Avances clave en el combate de malaria

5 02 2010

Científicos en Estados Unidos y Australia lograron identificar un compuesto clave en la supervivencia del parásito malárico en la sangre.

Mosquito maláricoUno de los estudios identificó los receptores de olor con los cuales el mosquito se ve atraído al humano. Se trata de una proteína que el parásito utiliza para transformar las células de los glóbulos rojos humanos, con lo cual asegura su supervivencia. El hallazgo, afirman los científicos en la revista Nature, presenta un nuevo blanco para desarrollar tratamientos antimaláricos que logren destruir al parásito.

Cada año más de 400 millones de personas contraen malaria y más de un millón -en su mayoría niños- mueren a causa de la enfermedad. La forma más letal de malaria es causada por la picadura del mosquito Anófeles, portador del parásito Plasmodium falciparum.

“El plasmodium invade los glóbulos rojos y los modifica de forma drástica para poder sobrevivir en el humano”, explicó a la BBC el profesor Alan Cowman, del Instituto de Investigación Médica Walter y Eliza Hall, en Melbourne Australia, quien dirigió la investigación.

“Lo glóbulos rojos son las células que transportan oxigeno en la sangre, y para que el parásito pueda sobrevivir y crecer en el cuerpo humano tiene que ‘exportar’ cientos de proteínas -llamadas efectoras- al citoplasma de las células de los glóbulos rojos”.

Estas proteínas le permiten al parásito adherirse en la sangre y esconderse del sistema inmune humano, explica el científico.

Mecanismo de exportación

Los científicos sabían que tenía que existir un mecanismo con el cual estas proteínas podían ser exportadas, pero hasta ahora lo desconocían.

El mundo necesita desesperadamente nuevas formas de controlar a estos mosquitos. En particular, necesitamos formas que sean efectivas, de bajo costo y ambientalmente amigables

Prof. John Carlson

Ahora los investigadores lograron identificar una proteína -llamada Plasmepsin V- que es esencial para que las proteínas efectoras puedan ser exportadas a las células de los glóbulos rojos.

“Lo que hace esta proteína particular -dice el profesor Cowman- es regular la exportación de las proteínas efectoras. Es decir, es la proteína ‘maestra’ encargada de revisar y seleccionar a las mejores proteínas efectoras y prepararlas para la exportación”.

El hallazgo, afirman los investigadores, es un paso muy importante hacia el desarrollo de un nuevo fármaco efectivo contra la malaria.

El parásito de malaria ya logró desarrollar resistencia a los fármacos antimaláricos actuales, basados en la artemisina.

Así que si se logra encontrar un nuevo blanco para combatir al patógeno será un avance importante en el combate de la enfermedad.

“Necesitamos con urgencia desarrollar nuevos medicamentos contra la malaria”, dice el profesor Cowman.

“Si podemos ahora identificar fármacos que puedan bloquear a la Plasmepsin V, el parásito malárico podrá morir”, agrega.

Atracción humana

En otra investigación sobre malaria -también publicada en el último número de la revista Nature- científicos en Estados Unidos lograron detectar varios receptores de olor en los mosquitos con los cuales pueden detectar el sudor humano.

Estos “receptores olfativos” en el mosquito Anófeles gambiae podrían ofrecer otro blanco potencial para combatir la enfermedad, afirman los investigadores de la Universidad de Yale.

Niño con malariaMás de cuatro millones de personas se contagian con malaria cada año en el mundo.

Con éstos se podrían crear nuevos repelentes capaces de confundir o llevar hacia trampas a los mosquitos que propagan la enfermedad.

Aunque se sabe desde hace tiempo que los mosquitos se ven atraídos a ciertos olores humanos, pero hasta ahora se desconocía cómo el sistema olfativo del Anófeles logra detectar los diferentes elementos químicos del olor humano.

En 1999 los investigadores lograron identificar estos receptores de olor en la mosca de la fruta, y ahora, basados en ese estudio, crearon en el laboratorio moscas modificadas que carecían de estos receptores y que fueron expuestas a una serie de compuestos de olor.

Cuando analizaron los resultados identificaron 27 receptores con los cuales los insectos registraron “respuestas particularmente fuertes”.

Los científicos descubrieron que la mayoría de estos receptores respondían a los compuestos químicos que se encuentran en el sudor humano.

Los investigadores ahora están buscando compuestos que puedan interactuar con estos receptores, es decir que los bloqueen y dificulten la capacidad del mosquito para encontrar al ser humano.

“El mundo necesita desesperadamente nuevas formas de controlar a estos mosquitos”, afirma el profesor John Carlson, quien dirigió el estudio.

“En particular, necesitamos formas que sean efectivas, de bajo costo y ambientalmente amigables. Algunos de estos receptores podrían ser blancos excelentes para controlar la conducta del mosquito”, agrega el científico.

Fuente: BBC. Avances clave en el combate de malaria

Anuncios

Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: