Se identifica el mecanismo de infección del virus de la viruela

30 12 2009

MADRID, 30 Dic. (EUROPA PRESS) – Un grupo de especialistas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha logrado caracterizar la proteína con la que el virus de la viruela logra inhibir la primera línea de defensa del organismo del ser humano, un descubrimiento que abre la puerta al desarrollo de nuevos tratamientos ante una hipotética epidemia provocada por el primer virus de la historia erradicado mediante una campaña masiva de vacunación.foto

En pleno debate sobre la conveniencia de destruir las últimas muestras del virus conservadas en Estados Unidos y Rusia, decisión que ha pospuesto la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta 2011, los expertos advierten sobre las graves consecuencias que tendría una reaparición del virus (o la de alguna de sus variantes, como el de la viruela del simio, que podría ocupar el nicho dejado por el virus humano), dado que la vacunación habitual se suspendió una vez erradicada la viruela y la población no está inmunizada.

En trabajos previos realizados con poxvirus similares al virus de la viruela se había identificado esta capacidad vírica para anular la acción del interferón (primera línea de defensa), informó el CSIC en un comunicado. Ahora, por primera vez, las pruebas se realizaron con muestras del virus de la viruela alojadas en el laboratorio de máxima seguridad del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos en Atlanta. Lee el resto de esta entrada »





El virus del sarampión cambia de ruta para infectar al organismo

14 12 2009

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) –  Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han descifrado cómo mutaciones en una de las proteínas del virus del sarampión, la hemaglutinina, pueden cambiar el receptor al que éste se une para penetrar en la célula y causar, así, cambios tanto en la virulencia de la infección como en el tipo de tejidos que pueden ser afectados. El trabajo, que aparece en la revista Nature Structural & Molecular Biology, aporta información valiosa para analizar el modo de actuación de las vacunas actuales e intentar crear nuevas herramientas antivirales.foto

El estudio, dirigido por los investigadores del Centro Nacional de Biotecnología (CSIC), en Madrid, César Santiago y José María Casasnovas, se conoce tras la publicación del último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la patología. El estudio señala que, entre 2000 y 2008, la mortalidad de esta patología se redujo un 78%, pero recuerda que, en 2008, se registraron 164.000 muertes (cerca de 450 casos al día), mayoritariamente en países en vías de desarrollo.

La hemaglutinina, presente también en virus similares al sarampión, se encarga de la unión del virus a una serie de receptores que se encuentran en la superficie de la célula, hecho con el que da comienzo la infección. Los investigadores del CSIC, en colaboración con científicos del Hospital Ramón y Cajal, en Madrid, y de la Universidad de Tuebinge (Alemania) han logrado fotografiar la estructura de esa unión. Así, han podido observar cómo el virus del sarampión reconoce a los receptores de las células humanas y cómo se produce el cambio que le permite variar el receptor al que unirse, además del tipo de célula al que infecta.

El trabajo muestra, en concreto, que la hemaglutininia del sarampión tiene una peculiar hendidura a través de la que se une a los receptores celulares. De hecho, la zona más profunda participa en la unión a dos de los receptores implicados en la infección: CD46 y SLAM. Estos, a su vez, contienen una región similar que encaja en la hendidura observada, como si se tratase de dos piezas del mismo puzle.

Al inicio de la infección, el virus penetra en las células a través de SLAM. Es por ello  que los anticuerpos del ser humano parecen prevenir en primer lugar la unión a este receptor. Sin embargo, la hemaglutinina puede mutar y unirse al receptor CD46. Como este receptor se encuentra en todas las células nucleadas, el virus puede extenderse por prácticamente todos los tejidos del organismo, causando una mayor serie de síntomas.

“Esto indicaría que, paradójicamente, la propia presión que nuestro sistema inmune ejerce sobre el virus al inicio de la infección puede provocar la aparición de virus mutantes que conecten con CD46”, apunta Casasnovas.

