Técnica pionera para enfermos graves de corazón y pulmón: Terapia de Oxigenación por Membrana Extracorpórea

30 01 2010

Se trata del ECMO, una Terapia de Oxigenación por Membrana Extracorpórea, usada en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Funciona con un a bomba centrífuga que aspira sangre para oxigenarla fuera del paciente y devolverla posteriormente a éste. El implante se realiza a través de la ingle. Su uso puede requerirse, sobre todo, ante trasplantes de corazón y pulmón. La última beneficiada, una mujer de 32 años, estuvo conectada a este dispositivo una semana.

La Terapia de Oxigenación por Membrana Extracorpórea (ECMO), aplicada por profesionales del Hospital Reina Sofía de Córdoba y que consiste en un dispositivo que sustituye temporalmente la función del corazón y de los pulmones, ha permitido salvar la vida de nueve pacientes desde mediados del pasado año.

Según ha informado el centro hospitalario en una nota, el dispositivo, que consta de un mecanismo artificial externo al paciente que funciona como soporte de la función respiratoria y circulatoria, consiste en una bomba centrífuga que aspira la sangre de las cavidades derechas del corazón. Lee el resto de esta entrada »





Logran reprogramar células madre con tejido de corazón humano

28 01 2010
foto

Foto: Bjoertvedt/Wikimedia Commons

GRANADA, 27 Ene. (EUROPA PRESS) – Científicos españoles han empleado por primera vez células adultas procedentes de corazón humano para lograr que células madre obtenidas de tejido adiposo se conviertan en cardiomiocitos, según informó la Universidad de Granada (UGR). En concreto, han logrado ‘reprogramar’ células madre adultas, lo que podría tener potenciales implicaciones terapéuticas para el tratamiento de cardiopatías.

El uso de células madre para el tratamiento de cardiomiopatías es una de las herramientas más empleadas en la actualidad, si bien trabajar con ellas sin previamente dirigirlas hacia el tejido cardiaco conlleva muchas dificultades para que sean eficaces en dicho tratamiento.

Por lo tanto, la inducción de la entrada en el proceso de diferenciación cardiomiocítica de estas células puede ser una de las mejores opciones para el tratamiento de este tipo de patologías.

Para llevar a cabo este trabajo, los investigadores aislaron las células madre humanas adultas a través de lipoaspirado. Después, fueron transitoriamente permeabilizadas y expuestas al extracto celular de aurícula humana, tras lo cual las células se recuperaron en cultivo. Lee el resto de esta entrada »





Las caderas no mienten y ¡qué bien hacen!

12 01 2010

Lucir unos kilos extra en las caderas, los muslos o el trasero es bueno para la salud, ya que protege contra enfermedades del metabolismo y dolencias del corazón, revelaron expertos británicos.

Shakira

Unas caderas anchas no sólo dicen la verdad; además protegen el corazón.

La grasa que se acumula en las caderas elimina los ácidos lípidos dañinos y contiene los agentes anti inflamatorios que evitan que las arterias se tapen, dicen los expertos.

Los traseros amplios también son beneficiosos; ciertamente son preferibles a las cinturas gruesas, que no protegen en absoluto, agrega el equipo de científicos de la Universidad de Oxford.

El equipo de Ciencia de BBC Mundo recuerda que un grupo de científicos de la Escuela de Medicina de Harvard y el Centro de Diabetes Joslin, en Estados Unidos, había incursionado ya en este tema en 2008, concluyendo que la grasa subcutánea puede reducir los niveles de insulina y mejorar la sensibilidad a esta hormona.

Pero los científicos de Oxford afirman ahora que la ciencia podría estudiar mecanismos para aumentar deliberadamente la grasa en la zona de las caderas, dijeron a la Revista Internacional sobre la Obesidad.

En el futuro, los médicos podrían preescribir distintos medicamentos para redistribuir la grasa por el cuerpo y concentrarla en las caderas, desde donde puede prevenir enfermedades como la diabetes.

