Mueren al año 25 mil mexicanos por cirrosis hepática

22 11 2009

El alcohol en exceso es uno de los principales detonantes de la cirrosis hépatica. ESPECIAL

CIUDAD DE MÉXICO.- Cada año fallecen más de 25 mil mexicanos por cirrosis hepática, lo que representa una de las principales causas de mortalidad general, además de que un millón 200 mil personas son portadoras del virus de la hepatitis C.

La especialista Yolanda Zamorano Orozco, adscrita al servicio de Gastroenterología del Hospital General Regional (HGR) No.1 “Doctor Carlos Mac Gregor Sánchez Navarro” del IMSS, advirtió lo anterior y llamó a la población a que eviten el consumo de bebidas alcohólicas.

“La población en general debe evitar el consumo elevado de alcohol que, cuando se combina con factores como sobrepesoobesidaddiabetes, elevan considerablemente el riesgo de padecer cirrosis hepática”, advirtió en un comunicado.

Detalló que la cirrosis hepática y sus complicaciones son un problema de salud pública en México, afectan especialmente a la población en edad productiva y se debe a una alteración celular del hígado, en la que el tejido normal es reemplazado por tejido fibroso.

La especialista explicó que esta enfermedad es irreversible, no hay cura ni forma de devolverle a esta glándula su funcionamiento normal y sus principales causas son: alcoholismo y cualquier otro padecimiento crónico del hígado derivado del virus C de la hepatitis.

El hígado es esencial para mantener el funcionamiento equilibrado del organismo, porque es como un filtro que remueve o neutraliza sustancias dañinas de la sangre y produce agentes inmunes para el control de las infecciones, agregó.

También desecha gérmenes y bacterias, fabrica proteínas que regulan la coagulación de la sangre y produce bilis para ayudar en la absorción de grasas y vitaminas, anotó.

Zamorano Orozco explicó que en las etapas tempranas de la enfermedad es común que no se presenten síntomas, sin embargo, cuando las células sanas son reemplazadas por tejido fibroso, comienzan las alteraciones en las funciones del hígado.

Mencionó que esta enfermedad puede manifestarse por cansancio extremo, pérdida del apetito y de peso; náuseas, dolor abdominal; la orina se oscurece mientras que las heces fecales se vuelven blanquecinas.

“El signo más evidente es la coloración amarilla en piel y ojos (ictericia) del paciente”, finalizó.

Fuente: El Informador. Mueren al año 25 mil mexicanos por cirrosis hepática


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: