Ni el mercado informal salva al empleo: México

5 07 2010

Si la economía mexicana no crece arriba de 4%, el panorama laboral empeorará: analistas; los empleos generados en el primer semestre, no son todos de buena calidad, dicen.

Por: Isabel Mayoral JiménezEn México no se están creando empleos de buena calidad (Foto: Jupiter Images)

CIUDAD DE MEXICO (CNNExpansión.com) — El mercado laboral en México no se está recuperando al ritmo que requiere la población. Si en el primer semestre de 2010 se crearon 513,000 empleos, no es ni la mitad del más del millón de trabajos que se perdieron durante la crisis de 2008 y 2009.

Incluso, la comparación entre el primero y segundo trimestre del presente año tampoco resulta muy prometedora. Si de enero a marzo la generación de nuevas fuente de trabajofue de 290,000 para alcanzar los 513,000 del primer semestre, la creación de empleos durante marzo-junio resultó mucho menor, por debajo de 250,000.

La tasa de desempleo ha disminuido marginalmente (de 5.42% en abril a 5.13% en mayo) y la cifra de 513,000 empleos no parece ser un dato muy optimista para la expectativa de crecimiento que se tiene pensado para México”, dice Jesús Cuauhtémoc Téllez, profesor e investigador del Departamento de Finanzas y Economía del Instituto Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México.

Las tasa de desempleo baja en gran parte porque el empleo informal aumenta a 12.5 millones de personas en esta condición al cierre del primer trimestre del año, el nivel más alto desde el cuarto trimestre de 2005

El presidente Felipe Calderón presumió la semana pasada que se ha superado la meta de generación de empleos de este año al generarse 513,000 nuevas plazas de enero a junio pasados.

El panorama podría complicarse si la expectativa de unadesaceleración de la economía de Estados Unidos, principal socio comercial de México, se cumple, porque una menor expansión económica en nuestro país mermaría la creación de empleos. Lee el resto de esta entrada »





Los directivos deciden si sus empresas salen de la crisis

13 07 2009
Los directivos deciden si sus empresas salen de la crisis

Crisis

Las decisiones de los próximos dos años determinarán el futuro de la década siguiente.

Los directivos no pueden quedarse estancados en las medidas contra la crisis, sino que deben ser conscientes de que sus decisiones actuales definirán el futuro de sus compañías. Un estudio de la firma consultora de negocios Deloitte asegura que las decisiones que tomen los directivos durante los siguientes dos años determinarán el desarrollo de las empresas durante la próxima década. Por Catalina Franco R.

En momentos de crisis la mayoría tiende a observar sólo lo que pasa alrededor, a una corta distancia, y a tomar decisiones rápidas basadas en el presente y en el corto plazo con el fin de no caer en la crisis financiera ni tener pérdidas, para así poder sobrevivir. 

Pero este tipo de reacción generalmente es contraproducente y hace que las organizaciones emprendan acciones que más tarde lamentarán, cuando en el momento de la recuperación general se percaten de las oportunidades que dejaron pasar y que otros sí tomaron, lo que las ha dejado en un plano inferior. 

Un reciente estudio de la firma consultora de negocios Deloitte asegura que este es un momento crucial para todas las compañías, ya que las decisiones que sus directivos tomen durante los próximos dos años determinarán su desempeño durante la siguiente década, y además dice que así en actualmente haya prioridades de corto plazo, es el momento preciso para pensar más allá de los desafiantes mercados actuales. 

El estudio fue realizado analizando las compañías que se verán en una posición ganadora al salir de la crisis, debido a su habilidad para capitalizarse en medio de la turbulencia que generaron los mercados después de su enorme caída. 

Cuando todo está oscuro es momento de brillar

La oscuridad asusta a muchos que actúan desesperados y muestran todas sus debilidades. Pero este mismo escenario se convierte para otros en la oportunidad perfecta para demostrar sus fortalezas y convertirse en líderes. 

El gerente ejecutivo y socio senior de Deloitte, John Connolly, lo expresa de esta forma: “¿Cuál es la causa de esta extensión del desempeño? Las condiciones difíciles exponen a aquellos con posiciones estratégicas y financieras fundamentalmente débiles. Pero esto se ve fortalecido por lo que las compañías deciden hacer durante una recesión: si ellas entran en una posición relativamente fuerte o débil; aquellas que actúan con decisión y audacia – y que son vistas por el mercado tomando esas acciones- superarán la recesión y el período que le sigue”. 

Esto no es otra cosa que lo que tantas veces se ha repetido: la crisis es un momento de oportunidades para aquellos que se detienen y actúan con calma, y que saben tomar decisiones sin dejar de lado sus estrategias de largo plazo y su búsqueda de crecimiento y progreso. 

De acuerdo con Richard Punt, socio de Deloitte, “Se trata del liderazgo y la habilidad de los líderes para concebir y llevar a cabo una visión –por más transformadora que pueda ser- y al mismo tiempo manejar las prioridades del aquí y el ahora”. 

Ganar más allá de sobrevivir

Y es que en el estudio se habla de la fuerte tendencia que tienen los directivos a seguir actuando para sobrevivir y enfocándose solo en la crisis, aun cuando ha pasado un tiempo considerable desde su estallido y cuando ya se observan muchos signos de recuperación. 

Algunas de las características de las empresas que logran salir triunfantes de las crisis y mantener un crecimiento sostenido en el largo plazo son la excelencia operativa, un enfoque inteligente en los costos y la toma de decisiones proactiva. 

En palabras de Pund “Los negocios ganadores serán reconocidos por su compromiso con una dirección estratégica convincente –apuntalada por un modelo de negocios resistente y ágil a la vez- y por su preparación para llevar a cabo acciones audaces, es decir, amplias, profundas y ejecutadas con gran urgencia. Un posicionamiento exitoso requiere la habilidad de identificar y asegurar un crecimiento sostenible en el mediano plazo para transformar el modelo de negocio para explotar nuevas condiciones de mercado y, finalmente, capturar oportunidades de crecimiento a través de fusiones y adquisiciones”. 

Es cuestión de tomar las riendas en un momento difícil sin olvidar que en el futuro viene una recuperación y prepararse para demostrar las fortalezas y diferenciarse de los demás. Como concluye Pund: “Aquellos que son seguros de sí mismos, determinados y preparados para ejecutar acciones profundas saldrán vencedores”.

Fuente: Tendencias 21, Link