Los investigadores señalaron que la inversa, tener muy poca grasa en esta zona, puede acarrear problemas metabólicos serios como el síndrome de Cushings. Lee el resto de esta entrada »





Se identifican variantes genéticas asociadas al funcionamiento cardiaco

10 01 2010

MADRID, 10 Ene. (EUROPA PRESS) – Tres estudios independientes de la compañía DeCODE Genetics en Islandia, el Colegio Imperial de Londres y el Centro Helmholtz de Munich en Alemania, respectivamente, han identificado factores genéticos que influyen en la tasa cardiaca y otras medidas del electrocardiograma. Los estudios, que se publican en la edición digital de la revista ‘Nature Genetics’, ofrecen nuevos datos sobre las variantes genéticas comunes que influyen en la actividad eléctrica del corazón.

foto

La conducción cardiaca es la tasa por la que el corazón conduce los impulsos eléctricos. El electrocardiograma (ECG) es una prueba clínica común que es utilizada para evaluar el funcionamiento del sistema de conducción cardiaco y medir la variabilidad de la tasa cardiaca.

La tasa cardiaca suele expresarse en latidos por minuto mientras que las otras medidas obtenidas del ECG definen los intervalos de tiempo de pasos específicos en el ciclo cardiaco.

En un corazón que late con normalidad, una señal eléctrica inicialmente se expande desde el atrio derecho al atrio izquierdo, lo que se representa por la onda P en el ECG. En consecuencia, la señal eléctrica conduce a la contracción ventricular, que corresponde con la duración de las ondas Q, R y S (complejo QRS). El intervalo PR es la duración de tiempo del inicio de la onda P al inicio de la duración de QRS. Lee el resto de esta entrada »





La meditación reduce males cardiacos

17 11 2009

Los enfermos del corazón que practican meditación trascendental pueden reducir en casi 50% su riesgo de infartos, derrames cerebrales y muerte.

Mujer meditandoLos participantes debían meditar 20 minutos dos veces cada día.

 

Ésa es la conclusión de un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos presentado durante la conferencia anual de la Asociación Estadounidense del Corazón que se realiza en Orlando, Florida.

En el estudio de nueve años -llevado a cabo en el Colegio Médico de Wisconsin y la Universidad Maharishi en Iowa- participaron 201 individuos afroamericanos de una edad promedio de 59 años que sufrían arteriosclerosis (estrechamiento de las arterias).

A la mitad de los participantes se les asignó la práctica de meditación trascendental, que consiste en reducir el estrés por medio de la relajación y la respiración.

El grupo debía meditar 20 minutos dos veces al día.

El resto de los individuos recibió clases para mejorar su salud y para cambiar los factores de riesgo tradicionales, como la modificación de la dieta y el ejercicio.

Todos los participantes siguieron tomando sus medicamentos y recibiendo atención médica estándar.

Menos hipertensión

Después de nueve años, los investigadores descubrieron que el grupo de meditación había logrado una reducción de 47% en el riesgo de infartos, derrames cerebrales y muerte, comparado con el resto de los participantes.

Además de esa reducción, los científicos también encontraron en el grupo de meditación una disminución importante (5 mmHG) en la presión arterial y una reducción del estrés psicológico de algunos participantes.

Según el doctor Robert Schneider, principal autor del estudio y director del Centro para Medicina Natural y Prevención de la Universidad Maharishi, “estudios en el pasado ya habían mostrado los beneficios de la meditación trascendental en la presión arterial y el estrés, independientemente del origen étnico de la persona”.

“Pero éste es el primer estudio controlado que muestra que la práctica a largo plazo de este programa de reducción de estrés reduce la incidencia de eventos clínicos cardiovasculares, como infartos, derrames cerebrales y mortalidad”.

Tal como expresa el científico, el efecto que mostró la meditación trascendental en este estudio fue como si se hubiera descubierto una nueva familia de fármacos para la prevención de enfermedades del corazón.

“En este caso -dice el investigador- los nuevos medicamentos de derivan de la propia farmacia interna del organismo estimulados por la práctica de la meditación trascendental”. Lee el resto de esta entrada »





Usan células madre para crear un ‘parche’ que podría reparar las lesiones cardíacas

11 10 2009
  • En pruebas en laboratorio realizadas con ratones ese parche se contrae y conduce las señales eléctricas como el tejido cardíaco normal.
  • Un grupo de científicos de Pittsburgh, Estados Unidos, crearon el parche con células del músculo cardíaco llamadas cardiomiocitos.

    Usan células madre para crear un 'parche' que podría reparar las lesiones cardíacas  (Imagen: ARCHIVO)

    Imagen de archivo de un centro de estudio de células madre. (Imagen: ARCHIVO)

Científicos de EE UU crearon “un parche” al imitar la forma en que las células madre embrionarias se convierten en tejido cardíaco en un importante paso hacia el desarrollo de “un parche” que repararía el corazón lesionado por una enfermedad. 

