Mapa del calentamiento global, aumento de 4°C

26 10 2009

El gobierno británico presentó un mapa en el que sintetiza lo que ocurriría en el mundo ante un aumento de cuatro grados centígrados en la temperatura global.

Mapa de cambio climático elaborado por la Oficina Meteorológica Británica

Según la imagen, la Amazonia será la región que más se calentará en América Latina.

El mapa, que fue dado a conocer en el Museo de Ciencia de Londres, muestra una selección de los diferentes impactos de este aumento en diversas áreas de la actividad humana.

Entre estos figuran temperaturas extremas, sequías, escasez de agua, menor productividad agrícola, el riesgo de incendios forestales y el aumento del nivel del mar.

clicLea: ¿Qué pasa si la temperatura sube 4ºC más?

El mapa se basa en el trabajo de investigadores del Centro Hadley, dependiente de la Oficina Meteorológica Británica, y otros científicos.

Panorama catastrófico

Según el Departamento de Energía y Cambio Climático británico, se espera que las cosechas de los principales cultivos disminuyan en los centros de producción más importantes.

Chimeneas en AlemaniaSi no se recortan las emisiones, la temperatura puede subir 4ºC.

Además, la mitad de los glaciares del Himalaya se reducirán de manera significativa hacia 2050. Como consecuencia de esto, el 23% de la población china sufrirá la falta de agua que se produce gracias al derretimiento de estos hielos, vital durante la estación seca.

Esas serían algunas de las consecuencias que se prevén en caso de que la temperatura global aumente 4 grados respecto a los niveles previos a la era industrial.

“Para enfrentar el problema del cambio climático, todos nosotros -cancilleres, ministros de medio ambiente, departamentos de defensa y funcionarios de todas las áreas del gobierno y la sociedad- debemos trabajar juntos para que la temperatura global no aumente más de dos grados”, señaló el ministro de Asuntos Exteriores británico, David Miliband, durante la presentación del mapa.

Fuente: BBC. El calentamiento global tiene su mapa





¿Qué pasa si la temperatura sube 4ºC más?

2 10 2009
Chimeneas en Alemania

Si no se recortan las emisiones, la temperatura puede subir más y antes de lo esperado.

Dramáticas proyecciones sobre el calentamiento global presentadas por un panel de científicos durante una conferencia en la Universidad de Oxford, Inglaterra, despiertan temores por las severas consecuencias que esto podría tener para América Latina y en particular para el Amazonas.

Los resultados obtenidos por la Oficina Meteorológica Británica gracias a nuevos modelos para generar predicciones parecen apuntar a un devastadora elevación de 4ºC en las temperaturas globales, que tendría lugar mucho antes de lo esperado. Tanto antes, que incluso muchas personas serían testigos de esos cambios a lo largo de su vida.

El Doctor Richar Betts, del Centro Hadley, le dijo a BBC Mundo que la evidencia muestra que en un escenario con emisiones de carbono altas “la temperatura aumentará probablemente 4ºC para mediados de 2070. Pero un posible -y más grave- escenario es que este incremento tenga lugar en 2060”.

Desde finales de la década de los ’90, las emisiones de gases con efecto invernadero han crecido de forma muy similar a los escenarios más extremos proyectados por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático.

El modelo del Centro Hadley es el primero que combina un escenario de emisiones altas con lo que se conoce como el ciclo del carbono, que es la forma en que el dióxido de carbono es absorbido o no por los bosques y los océanos.

Según Betts, el modelo del Centro Hadley muestra grandes variaciones en el aumento de la temperatura y en el patrón de precipitaciones en algunas partes del mundo. Un aumento global de 4ºC podría significar temperaturas más altas en algunas zonas en tierra, ya que los suelos se calientan más rápido que los océanos.

La más caliente, la Amazonia

El modelo indica que la Amazonia será la región que más se calentará en América Latina. Es posible que allí la temperatura suba entre 8ºC y 10ºC, lo cual daría como resultado la destrucción de la selva tropical.

Amazonia

Según el modelo del Centro Hadley, la Amazonia es uno de los lugares que se calentará más.

Otros científicos en la conferencia de Oxford creen que un aumento global de la temperatura no se traduciría en temperaturas tan altas en el Amazonas, pero de todos modos significaría un incremento de al menos 5ºC.

El Doctor José Marengo, un científico peruano que trabaja en el Instituto Nacional de Investigación Espacial en Brasil, le dijo a la BBC “que esta clase de aumento es aún peor de que cualquiera de los escenarios extremos del IPCC”.

En su informe de 2007, el IPCC dijo que el rango más alto sería de 4ºC para fines de siglo si los gases con efecto invernadero continúan aumentando, aunque no descartó incrementos más marcados.

El IPCC recomienda que el aumento de las temperaturas no debe superar los 2ºC si se quiere evitar un cambio climático potencialmente catastrófico.

De acuerdo a una proyección del Centro Hadley utilizada por Marengo, si las emisiones siguen siendo altas, el noreste de Brasil sufriría un aumento de 3,3ºC. El experto señala que un aumento de 4ºC sería aún más grave para “la región más vulnerable al cambio climático en Brasil, y una de las más vulnerables en América del Sur”.

De presentarse un escenario con 3,3ºC más:

  • Para 2100 las precipitaciones se reducirían en un 40-60%
  • La duración de las períodos secos aumentaría de 12 a 30 días, aumentando el riesgo de sequías en el futuro
  • Las zonas de tierra no aptas para la producción de alimentos básicos como el arroz, el maíz y las cosechas de agroindustriales como la soja aumentarían considerablemente

Una de las principales preocupaciones de Marengo es la amenaza que representa para el suministro energético en un país en el que la mayor parte de la energía es hidroeléctrica. Él usa el ejemplo de la cuenca hidrográfica de Sao Francisco, que -según las proyecciones- experimentará una reducción del 25% en su flujo para 2100.

