Anorexia y bulimia se extienden entre niñas de 12 y 13 años

26 12 2009

MADRID, 23 Dic. (EUROPA PRESS) –  La licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en Psicología Clínica Nuria Molinero ha alertado del aumento de casos de anorexia y bulimia en España, especialmente en niñas de 12 y 13 años, así como en mujeres de entre 30 y 40 años de edad.

Foto de la Noticia

Según indicó Molinero en declaraciones a Europa Press, el número de chicas afectadas por la anorexia y la bulimia no ha descendido, sino que la sociedad se ha acostumbrado a observar el problema, y esto sucede porque se vive en un momento de “presión” por parte de los medios y de la publicidad.

“Hace diez años se hablaba mucho en España porque aparecieron los primeros casos, pero hoy en día la incidencia ha aumentado mucho, y en las consultas en Medicina Familiar o Salud Mental los trastornos de alimentación son algo común, mientras que antes no, y a la gente le costaba pedir ayuda porque se hablaba poco de ello”, indicó.

En este sentido, señaló que es importante detectar si una niña no está comiendo bien en el colegio. “Si un día se ve a una niña vomitar es necesario darle importancia a esto, porque no es ninguna tontería”, subrayó. En este punto, sugirió que el papel de las familias es esencial, y apuntó que se pueden apreciar otros síntomas propios de estos trastornos como cambios de comportamiento o en el humor, hacer referencia continuamente a su físico, realizar mucho ejercicio, rechazar alimentos o quejarse de dolores de estómago.

‘DELGADAS’

Molinero se dedica al tratamiento y estudio de los trastornos de la conducta de alimentación desde hace 15 años y acaba de presentar el libro ‘Delgadas’, que intenta explicar de una forma “clara y sencilla” lo que es la anorexia y la bulimia, y contar cómo se siente la gente que lo padece. Lee el resto de esta entrada »





Riesgos de la depresión en la adolescencia

1 09 2009

Los adolescentes que sufren depresión leve tienen un alto riesgo de desarrollar problemas mentales más tarde en su vida, revela un estudio.

Adolescente

La depresión leve en la adolescencia puede conducir a depresión severa en la adultez.

Los científicos de la Universidad de Columbia y el Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York, en Estados Unidos, siguieron un registro de 750 personas, estudiándolas cuando tenían entre 14 y 16 años y posteriormente siendo adultos, de entre 20 y 30 años.

Descubrieron que la ansiedad, la depresión severa y los trastornos alimenticios eran mucho más comunes entre los adultos que habían tenido una depresión leve durante la adolescencia.

El estudio, publicado en British Journal of Psychiatry (Revista Británica de Psiquiatría), afirma que se necesita llevar a cabo más investigaciones para conocer las razones de este vínculo.

Los investigadores descubrieron que 8% de los participantes habían sufrido depresión leve siendo adolescentes.

Debemos asegurar que maestros, trabajadores sociales y todos los encargados del bienestar de la infancia tengan la capacidad y el conocimiento adecuados para identificar cuando un niño muestra signos de depresión

Lucy Russell

Para cuando este grupo llegó a los 20 y 30 años, el riesgo de padecer una depresión severa fue cuatro veces más alto que los que no habían mostrado signos de depresión en la primera entrevista.

También encontraron que el riesgo de agorafobia (miedo a espacios abiertos), ansiedad y trastorno obsesivo compulsivo era 2,5 veces mayor, y el riesgo de anorexia y bulimia 3 veces más grande.

Ayuda temprana

Los investigadores definen a la depresión leve como un trastorno más ligero que la depresión clínica, pero que dura al menos dos semanas y que incluye síntomas como sentirse decaído, perder interés en actividades, problemas de sueño y mala concentración.

El doctor Jeffrey Johnson, quien dirigió el estudio, afirma que se necesitan más investigaciones para saber si los problemas de depresión en adolescentes son una fase previa de un trastorno severo de depresión o si la depresión leve en la adolescencia contribuye al desarrollo de un problema más grave en años posteriores.

Terapeuta

Los servicios de especialistas en la infancia son vitales.

Tal como señalan los expertos, el estudio pone de manifiesto la importancia de ofrecer a los adolescentes el apoyo necesario cuando surge por primera vez el problema.

“Debemos asegurar que maestros, trabajadores sociales y todos los encargados del bienestar de la infancia tengan la capacidad y el conocimiento adecuados para identificar cuando un niño muestra signos de depresión” afirma Lucy Russell, directora de campañas de la organización británica Young Minfs.

“Eso permitirá que los jóvenes obtengan ayuda temprana antes de que el problema aumente hasta llegar a un punto crítico”.

Sin embargo, tal como señala la experta, el acceso a los servicios de especialistas todavía sigue siendo un problema en muchos países del mundo.

Fuente: BBC. Riesgos de la depresión en la adolescencia