Es posible ser darwinista y cristiano, pero con matices

8 12 2009

Todavía puede aparecer una teoría más completa y actualizada sobre la evolución de las especies. ¿Se puede ser hoy darwinista y cristiano? ¿Tiene el hombre un ancestro común con el chimpancé? Yo creo que se puede responder con un sí a las dos preguntas. Añadiendo algún matiz en cada caso. Por otra parte, ¿quién puede decir que no va a aparecer una teoría más completa que el darwinismo? Sin duda que no tiene la última palabra y que van a producirse novedades espectaculares en la teoría de la evolución y seguramente en el siglo XXI. Como ha sucedido varias veces con la Física después de Newton. Al fin y al cabo el darwinismo sólo data de ciento cincuenta años. Por Blas Lara.

Estamos en el bicentenario de Darwin y en el ciento cincuenta aniversario de la edición del libro El origen de lasEvolution. Imagen: latvian. Everystockphoto. especies. Razón de sobra para recordar a Charles Darwin, un revolucionario de la ciencia, como lo fueron otros personajes del XIX.

En la teoría de Darwin es importante la noción de las transformaciones lentas y acumulativas que parten de un primer organismo hasta llegar al actual despliegue del árbol de la vida.

En un artículo anterior, insistí tanto sobre la noción de emergencia, que pudiera pensarse que soy antidarwinista o al menos partidario del Intelligent Design. En esta nota deseo puntualizar para evitar equívocos. Emergencia es transformación súbita o instantánea, concepto a primera vista compatible con el acto creador. Así Dios pudo en un momento dado infundir el alma humana en el barro. O en un animal preexistente. ¿Qué más da? El lenguaje metafórico de la Biblia da de sí para esta interpretación y para otras muchas.

La aportación de Darwin a la ciencia es definitiva

Hoy no se puede ser seriamente antidarwinista. Sí, un neodarwinista contemporáneo porque Darwin no conoció la genética, ni siquiera la de Mendel, y menos aún la biología molecular, y había que poner al día las tesis de Darwin.

Lo que no es posible aceptar el creacionismo puro y duro que defiende los 6000 años desde la creación y la aparición de las especies en un día del Génesis, de 24 horas.

La cuestión del Intelligent Design es ya otra cosa. A uno le puede estorbar conceptualmente la noción del azar postulada por el darwinismo. Porque es plausible pensar, por ejemplo, que el azar es solamente el complemento de nuestra ignorancia. Que como en el teorema del límite central, el azar resulta de los efectos conjugados de las variables que no hemos tenido en cuenta. Y claro está, entonces cobra sentido el que se rehúse aceptar que tantas coincidencias de miles y miles de eventos, cuyas probabilidades son absolutamente y extraordinariamente mínimas, se den fortuitamente tantas veces como serían necesarias para que se constituya la más insignificante célula. Y bajo ese punto de vista parecería más sensato aceptar la intervención del Diseñador Inteligente. Puede ser.

Mi particular visión alternativa ante esta dualidad, azar darwiniano versus Intelligent Design es algo distinta: ¿Y si el azar no fuese sino otro nombre de Dios? No se puede aceptar que Dios hiciese en un día y por si mismo todas las criaturas. Ni en un día, ni por sí mismo. Contradice claramente los datos incuestionables de la ciencia. Pero ¿y si Dios no fuera distinguible de la Naturaleza y si Dios crease a lo largo de miles de milenios e indirectamente a través de las fuerzas físicas y químicas?

El hombre y el Chimpancé

La especie humana presenta similitudes genéticas con chimpancés y gorilas. Lo que sugiere la existencia de ancestros comunes. El análisis de las variaciones genéticas y sus recombinaciones mediante un modelo markoviano (matrices de transición entre estados) sugiere la especiación del hombre hace 4,1 millones de años separándose de un ancestro común con los chimpancés. Ancestro que a su vez procede de otro que agrupaba también a los gorilas. (El que tenga curiosidad busque en internet Asger Hobolth et al.)

El objetivo de la psicología evolucionista es explicar los mecanismos del pensamiento humano a partir de la teoría de la evolución biológica. El cerebro es un producto de la evolución y constituye por consiguiente una adaptación a las presiones de un entorno concreto con el que se han tenido que confrontar los antepasados de los homínidos.

No hay ruptura de continuidad entre animales y hombres. No pienso que hay inconveniente de ningún orden para aceptar la hipótesis que nuestras estrategias comportamientales tienen un origen animal, tal como nos lo explica la psicología evolutiva.

La inteligencia del hombre es una especialización que resulta de representaciones cognitivas del entorno y solución de problemas. Leer Alain Berthoz, La simplixité, Odile Jacob, 2009.

¿Tienen los animales un alma?

Cuestión quizás semántica. Tienen afectos, sufren el dolor como nosotros. Tienen capacidades cognitivas, son inteligentes, aunque quizás de otra manera.

Ha sido creencia popular a través de todas épocas que animales como los monos, los cuervos, los delfines, algunos cetáceos, algunos octópodos, los perros, los gatos, los elefantes, los cerdos, los loros, son inteligentes. Se ha pensado también que en la naturaleza existe una jerarquía, una escala, y que los animales se encuentran en diferentes escalones y el hombre en el más elevado.

Un gran esfuerzo de investigación se viene realizando para buscar entre los animales análogos de las capacidades cognitivas del hombre. Se han puesto en evidencia unas áreas de despliegue de eso que llamamos comúnmente inteligencia que los animales comparten con los humanos, superándolos en algunas direcciones.

Los gorriones en mi jardín localizan rápidamente durante el vuelo los granos que he diseminado entre la hierba, demostrando con ello su capacidad para focalizar la atención entre diferentes componentes de un estímulo visual.