Esta caída tendrá un impacto serio en la generación de energía hidroeléctrica en la región.

Marengo dice además que la densidad de población es mucho más alta en el noreste de Brasil que en el resto del Amazonas, por eso miles de pequeños agricultores que dependen de sus cosechas para vivir se verán forzados a emigrar en busca de trabajo.

“Se puede evitar”

Algunos científicos cuestionan cuán confiables son las proyecciones del modelo del Centro Hadley que indican una severa reducción en las precipitaciones en el Amazonas. Sin embargo, Marengo dice que con otros modelos, “hay un 50% más de chance de que se produzca un aumento global de 3,3ºC en la temperatura si para 2100 las emisiones se mantienen altas”.

Mapa. Cortesía: Oficina Meteorológica Británica

El Centro Hadley elaboró una serie de mapas (Google) donde se pueden ver las zonas en riesgo.

En cuanto a lo que le espera a América Central parece haber más consenso. “Habrá una caída de al menos un 20% en las precipitaciones si la temperatura sube 4ºC”, dice Betts. Dice además que algunas partes de América del Sur, como por ejemplo Argentina, pueden ver un incremento de las lluvias.

Los científicos en la conferencia de Oxford también mostraron proyecciones sobre el aumento del nivel de los mares con un incremento de 4ºC, que tendría consecuencias muy serias para las zonas bajas de América Latina y el Caribe.

El profesor Stefan Rahmstorf, del Instituto Potsdam, en Alemania, dice que un calentamiento de esta magnitud podría elevar el nivel del mar entre 1 metro y 1,3 metros para 2100, comparado con los niveles de 1990.

Los lugares que corren más riego son las Guyanas, Belice, Jamaica y Guayaquil. La península de Yucatán en México también es vulnerable. E incluso, si se toman en cuenta las proyecciones del IPCC, que son mucho más conservadoras, estos lugares también se muestran vulnerables.

Los científicos dicen que es posible prepararse para el aumento del nivel mar ya que se producirá lentamente. Pero es la combinación de las marejadas, el aumento de la intensidad de los huracanes debido al incremento en la temperatura de los océanos y el aumento del nivel del mar lo que puede traer problemas más inmediatos.

Muchos en la conferencia pusieron el énfasis en que el futuro no tiene por qué ser nefasto. “Si recortamos pronto y en gran medida las emisiones de gases con efecto invernadero”, le dijo Betts a la BBC, “estamos a tiempo de evitar las peores consecuencias”.

Fuente: BBC. ¿Qué pasa si la temperatura sube 4ºC más?





Médicos advierten de una catástrofe en salud

16 09 2009

Si no se logran reducciones radicales en las emisiones de dióxido de carbono en la próxima cumbre sobre cambio climático en Copenhague, el mundo enfrentará una catástrofe de salud.

Esa es la conclusión de un informe de 18 de las principales organizaciones médicas profesionales del mundo publicado simultáneamente en la revista médica The Lancet y la Revista Médica Británica (BMJ).

La conferencia de Naciones Unidas sobre cambio climático, que se llevará a cabo en diciembre, intenta acordar un nuevo tratado de clima global que reemplazará al actual tratado de Kioto.

“Un resultado exitoso en Copenhague es vital para nuestro futuro como especie, y para nuestra civilización” afirman los autores.

Para lograrlo, dicen, se requerirá el reconocimiento de los países ricos de sus obligaciones hacia los pobres, y el reconocimiento de los países pobres de que el cambio climático es problema global que requiere una solución global en la que todos debemos participar.

Desacuerdos

Hasta ahora, las conversaciones preparatorias a la cumbre de Copenhague se han visto plagadas de desacuerdos sobre cuánto se debe reducir las emisiones de gases contaminantes de efecto invernadero y cómo se debe financiar la protección al cambio climático de los países más pobres.

Lo que estamos haciendo es pedir a los médicos del mundo que participen en el desafío y que usen su influencia en la sociedad para combatir este problema, que es el desafío global más grande que ahora enfrentamos

Prof. Ian Gilmore

Es por eso que los autores instan ahora al mundo a “tomar las riendas” para avanzar en el tema del calentamiento global.

“La evidencia científica de que las temperaturas globales están en aumento y de que la humanidad es responsable de ello ha sido ampliamente aceptada desde 2007”, dice el profesor Michael Marmot, del Instituto Internacional para la Sociedad y la Salud y uno de los autores del informe.

“Y también hay un consenso igualmente aceptado de que necesitamos actuar hoy para prevenir un cambio climático irreversible”.

“Por eso las posibilidades de éxito son buenas -agrega- pero la política es muy difícil”.

Según los autores, que en su mayoría son dirigentes de colegios y academias de medicina y otras disciplinas científicas de todo el mundo, “existe un peligro real de que los políticos se muestren indecisos, especialmente en tiempos económicos tan turbulentos como los que vivimos ahora”.

“Si su respuesta es débil, los resultados para la salud global podrían ser catastróficos”, expresan.

Los más afectados serán los países en desarrollo donde las temperaturas más altas exacerbarán las sequías y la escasez de alimentos y ayudarán a la transmisión de enfermedades propagadas en el agua.

