” En esencia lo que existe es un tira y afloja interno entre las células T agresivas que quieren causar la enfermedad y células T más débiles que quieren detenerla”, explica Santamaria. Lee el resto de esta entrada »





Identifican variantes genéticas asociadas a la artritis reumatoide

8 11 2009

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) –

foto

Foto: Europa Press

Dos estudios independientes del Colegio Imperial de Londres en Reino Unido y el Hospital de Brigham y las Mujeres en Boston (Estados Unidos) respectivamente han identificado nuevas variantes genéticas asociadas a la artritis reumatoide. Los resultados, entre los que existen evidencias de la relación entre el trastorno autoinmune y el tabaquismo, se publican en la edición digital de la revista ‘Nature Genetics’.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune crónica caracterizada por la inflamación de la superficie de múltiples articulaciones. El trastorno es la forma inflamatoria más común de la artritis y se ve influida tanto por factores genéticos como ambientales.

En el estudio dirigido por Karin Lundberg desde Reino Unido, los científicos exploraron la susceptibilidad a la artritis reumatoide y la interacción de determinados factores genéticos, ambientales y autoinmunes. Estos factores incluían varios genes estudiados previamente, factores ambientales como el tabaquismo y un anticuerpo específico del sistema inmune.

Los investigadores descubrieron que la interacción entre los diferentes factores depende de una proteína específica que podría mediar la respuesta inmune que subyace a esta interacción entre genes y ambiente.

El segundo estudio, dirigido desde Estados Unidos por Soumya Raychaudhuri, informa sobre el descubrimiento de tres variantes genéticas asociadas con la artritis reumatoide.

Los investigadores comenzaron con un método de análisis de asociación amplia del genoma de bases de datos en el que utilizaron un método computacional llamado GRAIL que predice las relaciones funcionales entre genes y después replicaron sus descubrimientos en un grupo independiente de cerca de 8.000 casos de artritis reumatoide.

Fuente: EuropaPress. Identifican variantes genéticas asociadas a la artritis reumatoide





Resultados prometedores de un nuevo fármaco contra el lupus

2 11 2009
foto

GSK

Un tratamiento experimental contra el lupus ha mostrado resultados prometedores en un segundo ensayo clínico realizado por las farmacéuticas GlaxoSmithKline (GSK) y Human Genome Sciences, fabricantes de dicho fármaco que confían poder lanzar al mercado para mediados del próximo año.

En dicho estudio, los pacientes fueron tratados con 10 miligramos de belimumab, que se comercializará con el nombre de ‘Benlysta’, durante 53 semanas, tras las cuales se comprobó que el 43,2 por ciento de los pacientes presentó una mejora de sus síntomas sin que, por ello, empeorara alguno de los órganos afectados por la enfermedad. En los pacientes que recibieron placebo, se detectó mejoría en un 33,8 por ciento de los casos.

Para el profesor de la Universidad de Chicago y uno de los autores de la investigación, Tammy Utset, los resultados clínicos son “espectaculares” y animan a seguir estudiando la eficacia de dicho fármaco y mejorar su seguridad, ya que en 26,8 por ciento de los pacientes se detectaron efectos secundarios serios.

El lupus es una enfermedad autoinmune por la que el sistema inmunológico ataca al propio tejido del cuerpo y a los órganos, incluyendo riñones, corazón, pulmones, cerebro, sangre y piel. Entre las consecuencias de esta enfermedad, que afecta a más de 5 millones de personas en todo el mundo, el lupus puede causar artritis, fallo renal, dolor en el pecho y erupción de la piel.

Desde hace 50 años no se ha aprobado ningún tratamiento específico para esta enfermedad, según señaló la presidenta del Instituto de Investigación en Lupus, Margaret Dowd, quien destacó el giro que estos resultados pueden dar a la investigación en este campo.

De hecho, este segundo ensayo clínico que las compañías fabricantes de ‘Benlysta’ están llevando a cabo ha sido requerido por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, en sus siglas en inglés) para poder evaluar una posible aprobación.

GSK y Human Genome compartirán las ganancias que les reporte dicho fármaco que, según muchos analistas, pueden ascender a más de tres millones de dólares anuales (unos dos millones de euros).

Fuente: EuropaPress. Resultados prometedores de un nuevo fármaco contra el lupus





Nueva forma de curar hemorragias internas

27 10 2009
Científicos en Estados Unidos afirman que descubrieron un anticuerpo que puede minimizar las hemorragias internas causadas por lesiones graves como heridas de bala o accidentes de auto.