En una presentación ante la Sociedad de Ingeniería Biomédica en Pittsburgh (Pensilvania), los científicos de la Escuela Pratt de Ingeniería de la Universidad indicaron que en pruebas con ratones ese parche se contrae y se expande y conduce las señales eléctricas como el tejido cardíaco normal. 

En una serie de experimentos con células madre embrionarias de los roedores, los científicos crearon el parche con células del músculo cardíaco llamadas cardiomiocitos. Los investigadores cultivaron las células en un ambiente similar al de los tejidos naturales. Después las encapsularon en un compuesto de fibrina, la proteína de coagulación, el que proporcionó el apoyo mecánico a las células para formar una estructura tridimensional.

Los cardiomicitos se desarrollaban sólo en presencia de un tipo de células llamadas fibroblastos cardíacos
En ese proceso, descubrieron que los cardiomicitos se desarrollaban sólo en presencia de un tipo de células llamadas fibroblastos cardíacos que forman parte de alrededor del 60 por ciento de las células del corazón.

“Descubrimos que al agregar los fibroblastos cardíacos a los cardimiocitos se creaba un ambiente nutritivo que estimulaba el crecimiento de las células como si estuvieran en un corazón en desarrollo”, señaló Brian Liau, uno de los investigadores de la Escuela Pratt de Bioingeniería. 

“Al probar el parche, constatamos que las células se alinean en la misma dirección y pueden contraerse como células nativas. También podían transmitir señales eléctricas que hacen que los cardimiocitos funcionen de una forma coordinada”, añadió.

Superar nuevas barreras

Nenad Bursac, profesor de la Escuela Pratt, dijo en la presentación del estudio que estos experimentos representan un avance, pero advirtió de que se deben superar más barreras antes de que se llegue al implante de esos parches en seres humanos con enfermedades cardíacas. 

“Aunque pudimos cultivar células cardíacas con la capacidad de contraerse y conducir impulsos eléctricos, hay otros factores que se deben considerar”, añadió. Y uno de los mayores obstáculos sería la creación de vasos capilares capaces de alimentar ese parche. 

Además, indicó, se sabe que los cardiomiocitos humanos parecen crecer de manera más lenta que los de los ratones. “Si se toma en cuenta que el desarrollo del corazón humano tarda nueve meses, necesitamos encontrar la forma de apurar el crecimiento de las células y mantener las propiedades esenciales de las células nativas”, dijo. Por otra parte, si se pudieran usar las propias células del paciente se lograría eludir la reacción del sistema inmunológico, indicó.

Fuente: 20Minutos. Usan células madre para crear un ‘parche’ que podría reparar las lesiones cardíacas





Peligro de las dietas bajas en carbohidratos

25 08 2009

Las dietas bajas en carbohidratos pueden obstruir las arterias y aumentar el riesgo de infartos y derrame cerebral, revela un estudio.

Carne roja

Las dietas bajas en carbohidratos tienen efectos adversos en las arterias.

Los regímenes basados en el consumo de grandes cantidades de proteínas -carne, pescado y queso- y la restricción de hidratos de carbono -pan, pasta, cereales y azúcares- han sido muy populares en años recientes.

Si bien es cierto que estas dietas son efectivas para reducir rápidamente el peso corporal, se conoce mjuy poco sobre sus efectos a largo plazo en el corazón y las arterias.

El nuevo estudio llevado a cabo en ratones -publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) (Actas de la Academia Nacional de Ciencias)- encontró que esos hábitos alimenticios causan daños en las arterias.

La investigación, dicen los expertos, demuestra que la mejor opción para una vida sana es alimentarse con una dieta balanceada.

Dieta e infartos

Los científicos del Centro Médico Diaconisa Beth Israel, en Boston, Estados Unidos, decidieron investigar el impacto en el sistema cardiovascular de las dietas bajas en carbohidratos tras escuchar informes de personas que habían sufrido infartos mientras se sometían a esos regímenes.

Nuestra investigación sugiere que, al menos en animales, estas dietas pueden estar teniendo efectos cardiovasculares adversos que no quedan reflejados en los simples marcadores de la sangre

Dr. Anthony Rosenzweig

Los investigadores dividieron a ratones en tres grupos alimentando a cada uno con una dieta diferente: la dieta estándar de ratones, una dieta occidental que era alta en grasas y una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas.

La dieta baja en carbohidratos, dicen los autores, no afectó los niveles de colesterol pero mostró una diferencia significativa en el impacto en la ateroesclerosis -la acumulación de depósitos de grasa en las paredes de las arterias, un trastorno que puede provocar infartos y derrames cerebrales.

Después de 12 semanas, los ratones que consumieron la dieta baja en carbohidratos habían bajado de peso pero desarrollaron 15% más ateroesclerosis que los animales que se alimentaron con la dieta normal de ratones.

Entre los ratones de la dieta occidental se encontró 9% más ateroesclerosis.

“Es muy difícil saber en los estudios clínicos cómo las dietas afectan la salud vascular” afirma el doctor Anthony Rosenzweig, quien dirigió la investigación.

“Por lo tanto tendemos a confiar en las mediciones simples de marcadores como los del colesterol en la sangre, que hasta ahora han sido sorprendentemente positivos en los individuos en dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas, y que por lo normal pierden peso”.

“Pero nuestra investigación sugiere que, al menos en animales, estas dietas pueden estar teniendo efectos cardiovasculares adversos que no quedan reflejados en los simples marcadores de la sangre”, expresa el investigador.

Efectos adversos

Placas de grasa en arteria

Las dietas bajas en carbohidratos provocaron ateroesclerosis en los ratones.

Los científicos no saben a qué se debe este efecto, pero se cree que las dietas bajas en carbohidratos podrían afectar la forma como las células de la médula ósea son capaces de limpiar de forma efectiva los depósitos de grasa en las arterias.

“Poder entender los mecanismos responsables de estos efectos, así como los potenciales procesos reconstituyentes que puedan contrarrestar la enfermedad vascular, podrá eventualmente ayudar a los médicos a ofrecer el mejor tratamiento a sus pacientes” afirma el doctor Rosenzweig.

“Este asunto es particularmente importante dada la creciente epidemia de obesidad y sus consecuencias adversas”.

Según el doctor Rosenzweig los resultados del estudio le causaron tanta preocupación que incluso decidió él mismo suspender la dieta baja en carbohidratos a la que se estaba sometiendo.

“Todo parece indicar que una dieta moderada y balanceada, combinada con ejercicio regular, es probablemente lo mejor para la mayoría de la gente” afirma el investigador.

Los expertos afirman que todavía es muy pronto para aplicar estos resultados a los humanos, pero están de acuerdo en que el mejor consejo es seguir una dieta balanceada.

Fuente: BBC. Peligro de las dietas bajas en carbohidratos





Crean parche que repara corazones

25 08 2009

Científicos en Israel parecen haber creado una forma de reparar el daño que sufre en corazón tras un infarto.

Corazón

El parche es cultivado en el abdomen y después trasplantado al corazón.

Se trata de un “parche” desarrollado con músculo cardíaco, afirma la investigación publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) (Actas de la Academia Nacional de Ciencias).

Los investigadores de la Universidad Ben-Gurion del Negev en Beer-Sheva, Israel, señalan que la técnica -que repara las cicatrices que deja el infarto- logró fortalecer los corazones de ratas que habían sufrido ataques cardíacos.

El parche fue cultivado primero en tejido abdominal y posteriormente trasplantado a las áreas dañadas del órgano.

Con este experimento se demuestra por primera vez que este tipo de parches pueden en realidad mejorar la salud de un corazón después de que ha resultado lesionado, afirman los expertos.

Los científicos encontraron un aumento en el tamaño del músculo en las zonas dañadas y una mejora en la conducción de los impulsos eléctricos que se necesitan para que el corazón lleve a cabo un bombeo adecuado.

Fallo cardíaco

Aunque este estudio fue llevado a cabo en animales podría ayudar a los científicos a entender mejor la forma de reparar los corazones humanos en el futuro

Ellen Mason

Los infartos al miocardio ocurren cuando el abastecimiento de sangre al corazón queda interrumpida causando la muerte celular.

Si esta restricción de sangre -y la subsecuente escasez de oxígeno- no se restaura a tiempo puede ocurrir daño o muerte del tejido muscular cardíaco, que a menudo es irreversible.

Si la persona logra sobrevivir, el tejido muscular dañado provocará otro trastorno grave: insuficiencia cardíaca, en la que el corazón es incapaz de bombear el volumen adecuado de sangre para satisfacer la demanda del organismo.

Los científicos esperan que la nueva técnica conduzca eventualmente al desarrollo de nuevos tratamientos para aliviar este trastorno en los humanos.