Pocas huellas de carbono

Pero no sólo los pobres se beneficiarían con un acuerdo en Copenhague, afirman los médicos.

Sequía

Los países pobres serán los más afectados por sequías y enfermedades.

Los países ricos -que deberán asumir la mayor carga en la reducción de emisiones- podrían beneficiarse con un aire más limpio y una dieta baja en huellas de carbono; es decir, la gente podría comer menos carne y ejercitarse más -sin usar sus autos- lo cual conduciría a menos cáncer, menos obesidad y diabetes.

Tal como dijo a la BBC el profesor Ian Gilmore, presidente del Colegio Real de Médicos del Reino Unido, y también autor del informe, “creo que los médicos estamos bien colocados para dirigir este debate, porque gozamos de la confianza de nuestros pacientes y de la población general”.

“Ahora tenemos una oportunidad. Tenemos también la experiencia científica que quizás nos ayuda a interpretar la evidencia”.

“Así que lo que estamos haciendo es pedir a los médicos del mundo que participen en el desafío y que usen su influencia en la sociedad para combatir este problema, que es el desafío global más grande que ahora enfrentamos”, expresa el científico.

Y agrega que “estamos pidiendo a nuestros colegas médicos que exijan a sus políticos que escuchen los hechos concretos que ya se han identificado en relación al cambio climático y que actúen ahora para implementar estrategias que beneficiarán la salud de las comunidades en todo el mundo”

Fuente: BBC. Médicos advierten de una catástrofe en salud





“El calentamiento empezó hace 7.000 años”

19 08 2009
Plantación de lechugas

Ruddiman afirma que ahora se utiliza un 90% menos de tierra por persona para la producción de alimentos.

La comunidad científica y el público en general coinciden en que la revolución industrial, iniciada a mediados del siglo XVIII, es el factor desencadenante del cambio climático.

Sin embargo, un equipo de investigadores en Estados Unidos, sostiene que el calentamiento global derivado de la acción del hombre comenzó muchísimo antes.

Según William Ruddiman, profesor de Ciencias Ambientales de la Universidad de Virginia y director del equipo, los métodos agrícolas empleados hace 7.000 años, que consistían fundamentalmente en la quema de bosques para cultivar, hubiesen provocado un aumento suficiente de los niveles de dióxido de carbono como para modificar el clima.

El estudio afirma que los campesinos en la antigüedad despejaban una proporción cinco veces mayor de bosque para la producción agrícola comparado con la superficie de terreno que se usa hoy día.

“En la actualidad”, le dijo Ruddiman a BBC Mundo, “la población de seis mil millones utiliza 90% menos de tierra por persona para producir alimentos”.

Los campesinos quemaban los bosques en una zona determinada y plantaban las semillas entre los tocones. Cuando esa parte de la tierra despejada comenzaba a dar menos frutos, comenzaban a cultivar en otra parte del bosque, que despejaban con fuego.

Estos incendios, que se producían con frecuencia y que abarcaban grandes extensiones, son los que generaron las emisiones de dióxido de carbono que, según Ruddiman, alteraron el clima.

“Utilizaban más tierra”, agrega, “porque no tenían la necesidad de maximizar la producción por hectárea y porque había suficiente bosque para seguir quemando”.

El científico, especializado en el análisis de los sedimentos oceánicos y las capas de hielo, se basó para sus estudios en los hallazgos de antropólogos, arqueólogos y paleontólogos.

Críticas y sospechas

William Ruddiman

“Mi teoría no afecta la manera en la que entendemos el calentamiento global sino que añade información”.

Hay quienes critican esta teoría porque consideran que en la antigüedad la población era demasiado pequeña como para alterar el clima. Pero el experto señala que estas observaciones parten de un precepto equivocado: que los métodos de producción eran los mismos.

“Los modelos para predecir el clima no están tomando en cuenta la diferencia en el uso de la tierra”, explica Ruddiman. “Hay un cúmulo de evidencia que respalda la teoría de que la gente usaba más tierra para producir una menor cantidad de alimentos. Por otra parte, no tomar en cuenta estos cambios es como decir que la gente no aprendió nada por miles de años en cuanto a mejorar el rendimiento”.

Otros sospechan que adelantar el momento en que se disparó el calentamiento global y desvincularlo de la revolución industrial es una forma de quitarle la responsabilidad a los países industrializados, que han generado una cantidad exorbitante de gases con efecto invernadero provocando un cambio en las temperaturas globales.

“Intentar politizar esta teoría, resulta un poco tirado de los pelos”, le dijo el científico a BBC Mundo. “Por un lado, la quema de bosques para la agricultura era una práctica generalizada en casi todo el mundo. Sobre todo en Europa, en los países que ahora están industrializados. También tuvo lugar en Asia e incluso en Estados Unidos”.

“Mi teoría no afecta la manera en la que miramos el calentamiento global hoy sino que añade información. Lo que dice también es que en ese entonces la distribución de las emisiones era más equitativa de lo que es a partir de la industrialización”.

Asimismo, “aunque el impacto neto de los dos procesos es similar, hay una gran diferencia porque los gases con efecto invernadero derivado de las técnicas agrícolas se generaron durante miles de años. Esto le permitió a la atmósfera adaptarse a los cambios”, señala.

“En cambio, como los gases generados a raíz de la revolución industrial se produjeron en un lapso mucho más breve, su efecto es mucho más contundente”.

Fuente: BBC. “El calentamiento empezó hace 7.000 años”





Calentamiento global, antes de lo esperado

3 08 2009

Durante los próximos cinco años la temperatura promedio del planeta aumentará mucho más rápido de lo previsto, concluyó un estudio llevado a cabo por dos científicos estadounidenses, que atribuyen este aumento a la intensificación de la actividad solar.

Tierra

El estudio incluye entre sus variables la incidencia del fenómeno de 'El Niño', la actividad volcánica y el ciclo del sol.

Ésta es la primera investigación que evalúa a medio plazo el impacto en la temperatura global de cuatro factores: los gases con efecto invernadero, las fases del ciclo solar (cuya duración se extiende por 11 años), la actividad volcánica y el fenómeno conocido con el nombre de ‘El Niño’, que se produce aproximadamente cada cuatro años, cuando se calientan las aguas superficiales del Pacífico Central.

Según le dijo a BBC Mundo Judith Lean, del Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos y co-autora del estudio junto a David Rind, del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, si ‘El Niño’ no gana fuerza ni se produce una erupción volcánica, “se acelerará el aumento de la temperatura a partir de ahora hasta 2014, aproximadamente, y desde esa fecha hasta 2020 tendrá lugar un período de temperaturas más bajas”.

clicVea: El regreso de “El Niño”

El estudio se dio a conocer poco después de que los climatólogos anunciaran que ‘El Niño’ había comenzado a tomar forma. Ello produjo cierta alarma por las devastadoras consecuencias que el fenómeno trajo en 1998, cuando provocó una serie de desastres naturales que causaron miles de muertes y cuantiosos daños materiales.

Si tenemos un ‘El Niño’ importante, en aproximadamente medio año se superarán las temperaturas récord alcanzadas en 1998

Judith Lean, autora del estudio

Entonces, ¿qué podría pasar si este año ‘El Niño’ cobrara la misma fuerza que en 1998?

“Si tenemos un ‘El Niño’ importante, en aproximadamente medio año se superarán las temperaturas récord alcanzadas en 1998”, el año más caluroso del milenio, señala Lean.

“Sobre todo”, agrega, “porque el contexto, diez años más tarde, es mucho más cálido debido a los gases con efecto invernadero. Aunque las temperaturas máximas, tomando en cuenta la actividad solar, dijo Lean, “podrían alcanzarse en 2015”.

Menos argumentos para los escépticos

Sol

La actividad solar alcanzará su punto máximo en aproximadamente cinco años.

Otra de las conclusiones de la investigación hecha por tierra los argumentos de los escépticos, que niegan el cambio climático basándose en que en los últimos siete años las temperaturas no han registrado aumentos significativos.

“El hecho de que durante los últimos años la temperatura no haya mostrado un gran aumento no significa que el clima ha dejado de responder al incremento de los gases con efecto invernadero”, le aseguró Lean a BBC Mundo. “El calentamiento ha tenido lugar, pero no se ha evidenciado por las variaciones naturales del clima”.

Muchos se confunden y creen que si la temperatura no está aumentando, la tierra entonces no se está calentando por los gases contaminantes

Judith Lean

Entre estas variaciones naturales la científica menciona el bajo grado de actividad solar, la ausencia de ‘El Niño’ y la erupción de un volcán, que, cuando ocurre, provoca una disminución global de las temperaturas de 0,3º centígrados.

“La gente e incluso los científicos tienden a pensar que si los gases con efecto invernadero provocan calentamiento global, deberíamos registrar como consecuencia un aumento constante de la temperatura. Se olvidan de las variaciones naturales. Muchos se confunden y creen que si la temperatura no está aumentando, la tierra entonces no se está calentando por los gases contaminantes”, explica Lean.

Complementarios, no contradictorios

Si como explica el estudio la temperatura aumentará más rápido de lo previsto en los próximos cinco años, ¿cometió un error en sus cálculos el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés)?

“En absoluto”, aclara Lean. “El IPCC hizo una evaluación a largo plazo, concentrándose en lo que pasará al final del siglo. Nosotros en cambio pusimos el foco en una escala de tiempo más pequeña para ver lo que pasará en unos cinco o diez años”.

La información no es contradictoria sino complementaria. Eventualmente, la temperatura aumentará en cien años, “pero en el medio, no va a continuar aumentando a un ritmo promedio”, concluye Lean.

El estudio aparecerá en la publicación especializada Geophysical Resarch Letters.

Fuente: BBC.Calentamiento global, antes de lo esperado





¿Es una amenaza el deshielo en Groenlandia?

28 07 2009

Pocos lugares del mundo parecen sufrir los efectos del calentamiento global como el fiordo helado de Ilulissat.

Quizás por esta razón los políticos y famosos que llevan la bandera de defensores del medio ambiente suelen tomarse fotografías junto las vastas masas de hielo que se desprenden del glaciar, ubicado en el frente del fiordo.

“El glaciar se está derritiendo”, dicen. “Si no hacemos algo ya para recortar dramáticamente nuestras emisiones, la capa de hielo de Groenlandia y nuestro planeta corren peligro”.

¿Están en lo cierto? ¿Los estudios sobre la capa de hielo de Groenlandia están indicando que la catástrofe es inminente?

La pregunta no tiene una respuesta inequívoca.

Avances y retrocesos

Vista del fiordo desde el aire

En el pasado, Groenlandia estaba cubierta de vegetación.

Es verdad que el glaciar Ilulissat, se ha retraído marcadamente en los últimos años -más de 15 kilómetros en la última década- pero existe también un cúmulo de evidencia que apunta a que un cambio como éste no es nuevo.