El equipo de la Fundación de Investigación Médica Oklahoma (OMRF) descubrió que una proteína, llamada histona, es la responsable de causar gran parte de este daño.

Y dicen que encontraron un tipo específico de anticuerpo que puede bloquear la capacidad de la histona de causar daños.
Radiografía de una herida de bala en la mano

Las histonas destruyen el recubrimiento de los vasos sanguíneos provocando hemorragias descontroladas.

Los investigadores, que publican su estudio en la revista Nature Medicine, creen que el avance podría conducir a nuevas formas de tratar heridas graves y enfermedades infecciosas severas.

Destrucción vascular

En la investigación con ratones, los científicos descubrieron que cuando los animales sufrían una infección sanguínea grave (sepsis), la sangre contenía altos niveles de histonas.

Los investigadores comprobaron posteriormente que este proceso ocurre tanto en primates como humanos, produciendo el mismo resultado.

La histona normalmente se ubica en el núcleo de la célula, alrededor de las cadenas del ADN.

La proteína se encarga de regular el ADN, provocando que éste se doble y forme su característica estructura de la doble hélice.

Estos hallazgos ofrecen algunas claves de porqué la gente que sufre una herida traumática a menudo experimenta una “cascada” catastrófica de eventos secundarios graves. Si podemos descubrir cómo controlar la lesión inicial quizás eso detendrá el efecto de dominó que a menudo sigue

Dr. Stephen Prescott

Cuando la célula se daña debido a una herida o enfermedad, la histona es liberada hacia el flujo sanguíneo donde comienza a destruir el recubrimiento de los vasos sanguíneos.

Este daño en los vasos sanguíneos provoca una hemorragia interna descontrolada y una acumulación de fluido en los tejidos, que puede ser mortal.

Con este descubrimiento los investigadores encontraron un anticuerpo capaz de contrarrestar este proceso.

“Cuando nos dimos cuenta de que las histonas eran tan tóxicas de inmediato nos pusimos a trabajar para buscar la forma de detener sus tendencias destructivas” afirma el doctor Charles Esmon, quien dirigió la investigación en el OMRF.

“Este descubrimiento podría abrir la puerta a nuevas formas de tratar a soldados heridos en ataques, víctimas de heridas de bala y personas que sufren lesiones traumáticas” agrega el científico.

El doctor Marc Monestier, de la Universidad Temple en Filadelfia y quien también colaboró en la investigación, ya había descubierto un tipo específico de anticuerpo, conocido como anticuerpo monoclonal, que podía bloquear a las histonas.

Se había observado que pacientes con enfermedades autoinmunes producían anticuerpos contra las proteínas en sus núcleos celulares, pero no se sabía cómo.

El anticuerpo monoclonal provenía de un ratón con una enfermedad autoinmune.

Con esta información, el equipo de la OMRF probó el anticuerpo en ratones con sepsis y descubrió que éste lograba detener los efectos tóxicos de las histonas logrando que los animales se recuperaran.

Ahora, dicen los científicos, probarán los resultados en primates y eventualmente en humanos.

Componente básico

Herido El avance podría ayudar a tratar a soldados y víctimas de heridas de bala.

Según el doctor Esmon, las histonas son similares en todos los mamíferos porque se trata de componentes básicos de la vida.

Así que un anticuerpo de un ratón debe funcionar de la misma forma en un humano.

“Creemos que se trata de una adaptación durante la evolución” afirma el científico.

“Hace millones de años, cuando la gente y los animales se enfermaban, no morían de ataques cardíacos o accidentes de tráfico, sino de enfermedades infecciosas”.

“Sus sistemas inmunes se lanzaban a trabajar al máximo y creemos que las histonas en el núcleo celular, que son parte de los bloques básicos de la vida, eran el último recurso”, expresa.

Los científicos ya comenzaron a probar los anticuerpos en ensayos clínicos preparatorios y dicen que los resultados parecen prometedores y sin efectos adversos.

Ahora el siguiente paso serán las pruebas en humanos.

El doctor Stephen Prescott, presidente de la OMRF afirma que “las implicaciones de este descubrimiento son asombrosas”.

“Estos hallazgos ofrecen algunas claves de porqué la gente que sufre una herida traumática a menudo experimenta una “cascada” catastrófica de eventos secundarios graves”.

“Si podemos descubrir cómo controlar la lesión inicial quizás eso detendrá el efecto de dominó que a menudo sigue”, expresa el científico.

Fuente: BBC. Nueva forma de curar hemorragias internas