Los investigadores afirman que es un procedimiento “simple y seguro” pero agregan que “debido a que la mayoría de los pacientes que sufren infartos son de edad avanzada y una cirugía múltiple puede significar un riesgo grande, la técnica actualmente no es una opción”.

Con andamios

Infarto

Los infartos causan daños irreversibles en el corazón.

Para crear el parche cardíaco, los científicos tomaron células cardíacas de ratas recién nacidas y las cultivaron con una mezcla de factores de crecimiento.

Las células fueron colocadas en estructuras especiales similares a “andamios” para que una vez que se desarrollaran fueran trasplantadas fácilmente.

Después de 48 horas, el nuevo tejido fue injertado en el peritoneo -la membrana que recubre el abdomen- donde permaneció durante 7 días y desarrolló una red de vasos sanguíneos.

Posteriormente los científicos retiraron el parche del abdomen y lo trasplantaron a los corazones de ratas que habían sufrido un infarto al miocardio una semana antes.

Tal como informan los científicos, 28 días después del trasplante los parches cardíacos mostraron indicios de haberse integrado al músculo cardíaco de los huéspedes, tanto a su estructura como a sus impulsos eléctricos.

“En la última década se han llevado a cabo muchas investigaciones sobre la inyección de células, incluidas células madre, en el corazón para tratar de reparar las áreas dañadas por un infarto” dijo a la BBC Ellen Mason, de la Fundación Británica del Corazón.

“Aunque este estudio fue llevado a cabo en animales podría ayudar a los científicos a entender mejor la forma de reparar los corazones humanos en el futuro” señala la experta.

Fuente: BBC. Crean parche que repara corazones





Imanes para reparar corazones

19 08 2009

Los infartos y otras lesiones vasculares podrían en el futuro ser tratados utilizando inyecciones regulares de células madre “magnéticas”.

Corazón

Las células son dirigidas a las arterias dañadas con un imán.

La terapia, probada por científicos británicos, consiste en inyectar las células curativas en la corriente sanguínea y controlar sus movimientos con pequeñas partículas de hierro e imanes, haciéndolas llegar al sitio preciso donde ocurrió el daño en el tejido.

Tal como afirma el estudio publicado en la revista del Colegio Estadounidense de Cardiología, Cardiovascular Interventions(Intervenciones Cardiovasculares), la técnica, llamada “focalización magéntica”, logró mejorar cinco veces la ubicación de las células en el sitio donde se habían dañado las arterias.

El objetivo de esta nueva terapia es poder hacer llegar el mayor número posible de células madre reparadoras a la zona dañada del corazón.

Tratamiento focalizado

Uno de los mayores desafíos de las ciencias biomédicas hasta ahora ha sido asegurar el efectivo suministro y retención de las terapias celulares utilizadas para curar áreas específicas dentro del organismo.

Los investigadores de la Universidad de Londres utilizaron células progenitoras endoteliales, un tipo de células madre que se sabe son muy importantes en los procesos de curación de lesiones cardiovasculares.

Es factible que los infartos y otras lesiones vasculares puedan eventualmente ser tratadas utilizando inyeccines regulares de células madre magnéticas

Doctor Mark Lythgoe,

Antes de inyectarlas en las ratas, las cubrieron con una sustancia creada con partículas microscópicas de hierro y posteriormente lograron dirigir sus movimientos utilizando un imán ubicado fuera del cuerpo del animal hasta hacerlas llegar al área del tejido lesionado.

Tal como informan los investigadores, la técnica utiliza una sustancia aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) que ya se utiliza para controlar el movimiento de células en humanos durante los escáneres de imágenes de resonancia magnética (MRI).

“Es factible que los infartos y otras lesiones vasculares puedan eventualmente ser tratadas utilizando inyecciones regulares de células madre magnéticas” afirma el doctor Mark Lythgoe, del Centro de Imágenes Biomédicas Avanzadas de la Universidad de Londres y principal autor del estudio.

“La tecnología podría ser adaptada para localizar células en otros órganos, lo cual sería una herramienta muy útil en la inyección sistemática de todo tipo de terapias celulares.

“Y el método no sólo estaría limitado a las células -agrega el científico- ya que focalizando anticuerpos o virus marcados se podría atacar con más precisión a los tumores cancerosos”.

Material aprobado

Células madre

El material que se requiere ya fue aprobado en Estados Unidos.

Por su parte el profesor Peter Weissberg de la Fundación Británica del Corazón -que ayudó a financiar la investigación- señala que “esta importante investigación demuestra que los nanoimanes podrían ser utilizados para lograr que las terapias con células madre lleguen a áreas específicas del organismo.