De hecho, en los últimos 10.000 años (un largo período de calentamiento desde el final de la última Edad de Hielo), los glaciares de la costa oeste de Groenlandia han atravesado varios períodos de avances y retrocesos.

Hace 4.000 años la Tierra era significativamente más cálida que ahora y en consecuencia el glaciar había retrocedido. La información disponible indica que, posiblemente, estaba 20 kilómetros más atrás con respecto a su posición actual.

En otras palabras, el glaciar Ilulissat puede llegar a un punto en su retroceso donde las dinámicas de la capa de hielo hacen muy difícil que se produzca un retroceso mayor. Y si se produce, ocurre muy lentamente.

Por esta razón, es recomendable detenerse un minuto a reflexionar sobre las complejidades del hielo cuando los ambientalistas afirman que la capa de hielo de Groenlandia -que contiene aproximadamente el 10% de las aguas dulces del mundo- se está “descongelando” y que esto puede provocar un aumento del mar catastrófico dentro de 100 años.

¿Cambios mayores?

Ilulissat

Ilulissat es un destino popular entre los políticos y famosos que apoyan las causas de los ambientalistas.

El aumento de la velocidad a la que se mueve el glaciar Ilulissat significa que esta extraordinaria masa de hielo está, en efecto, deshaciéndose en el mar.

Según los científicos, el glaciar está perdiendo cerca de 35 kilómetros cúbicos de hielo por año. Pero también hay una tendencia que compensa esta pérdida.

El aumento de las precipitaciones sobre la capa de hielo (más nieve) significa que al menos se recupera una parte de la masa que pierde el glaciar.

Es posible que el hielo que está en el centro de la capa de hielo de Groenlandia se esté engrosando, mientras que sus márgenes están retrocediendo.

Incluso los expertos no saben exactamente cómo explicar el dramático incremento en la velocidad a la que se mueve y se derrite el hielo dentro del fiordo de Illulisat.

El experto en glaciares danés Andreas Ahlstroem cree que el calentamiento significativo de los mares es un factor crucial.

Pero el movimiento del glaciar hacia la plataforma de hielo se está acelerando, lo cual puede ser indicativo de que el agua del derretimiento que está por debajo de la plataforma está produciendo un impacto considerable.

¿Puede el retroceso de los glaciares de Groenlandia ser el precursor de un cambio mucho mayor: la desaparición de toda la plataforma de hielo?

Pasado verde

Incluso tomando en cuenta las proyecciones más sombrías para el próximo siglo sobre el aumento de la temperatura, esto es muy improbable.

Fiordo de Ilullisat

Las opiniones sobre cuánto aumentará el nivel del mar varían.

El hielo en el centro de Groenlandia tiene aproximadamente un grosor de tres kilómetros y las partes más profundas tienen miles de años.

Es más, este centro de hielo nos brinda información muy valiosa sobre las condiciones durante el último período interglacial, que culminó hace más de 100.000 años.

Groenlandia no estuvo siempre bajo el hielo. Hace dos millones y medio de años estaba cubierta de bosques y montes, pero incluso en el peor de los casos (como resultado del cambio climático producto del hombre) es muy poco probable que el gran masa de hielo del hemisferio norte se transforme en una pila de nieve semiderretida en el futuro cercano.

Fuente: BBC. ¿Es una amenaza el deshielo en Groenlandia?





¿Por qué la información no nos hace actuar?

27 07 2009

El lunes que viene empiezo la dieta. A partir de enero voy a ir al gimnasio. De hoy en adelante voy a reciclar todo lo que pueda y una vez por semana iré al trabajo en bicicleta. Redacción: Laura Plitt

Oreja

El miedo y la ansiedad que provoca conectarse con el tema hace que nos resulte más sencillo mirar para otro lado, dice Randall.

¿En qué se parecen estas afirmaciones?

Las dos primeras tiene como fin mantenernos en forma y cuidar de nuestra salud; el objetivo de la tercera es cuidar al planeta. Pero lo que las tres tienen en común es que, en la mayoría de los casos, no pasan de ser puras promesas.

Según la psicoterapeuta británica Rosemary Randall, son varios factores los que nos hacen hacer oídos sordos a la plétora de información que recibimos a diario sobre el cambio climático.

Rosemary Randall

Mucha gente ansía un estilo de vida donde abundan los bienes materiales y la forma en que se presenta la información los hace pensar que si modifican sus conductas, van a vivir una vida muy aburrida.

Rosemary Randall

“Muchas veces la gente cree que la información no es para ellos, que son temas para los ambientalistas, o que deben resolver los gobiernos o que son cosas que pasarán en el futuro o muy lejos, y entonces, no tienen impacto sobre sus vidas”, dice la experta.

“Por otra lado”, agrega, “mucha gente tiene aspiraciones. Ansía un estilo de vida donde abundan los bienes materiales, los autos lindos, las vacaciones, y la forma en que se presenta la información los hace pensar que si modifican sus conductas, van a vivir una vida muy aburrida”.

También, y esto es crucial, “hay que reconocer que el tema da miedo. Si uno se pone a pensar que muchas personas perderán la vida, que algunos sitios se tornarán inhabitables, que se producirán migraciones masivas y guerras por los recursos naturales como consecuencia del cambio climático, de lo único que dan ganas es de esconderse debajo de la almohada y pensar en otra cosa”, explica la psicoterapeuta.

Escuchar, conversar, luego actuar

Según observó Randall, la ansiedad y el sentimiento de pérdida asociados a los cambios generados por el calentamiento global son tan potentes que incluso aquellos que tienen plena conciencia de los riesgos que se desprenden de la inercia, hacen muy poco o nada para romperla.

Grupo de conversación

Los participantes examinan el tema desde un punto de vista emocional.

Por esta razón, Randall diseñó una serie de seis conversaciones, que llevan el nombre de “Conversaciones de carbono”, en las que se discute el tema desde un punto de vista emocional, con énfasis en los valores, estilos de vida y en la identidad de las personas, y que producen como resultado cambios concretos en la conducta.

“Hablar siempre ayuda. Tratamos de formar grupos de discusión donde exploramos las razones que les impiden implementar cambios y les ofrecemos apoyo para que puedan tomar decisiones creativas y mantener su palabra. Conversar sirve para encontrar soluciones y eliminar las resistencias”, dice Randall.

El efecto que tienen las conversaciones, explica la psicoterapeuta, es que la gente “deja de sentirse culpable (la culpa no impulsa a la acción) y al sentirse parte de algo, del futuro, empiezan a pensar en cómo pueden contribuir”.

La idea es no sólo recibir a quienes quieren participar en estas conversaciones sino involucrar a la mayor gente posible, por eso parte de las actividades del centro que coordina Randall es llevar estas charlas a organizaciones comunitarias, escuelas y sindicatos.

Y para registrar el progreso, el centro está llevando a cabo un seguimiento de las personas que han asistido a los cursos -con las que también continúan en contacto a través de mensajes y correos- para evaluar los logros. Y si han fallado, discutir sobre las razones, sin culpa ni acusaciones.

Sin embargo, para los más escépticos o para aquellos que sencillamente no creen que la palabra tenga tanto poder como para empujar a la acción, esta propuesta pueda pecar de ingenua.

Quizás en este punto valga la pena reflexionar si acaso las terapias para dejar de fumar o bajar de peso, si no vienen acompañadas de otras medidas más drásticas, por ejemplo, tienen resultados. Los invitamos a compartir su punto de vista en nuestro foro.

clicOpine: ¿desinterés en el cambio climático?

Fuente: BBC. ¿Por qué la información no nos hace actuar?





Trigo y maíz: S.O.S.

24 07 2009

El calentamiento global pone en riesgo la seguridad alimentaria de millones de personas. Algunos de los efectos más temidos son los que incidirán en la producción de trigo y maíz, cultivos esenciales para gran parte de la población mundial.

Africano sostiene maíz modificado genéticamente.

Agricultor de Tanzania sostiene maíz modificado genéticamente.

El maíz es el cereal más importante que se cultiva en el África subsahariana y Latinoamérica y el principal cultivo para alimentar a los animales en Asia, según el Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y Trigo (CIMMYT).

El trigo, por su parte, es el cereal más cultivado del mundo y ocupa el segundo lugar entre los principales cultivos en los países en desarrollo.

Su distribución geográfica mundial es muy amplia. Desde las húmedas tierras bajas del norte de México hasta las áridas planicies de Kazajistán, el trigo se siembra en más de 200 millones de hectáreas del mundo en desarrollo.

Sin embargo, más de nueve millones de hectáreas cultivadas de trigo ya sufren pérdidas por el calentamiento global y la cifra tiende a aumentar a medida que el calor supera los umbrales que las regiones tropicales y subtropicales pueden soportar.

El cambio climático sube la temperatura planetaria y altera las condiciones meteorológicas de manera tal que se intensifican situaciones extremas como las inundaciones y las sequías y aumenta la escasez de agua para la agricultura de riego.

Cultivos en peligro

Rodomiro Ortiz, experto en cambio climático del Centro Internacional de Mejoramiento del Maíz y Trigo (CIMMYT), explicó a BBC Mundo que los principales problemas que enfrentan los pequeños agricultores son el aumento de las temperaturas, las sequías y las inundaciones.

Hombre sostiene trigo

El trigo no resiste temperaturas altas.

Estos tres elementos constituyen una peligrosa combinación para la agricultura y afectan no sólo los rendimientos sino también la calidad de los cultivos. Los más afectados son los millones de pequeños agricultores que no cuentan con la tecnología ni los recursos para hacer frente al cambio climático.

Además, al incrementarse la temperatura no sólo bajan los rendimientos sino que hay plagas y enfermedades que afectan los cultivos y se transforman en un gran peligro si no se controlan a tiempo.

A esto se le suman la falta de acceso a semillas y otros insumos, los mercados subdesarrollados y la baja inversión de los gobiernos, según Ortiz.

Los expertos vaticinan que el termostato mundial subirá hacia finales de este siglo entre 1.8°C y 4°C. La mayoría de los países con latitudes tropicales verán afectados los rendimientos de sus cultivos, pues cada cultivo tiene una temperatura óptima.

Esto, según Ortiz, significaría pérdidas del 10% en los rendimientos de maíz y trigo en casi todos los países de América Latina. Vale destacar que el trigo es muy sensible a las altas temperaturas, que impiden la formación del grano.

La solución: agricultura de conservación

La buena noticia es que se puede aumentar significativamente la productividad mediante la aplicación de prácticas agronómicas mejoradas en los sistemas de producción agrícola.

Rodomiro Ortiz destaca que “hay que popularizar más la agricultura de conservación para que los pequeños agricultores puedan adaptarse al cambio climático”.

Reutilización de residuos

Productor mexicano muestra cómo los residuos de trigo se dejan en el suelo para que conserve su equilibrio natural.

Este tipo de agricultura usa tácticas como la labranza reducida o cero labranza -que reduce el uso de maquinaria agrícola, la erosión del suelo y el uso de combustibles- la rotación de cultivos y el manejo de los residuos que resultan de la cosecha, reincorporándolos al terreno. Esto también tiende a reducir el uso del agua y recursos.

