Las bebidas azucaradas aumentan las enfermedades cardiovasculares y la diabetes

8 03 2010

MADRID, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -Investigadores de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) aseguran que el mayor consumo de bebidas azucaradas e isotónicas o refrescos con sabores de frutas puede haber favorecido la aparición de nuevos casos de diabetes y enfermedades cardiovasculares en Estados Unidos durante la última década, según destacaron en el marco de un encuentro sobre epidemiología y prevención cardiovascular de la Asociación Americana del Corazón.Foto de la Noticia

Estas conclusiones parten de los resultados de un modelo de simulación creado a partir de grandes estudios epidemiológicos realizados en Estados Unidos, como el estudio Framingham del Corazón, un estudio sobre Salud y Enfermería y la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES, en sus siglas en inglés).

Según dicho modelo, el aumento en el consumo de bebidas azucaradas entre los años 1990 y 2000 favoreció la aparición de 130.000 nuevos casos de diabetes, 14.000 nuevos casos de cardiopatía isquémica y 50.000 años de vida adicionales con una enfermedad coronaria a lo largo de esa década.

Este tipo de productos contienen entre 120 y 200 calorías según el tipo de bebida, por lo que los investigadores están convencidos de que pueden haber tenido parte de culpa en el aumento de la obesidad que se ha registrado en los últimos años en Estados Unidos. Lee el resto de esta entrada »





Sodio y edulcorantes artificiales dañan los riñones

2 11 2009

El consumo elevado de sodio y refrescos con edulcorantes artificiales daña los riñones, según dos estudios del Hospital de Brigham y las Mujeres en Boston que se ha hecho público durante la reunión anual de la Sociedad Americana de Nefrología que se celebra estos días en San Diego (Estados Unidos).

Foto de la Noticia

Los científicos, dirigidos por Julie Lin, estudiaron a más de 3.000 mujeres que participaban en el Estudio de Salud de Enfermeras para identificar el impacto del sodio y las bebidas azucaradas en el funcionamiento renal.

Según explica Lin, “existen actualmente datos limitados sobre el papel de la dieta en la enfermedad renal. Aunque se necesitan más estudios, nuestra investigación sugiere que el consumo elevado de sodio y de bebidas endulzadas artificialmente se asocia con una mayor tasa en la disminución del funcionamiento renal”.

El primer estudio examinó la influencia de los nutrientes de la dieta individual sobre el declive del funcionamiento renal a lo largo de más de 11 años en las participantes del estudio de las enfermeras. Los autores descubrieron que en las mujeres con una función renal bien conservada, el mayor consumo dietético de sodio se asociaba con un mayor declive en el funcionamiento renal, algo consistente con los datos de estudios en animales que muestran que el consumo elevado de sal promueve un progresivo declive renal.

El segundo estudio examinó la influencia de las bebidas con azúcar y las artificialmente endulzadas sobre el declive del funcionamiento renal en el mismo grupo de más de 3.000 mujeres. Los resultados mostraron un aumento del doble en las probabilidades de declive renal y más rápido en aquellas mujeres que tomaban entre dos o más veces al día bebidas artificialmente endulzadas. Los autores no encontraron relación entre el declive renal y las bebidas con azúcar.

Según señalan los investigadores, esta asociación se mantuvo incluso después de que se tuviera en cuenta edad, consumo calórico, obesidad, hipertensión, diabetes, tabaquismo, actividad física y enfermedad cardiovascular.

Los autores concluyen que los mecanismos del declive renal en relación al consumo elevado de edulcorantes artificiales no se había estudiado antes y que merece una posterior investigación.

Fuente: EuropaPress. Sodio y edulcorantes artificiales dañan los riñones





Madres trabajadoras = hijos menos sanos

30 09 2009

Los niños cuyas madres trabajan tienen menos probabilidades de llevar un estilo de vida sano que aquellos con madres que se quedan en casa.

Madre e hija

Los niños de madres empleadas consumen menos frutas y más bebidas azucaradas.