“Particularmente en zonas dentro de los vasos sanguíneos donde la sangre fluye con rapidez y con alta presión.

“Esperamos que esta estrategia pueda ser utilizada para lograr ubicar estas células reparadoras en los sitios de tejido lesionado y mejorar las posibilidades de su reparación”, afirma el científico.

Aunque la sustancia de partículas magnéticas que utiliza esta técnica se ha usado durante más de una década para leer con más precisión los escáneres de MRI, ésta es la primera vez que se le usa junto con imanes externos para controlar el movimiento de las células en las arterias.

Y como este material ya ha sido aprobado por la FDA, los investigadores esperan que la tecnología pueda ser utilizada en pruebas clínicas humanas en unos tres a cinco años.

Fuente: BBC. Imanes para reparar corazones





Nueva manera de reparar daño cardíaco

24 07 2009
Corazón

Durante mucho tiempo se creyó que el corazón no podía regenerarse.

Un grupo de científicos en Estados Unidos descubrió un nuevo método para regenerar el tejido del corazón.

Investigadores del Hospital Infantil de Boston hallaron un mecanismo para recrear el tejido cardíaco después de un ataque al corazón, en pacientes con fallo cardíaco o en niños con defectos congénitos en el corazón.

En esos tres casos –infartos, insuficiencia cardíaca o deformaciones hereditarias- los tejidos musculares que forman el corazón no pueden regenerarse por sí solos.

Pero según los resultados de este estudio, publicado en la revista estadounidense Cell, las células se pueden estimular para que se copien a sí mismas.

El ingrediente clave es una proteína llamada neuregulina1 (NRG1) que juega un papel en el desarrollo inicial del corazón y el sistema nervioso. La proteína puede originar el crecimiento de células cardíacas y una restauración de las funciones del corazón.

Puerta abierta

Los resultados fueron obtenidos mediante inyecciones sistemáticas de la neuregulina1 en ratones de laboratorio a los cuales los científicos habían provocado ataques al corazón.

Cerdos

El próximo paso es probar la sustancia en cerdos.

Al inyectar la proteína en los ratones vivos todos los días durante 12 semanas, la regeneración cardíaca aumentó y el funcionamiento del corazón mejoró en comparación con los animales de control no tratados.

Durante mucho tiempo se creyó que el corazón no podía repararse a sí mismo. Después del nacimiento, los cardiomiocitos (células musculares del corazón) suelen dejar de seguir el ciclo celular, lo que significa que dejan de dividirse y proliferar.

Sin embargo, estudios recientes demostraron que algunas células podían reproducirse en los adultos. Este nuevo estudio confirma esto y, además, muestra que la NRG1 puede acelerar significativamente ese proceso.

Posibles pruebas en humanos

La idea del equipo de investigadores es que los pacientes reciban infusiones diarias de NRG1 durante un período determinado.

De todas maneras,el Dr. Bernhard Kühn -uno de los autores del estudio- dijo que aún faltan más ensayos para que se pueda probar en humanos de manera segura.

“Si se puede probar que este mecanismo funcionaría en humanos, habrá posibilidades reales nuevas y más eficientes de tratar a los pacientes con cardiopatías”.

Profesor Jeremy Pearson, British Heart Foundation

Los científicos afirman que con este trabajo pueden ofrecer una alternativa a la terapia con células madre, que está muy poco probada aún y supone el riesgo de daños colaterales.

Según explicó Kühn a la revista Cell, “aunque se han llevado a cabo muchos esfuerzos centrados en estrategias basadas en las células madres, nuestro trabajo sugiere que las células madre no son necesarias y que la estimulación diferenciada de los cardiomiocitos para que proliferen podría ser una alternativa viable”.

El próximo paso será probar esta terapia en cerdos, que tienen más en común con los humanos que los ratones.

El profesor Jeremy Pearson, director médico de la British Heart Foundation(Fundación Británica del Corazón), dijo: “Este fascinante estudio prueba, extraordinariamente, que una parte importante de las células del corazón de ratones adultos puede copiarse así misma y ayudar a reparar corazones dañados”.

“Si se puede probar que este mecanismo funcionaría en humanos, habrá posibilidades reales nuevas y más eficientes de tratar a los pacientes con cardiopatías”, dijo.

Fuente: BBC Ciencia, Nueva manera de reparar daño cardíaco