MEJORA DE LAS VACUNAS

Según el investigador del CSIC, “el haber podido identificar las zonas implicadas en la unión al receptor CD46 es importante a la hora de diseñar nuevas vacunas para evitar la enfermedad en niños. De hecho, la efectividad de las vacunas parece estar ligada a su capacidad de generar respuestas inmunológicas contra zonas de los virus que se unen a receptores celulares”. En su opinión, conocer las zonas concretas de la hemaglutinina implicadas en esta unión será fundamental, no sólo para analizar el modo de actuación de las vacunas actuales, sino también para intentar crear nuevas herramientas que impidan que el virus entre dentro de las células.

El año pasado, según la OMS, el 83% de los niños en edad de vacunación recibieron una vacuna preventiva contra el virus del sarampión.

Fuente: EuropaPress. El virus del sarampión cambia de ruta para infectar al organismo





Investigadores desarrollan un método para identificar a las víctimas de los mosquitos

19 09 2009
  • Servirá para predecir cómo se contagian algunas enfermedades como la malaria, la fiebre amarilla, el dengue y para controlarlas mejor.
  • Puede servir para dilucidar “si tener animales de compañía sirve para que los mosquitos piquen menos a las personas y más al perro”.

    Investigadores desarrollan un método para identificar a las víctimas de los mosquitos  (Imagen: ARCHIVO)

    Mosquito Tigre. (Imagen: ARCHIVO)

Investigadores de la Estación Biológica de Doñana del Consejo Superior de investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con el Servicio de Control de Mosquitos de la Diputación de Huelva, han utilizado una técnica de identificación de especies a partir del ADN de la sangre contenida en el tubo digestivo de determinados artrópodos, con el objetivo de entender en qué momentos los mosquitos están picando más al ganado y a humanos y por qué, según aparece publicado en la revista PLoS ONE.

Los responsables de este estudio explicaron que el conocimiento de las interacciones entre los transmisores de virus y sus hospedadores o víctimas resulta crucial para predecir los modelos de transmisión de enfermedades infecciosas como la malaria, la fiebre amarilla, el dengue, el Mal de Chagas o el virus West Nile, y para el desarrollo de eficientes políticas de control.

El experto añadió que otro posible caso de aplicación podría ser la fiebre amarilla, que sólo se da en África, Sudamérica y Centroamérica

Así, para identificar a los vertebrados hospedadores, los investigadores utilizaron un gen mitocondrial, el gen citocromo oxidasa (COI), como marcador para la obtención de una especie de código de barras del ADN, que debe ser exclusivo para cada especie animal y que permite su identificación. De esta forma, diseñaron unos ‘primers’ o cebadores -cadenas simples de ADN que permiten copiar el trozo de ADN- para hacer copias del ADN.

Según explicaron, el objetivo era amplificar el gen de cualquier vertebrado que pueda encontrarse en un artrópodo para generar las copias del código de barras genético. El método usado es la reacción en cadena de la polimerasa (PCR por sus siglas en inglés), con el que se logran realizar millones de copias de un fragmento de ADN, para después poder secuenciarlo.

Uno de los autores de este trabajo, el investigador del CSIC Jordi Figuerola, explicó que “las nuevas técnicas moleculares servirían para determinar, por ejemplo, si tener animales de compañía sirve para que los mosquitos piquen menosa las personas y más alperro, al gato o al canario, o bien cómo afectan los cambios en la abundancia de hospedadores alternativos al riesgo de contacto de las poblaciones humanas con el virus West Nile en Estados Unidos o en Europa, o el dengue en Sudamérica, Asia o África”.

Además, añadió que otro posible caso de aplicación podría ser la fiebre amarilla, que sólo se da en África, Sudamérica y Centroamérica, que se transmite por mosquitos y afecta a primates y a humanos. “Se cree que el virus se mantiene en los monos y en ciertos momentos se dan brotes epidémicos. Con este método podremos entender si estos brotes son debidos a cambios en los patrones de alimentación de los mosquitos, o qué especies de mosquitos actuarán con más facilidad como puente entre monos y humanos”, afirmó.

Fuente: 20minutos. Investigadores desarrollan un método para identificar a las víctimas de los mosquitos