Ésa es la conclusión de un estudio llevado a cabo por el Instituto de Salud infantil de la Universidad de Londres con más de 12.500 niños de cinco años de edad.

La investigación, publicada en Journal of Epidemiology and Child Health (Revista de Epidemiología y Salud Infantil) analizó los hábitos de salud y estilo de vida de los niños.

Los investigadores encontraron que los hijos de madres empleadas eran menos activos y mostraban más tendencia a comer alimentos poco sanos.

En el estudio se siguió un registro del número de horas que las madres trabajaban y de la dieta, niveles de ejercicio y actividades sedentarias de los hijos.

Cerca de 35% de las madres encuestadas no habían trabajado desde el nacimiento de sus hijos, pero las madres que estaban empleadas trabajaban en promedio unas 21 horas a la semana.

Los investigadores tomaron en cuenta los factores que podrían influir en los resultados, como el nivel de educación de las madres y sus circunstancias socioeconómicas.

“Descubrimos que los niños de madres empleadas mostraban menos tendencias a comer frutas entre comidas pero más probabilidades de consumir bebidas azucaradas” dijo a la BBC la profesora Catherine Law, quien dirigió el estudio.

El estudio descubrió que estos niños usaban sus computadoras o miraban televisión durante al menos dos horas al día, mientras que los niños cuyas madres se quedaban en casa pasaban menos de dos horas en estas actividades.

También mostraron más probabilidades de que sus madres los llevaran a la escuela en auto, mientras que los niños de madres en casa tendían a caminar o ir in bicicleta.

Tiempo limitado

Las restricciones de tiempo podrían limitar la capacidad de los padres de ofrecer a sus niños alimentos sanos y oportunidades para llevar a cabo actividad física

Prof. Catherine Law

La profesora Cahterine Law afirma que en éste no se analizó a los padres porque el nivel de empleo de los padres no ha cambiado mientras que el de las madres ha cambiado drásticamente.

“En muchas familias, la madre soltera o ambos padres suelen trabajar”.

“Las restricciones de tiempo podrían limitar la capacidad de los padres de ofrecer a sus niños alimentos sanos y oportunidades para llevar a cabo actividad física”.

La experta afirma que “nuestros resultados no implican que las madres no deban trabajar. Lo que hacen es poner de manifiesto la necesidad de establecer políticas y programas para ayudar a los padres”.

Los mismos niños que participaron en este estudio tomaron parte en una investigación previa del Instituto de Salud Infantil que descubrió que los que tenían madres empleadas eran más obesos o tenían más sobrepeso cuando tenían tres años.

En el nuevo estudio, muchos de los niños de cinco años participaban en conductas con más probabilidades de promover el aumento de peso corporal.

Por ejemplo, 37% de los niños comían principalmente papas fritas y dulces entre comidas, 41% consumían bebidas azucaradas y 61% usaban la computadora o la televisión durante al menos dos horas diarias.

Controversia

Niños

En el estudio participaron más de 12.500 niños.

Tal como señala Glenys Jones, nutricionista del departamento de Investigación de Nutrición Humana del Consejo de Investigación Médica del Reino Unido afirma que el estudio es interesante debido a la limitada información que existe sobre el impacto del empleo materno en la salud infantil.

“Se necesitan más estudios que tomen en cuenta factores como el impacto del empleo en los comportamientos de salud y si la edad del niño altera de alguna forma ese impacto”, dice la nutricionista.

Otros expertos, sin embargo, afirman que las madres que trabajan ya tienen suficientes desafíos que enfrentar y este tipo de estudios sólo sirven para agregar más estrés a una situación para la cual no existen muchas otras alternativas.

“El estrés y la culpabilidad asociados con el hecho de ser una madre empleada es algo de lo que todas estamos muy conscientes” afirma Sally Russell, portavoz de Netmums.com.

“Este informe sólo añade más a esa culpabilidad. Actualmente con cada vez más madres que no tienen otra alternativa más que trabajar, es muy difícil saber cómo podemos lograr que las cosas mejoren”.

Fuente: BBC. Madres trabajadoras = hijos menos sanos