“Esto es muy popular en el Cono Sur. Brasil y Argentina tienen la mayor extensión de hectáreas de agricultura de conservación. En otras zonas del continente, como Centroamérica y la zona andina, esto tiene que intensificarse, especialmente para el cultivo de maíz”.

El experto destacó también que los gobiernos deben aplicar, cuanto antes, políticas para amortiguar el impacto negativo en los agricultores. Esto se lograría, por ejemplo, “realizando investigaciones en áreas marginales para ver qué estímulos necesitan los agricultores para mejorar la producción”.

La importancia de la genética

A medida que el planeta se calienta, los científicos intentan encontrar la fórmula para desarrollar cultivos que resistan altas temperaturas.

El experto del CIMMYT menciona como otra importante salida el desarrollo de nuevos cultivares (variedades de cultivo) que resistan el cambio climático y puedan dar buenos rendimientos utilizando menos recursos, como agua y fertilizantes.

Campo de trigo

El trigo se siembra en más de 200 millones de hectáreas. (Fotos: cortesía CIMMYT.)

Estos cultivares se desarrollan con mejoramiento genético -convencional o transgénico- para que toleren el calor, “ya que las temperaturas seguirán subiendo. Se siembran muchos materiales en distintas zonas para ver cuáles resisten mejor”.

Las manipulaciones genéticas incluyen el desarrollo de semillas transgénicas. Muchos alertan de que éstas generan dependencia de los agricultores hacia las grandes compañías que las fabrican.

Sin embargo, Rodomiro Ortiz dijo a BBC Mundo que aunque los cultivos transgénicos han estado hasta ahora en manos del sector privado el sector público podría desarrollarlos también y permitir que permanezcan en un sistema de bienes públicos. “Eso se puede lograr a través de la legislación, con políticas de bioseguridad y propiedad intelectual de esas semillas”.

“Al fin y al cabo, son los agricultores los que deciden qué semillas usar. Las semillas transgénicas las puede producir cualquiera que sepa realizar el trabajo, no sólo las compañías transnacionales”.

Participa en el cuestionario de la BBC…

Fuente: BBC Mundo. Trigo y maíz: S.O.S.






Árboles sintéticos para absorber CO2

8 07 2009

Encontrar formas de limpiar el dióxido de carbono de la atmósfera ha sido durante mucho tiempo uno de los principales objetivos de investigadores alrededor del mundo.

Captura de CO2 (Imagen: Global Research Technologies)

El “árbol” artificial es una torre con filtros que limpian el CO2 en el aire.

Ahora, científicos en Estados Unidos dicen haber encontrado una solución: árboles sintéticos capaces de capturar mucho más CO2 que los árboles naturales.

Estos nuevos árboles artificiales, afirman los investigadores, podrían ayudar a mitigar la quema excesiva de combustibles fósiles y una de sus principales consecuencias: el calentamiento global.

El creador de estas máquinas pioneras, que esencialmente son torres de alta tecnología con materiales especiales absorbentes, es el doctor Klaus Lackner, geofísico del Centro de Ingeniería de la Tierra de la Universidad de Columbia en Nueva York, quien en las últimas dos décadas ha estado investigando la captura de CO2.

“El “árbol” tiene ramas similares a las de un pino y sus agujas están hechas de un material plástico que puede absorber dióxido de carbono a medida que fluye el aire” explicó a la BBC el doctor Lackner.

“De la misma forma como lo hace un árbol natural, a medida que fluye el aire por las ramas estos árboles absorben el CO2 y lo mantienen adentro.

“Pero la absorción de estas máquinas es casi 1.000 veces más rápida que la de los árboles naturales” afirma el científico.

CO2 enterrado

Los árboles y otras plantas naturales, que son los principales encargados de limpiar el CO2 de la atmósfera terrestre, absorben CO2 y lo almacenan en sus tejidos.

Estos árboles pueden ayudar porque hasta ahora no tenemos muchas opciones para reducir el CO2 en la atmósfera, y por eso son importantes. Pero solamente son parte de una solución más amplia

Dr. Klaus Lackner

El árbol sintético atraparía el CO2 en un filtro donde sería comprimido como dióxido de carbono líquido.

Posteriormente se podría enterrarlo y almacenarlo de forma permanente en la profundidad de la Tierra.

El enterramiento de CO2, sin embargo, es un método que ha sido criticado por grupos ecologistas.

Pero el doctor Lackner cree que el uso de estos árboles artificiales podrían dar al mundo tiempo para diseñar otra alternativa, como fuentes de energía que sean “carbono neutrales”.

A diferencia de un árbol real, el sintético no necesita de luz solar o agua para funcionar. Aunque el prototipo creado por el investigador es pequeño, se espera que en el futuro sea más grande y pueda ser colocado en cualquier parte.

“Lo que veo a corto plazo es un aparato del tamaño de un camión en el que se puedan colocar las “ramas” juntas en una caja similar al filtro de una caldera. Cada máquina tendría 30 filtros que en total medirían unos 2,5 metros de altura y un metro de ancho.

“Esta torre de filtros actuaría como el centro de captación en el viento y habría otra torre que serviría para mantener el CO2” explica el científico.

Cada árbol sintético, dice Klaus Lackner, podría absorber una tonelada de dióxido de carbono al día, eliminando una cantidad de gas equivalente al que producen 20 autos.

Producción viable

Dr. Klaus Lackner

El doctor Lackner es uno de los principales expertos en captura de CO2.

Así que en teoría se necesitarían millones de estas unidades que absorbieran suficiente CO2 para poder tener un impacto en el planeta.

Además, la tecnología no es barata. Se cree que cada máquina costaría unos US$30.000.

“Creo que es viable poder producir estas unidades” dice el científico.

“El mundo produce unos 70 millones de autos cada año, así que la producción de unidades a este nivel ciertamente es factible y también habría lugar en el mundo donde podríamos colocar las máquinas” agrega.

Según el científico, si se instalaran en el mundo 10 millones de estos árboles se podría retirar de la atmósfera 3,6 gigatoneladas de CO2 al año.

Actualmente el mundo produce 30 gigatoneladas de CO2 al año.

El doctor Lackner está consciente de que ésta no es la solución al problema del calentamiento global, pero sí podría ser una solución a un aspecto del problema.

“Estos árboles pueden ayudar porque hasta ahora no tenemos muchas opciones para reducir el CO2 en la atmósfera, y por eso son importantes.

“Pero solamente son parte de una solución más amplia” dice el investigador.

“Y ésta consiste en diseñar una estrategia para poder establecer una economía mundial que sea de carbono neutral, lo cual es una tarea enorme. Así que mientras tanto los árboles sintéticos pueden ayudar”, agrega.

Fuente: BBC Ciencia, Link





G-8 y emisiones: metas a la vista

6 07 2009
Imagen de contaminación en China

Países como China parecen estar variando su posición ante el cambio climático.

Los líderes del G-8 están listos para emitir su declaración más fuerte hasta la fecha sobre el calentamiento global.

Con toda probabilidad, los jefes de Estado de los países más ricos del planeta acordarán que el mundo debe reducir sus emisiones de gas invernadero en 50% hacia 2050, y que las naciones ricas deben hacerlo en 80%.

Se prevé que el grupo también diga que cualquier aumento de la temperatura inducido por humanos debería mantenerse en 2 grados centígrados, un umbral considerado peligroso.

Estados Unidos ya ha expresado sus objeciones a una cláusula así.

Activistas medioambientales acusan al G-8 de tener voluntad de acabar con el cambio climático, pero no la voluntad de poner los medios.

Funcionarios estadounidenses dijeron en privado a la BBC que no pueden reducir emisiones tan rápido como lo requiere la ciencia, porque el tema, políticamente, es todavía demasiado polémico en el congreso de EE.UU.

Potencial tecnológico

El jueves, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, preside una reunión de los miembros del G-8 con los líderes de las economías emergentes, incluyendo India y China, en un proceso conocido como el Foro de las Grandes Economías (MEF , por sus siglas en inglés).

Es el G-8 el que tenía que hacer las decisiones clave aquí sobre reducción de emisiones y sobre ayudar a los países más pobres a adaptarse al cambio climático y obtener suministros de energía limpia.

RK Pachauri, presidente del IPCC

De esa reunión saldrá una declaración por separado. Las opiniones entre las economías emergentes varía ampliamente. India se opone a compromisos sobre reducción de emisiones. El país tiene millones viviendo en pobreza y considera que el problema debería ser resuelto por las naciones ricas. India está receloso de firmar un acuerdo sobre el umbral de los 2C de calentamiento, porque pone implícitamente un tope al crecimiento de India.

China está comprometida a conseguir una economía de bajas emisiones de dióxido de carbono, pero de manera lenta de forma que cause el mínimo trastorno económico y social.

“Tenemos que persuadir a China de que está en su interés moverse rápidamente a una economía de bajas emisiones de dióxido de carbono, eso será clave”, dijo una fuente diplomática occidental.

El presidente del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el profesor RK Pachauri, dijo a la BBC:

“No creo que debamos guardar grandes esperanzas para el MEF. Es el G-8 el que tenía que hacer las decisiones clave aquí sobre reducción de emisiones y sobre ayudar a los países más pobres a adaptarse al cambio climático y obtener suministros de energía limpia”.

Escepticismo

El ex primer ministro británico Tony Blair ha estado trabajando en una iniciativa privada con una ONG de orientación empresarial llamada “The Climate Group”.

EN LA AGENDA

Sede de la reunión del G-8

  • La cumbre del G-8 se realiza del 8 al 10 de julio en L”Aquila, en el centro de Italia.
  • Se prevé que los líderes definan una estrategia común en torno a la crisis financiera global, el cambio climático e Irán.

El organismo produjo en nuevo informe en el que enarbola la causa de las tecnologías verdes, argumentando que ofrecen la oportunidad de una “creación sustancial de empleos y de crecimiento”.

El informe señala que las tecnologías que se necesitan para alcanzar las metas de reducción de emisiones contaminantes establecidas para 2020 ya están “probadas, disponibles, y se conocen las políticas requeridas para implementarlas”.

Blair dijo a la BBC que la reducción significativa de emisiones podría ser lograda frenando la deforestación y la degradación de los bosques, algo que podría hacerse si las naciones ricas pagan a los países pobres para proteger sus bosques.

Los activistas aplaudirán la intervención de Blair, pero muchos se muestran escépticos sobre los resultados reales.

Durante su gobierno, el Ministerio de Hacienda adoptó una política energética liberal, la cual dejó al Reino Unido con uno de los más bajos porcentajes de energía renovable en Europa, pese a tener una de las más grandes potencialidades.

Al preguntarle a Blair si, en retrospectiva, hubiera promovido una política distinta, el ex premier declinó hacer algún comentario.

Fuente: BBC Mundo, Link