Herrnstein ha investigado la capacidad de los pájaros para reconocer no sólo los estímulos presentados repetidamente sino, lo que es mucho más significativo, para distinguir entre categorías de estímulos. Eso quiere decir que en su cerebro se han constituido cascadas de categorías, es decir de configuraciones neuronales superiores que son excitadas por mecanismos hebbianos en asociación con las de nivel cero que corresponden a las sensaciones. Importantísimo en neurociencias.

En diferentes animales, especialmente en los monos, se ha podido identificar la memoria tanto a corto como a largo plazo, y la memoria de trabajo. Nos aventajan en memoria ciertas ardillas cuyos nichos ecológicos requieren que recuerden cientos de escondrijos.

Bien conocidas son las experiencias de Köhler con los chimpancés que llegaron a resolver problemas espontáneamente, “sin entrenamiento previo”.

Hoy parece claro que existe una serie de especies capaces de resolver problemas que exigen una manera de razonamiento abstracto. Entre los córvidos de Nueva Caledonia se han observado muestras de razonamiento causal y por supuesto de aprendizaje.

El chimpancé común utiliza herramientas, como las ramas vegetales para extraer termitas. Los chimpancés de Senegal afilan la punta de los bastones para utilizarlos como jabalinas en la caza. Es quizás la primera manifestación de uso sistemático de armas entre los animales [1].

La conclusión de lo que precede sería que los diferentes animales poseen diferentes clases de procesos cognitivos correlacionados con su adaptación cognitiva a diferentes nichos ecológicos.
Existe un mundo de inteligencia multifacético a través del panorama de la biodiversidad. Hoy se discute el concepto mismo de jerarquía de inteligencia entre animales. (Reznikova, 2007). Para un biólogo de hoy tiene más sentido reformular de otro modo la cuestión de si son o no inteligentes los animales. Por ejemplo así: ¿Hasta qué punto las diferentes especies son inteligentes de la misma manera que los humanos? ¿Qué similitud existe entre sus procesos cognitivos? Una primera y evidente conclusión es que los grandes monos, que son nuestros parientes biológicos más cercanos, son también los que presentan procesos cognitivos más próximos a los nuestros.

Los animales, nuestros hermanos

Lo dijo Francisco de Asís en Las florecillas. En el Canto a la creación. ¿Todos vegetarianos? Pues habría motivos para compadecer a nuestros hermanos los animales. Pero chocaríamos con la inexorable Ley universal de la Vida, que exige la muerte de unos organismos para que otros organismos continúen viviendo. Así fue diseñado.

Eso de “nuestros hermanos los animales” lo decimos también, pero de otra manera. Suena a ñoñez falsamente franciscana, o a ecologismo barato que hay que mirar con el rabillo del ojo. Lo que queremos decir es que no existe tal cosa como la superioridad del hombre hecho a imagen y semejanza de Dios. Hombres y animales hemos salido y pertenecemos a la misma gigantesca ola de vida que se desplegó en este minúsculo planeta, nuestro común vehículo espacial en el que navegamos por inmensos vacíos. Ola a la que Bergson llamó élan vital, y Teilhard de Chardin, movimiento hacia el punto Omega.

La psicología cognitiva reconoce en otras especies procesos comparables a procesos mentales del hombre. Algún psicólogo comparativista avanza desde los datos científicos hacia el terreno de la filosofía postulando la existencia de un alma en los animales. (No exactamente en el sentido de las “anima vegetativa, sensitiva et rationalis” de la escolástica, sino en un “algo común”).

Una posición científicamente sensata es que la inteligencia se ha expresado de diferentes maneras en todas las diferentes ramas animales. Quizás ocupemos los hombres el peldaño más alto, pero no bajo todos los respectos que aparecen en los despliegues sucesivos de las capacidades cognitivas. La versatilidad que requiere la adaptación a los variados nichos ecológicos es lo que determina la especiación.

Resumiendo…

No hay solución definitiva a ninguno de los grandes problemas. Pero sí hay motivos para excluir extremismos.

Nuestro trabajo es adquirir mayor lucidez y consistencia, hacer recular los oscurantismos ideológicos y con ello replantear las eternas cuestiones insolubles en términos de nuestro tiempo.

En resumen, puedes ser darwinista y católico, pero no de manera simplista. Probablemente no tienes más remedio que aceptar al chimpancé como un primo hermano muy próximo.

Por otra parte, ¿quién puede decir que no va a aparecer una teoría más completa que el darwinismo? Sin duda que no tiene la última palabra y que van a producirse novedades espectaculares en la teoría de la evolución y seguramente en el siglo XXI. Como ha sucedido varias veces con la Física después de Newton. Al fin y al cabo el darwinismo sólo data de ciento cincuenta años.

Sin embargo, lo que precede no son más que puntos vista de un amateur que desea pensar sin muchas inhibiciones.

Blas Lara ha sido catedrático de la universidad de Lausanne y Jefe del departamento de Informática, Investigación Operativa y Estadística de Nestlé (Vevey). Es el editor del Blog Negociación de Tendencias21.

Nota al pie
[1] El tema es tan vasto que no hay manera de evitar el ser elemental. Cito solamente algunas muestras más de inteligencia animal. El lenguaje:El mono de Gardner del proyecto Washoe logró aprender un buen número de signos del American Sign Language y comunicar gracias a él. Son famosas las experiencias de Jane Goodall que estudió las habilidades cognitivas de los chimpancés viviendo en su medio natural. Las formas de “conciencia del sí mismo” estudiadas con el test del espejo, etc.

Fuente: Tendencias21. Es posible ser darwinista y cristiano, pero con matices


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: