La NASA apunta de nuevo a la Luna

27 10 2009

Si el tiempo lo permite el Ares, el más reciente cohete diseñado por la Agencia Espacial Estadounidense (NASA), despegará el Centro Espacial Kennedy en Florida a primera hora de la mañana del martes.

Ares I-X

Todo está listo en el Centro Espacial Kennedy de Florida para el lanzamiento del nuevo cohete.

Pese a que las previsiones meteorológicas no parecen ser muy favorables, la NASA decidió seguir con los preparativos del lanzamiento, previsto para las 08:00 hora local (12:00 GMT).

Se trata de la tercera generación de vehículos espaciales, con los que la agencia espacial espera sustituir a los ya envejecidos transbordadores, que está previsto salgan de circulación en 2010.

El Ares será el cohete del programa Constellation, con el que los estadounidenses aspiran poner al hombre de vuelta en la Luna en el 2020 y eventualmente llevar misiones a Marte.

No sólo el clima complica el ensayo, que será uno de los más polémicos para una NASA enfrentada a las fuertes críticas de quienes consideran que la agencia desarrolla “planes con trayectoria insostenible”, entre ellos el del Ares.

clicLea: Cuestionan la nueva nave de la NASA

Tercera generación espacial

“Para quienes hemos vivido con el transbordador y crecido mirando al Saturno V, esto es obviamente un poco diferente de lo que estábamos acostumbrados a ver”, afirmó el gerente de la misión Jon Cowart, refiriéndose al poderoso cohete que llevó el hombre a la Luna a fines de los años sesenta.

Trasbordador Discovery de la NASAEl Discovery debería dejar de funcionar en 2010.

El Ares es casi tan alto como el Saturno V, el vehículo espacial más potente que se ha construido, pero tiene un perfil más delgado que su “masivo” predecesor.

El cohete prototipo Ares I-X que se usará en el ensayo es una versión de prueba del cohete Ares I y parte del programa Constellation que colocará a astronautas en órbitas bajas de la Tierra a bordo de una cápsula Orion, el nuevo módulo espacial.

Aunque será sólo un vuelo de dos minutos y medio para probar los impulsores y la estabilidad, el ensayo del Ares involucrará algunos peligros técnicos.

El más grave sería que el cohete se desvíe y se enrumbe hacia zonas pobladas, aunque para esa contingencia el Ares cuenta con un sistema de autodestrucción.

Prueba política

La prueba tiene también un trasfondo político, ya que el presidente Barack Obama se propone revisar los planes espaciales, particularmente el retiro de los transbordadores y los programas lunares que estableció su predecesor George W. Bush.

Apenas la semana pasada una comisión independiente creada por el gobierno presentó su informe final a la Casa Blanca en el que se asegura que el Ares no es la mejor opción para la futura NASA, sobre todo por su alto costo de operación.

La Comisión estableció que los planes de la NASA implican un déficit presupuestario para la agencia de unos US$3.000 millones anuales, por lo que sugiere asociarse con la iniciativa privada.

De hecho los comisionados recomiendan que se archive el proyecto del Ares, se desarrollen cohetes más simples y mientras tanto se usen los vehículos comerciales que puedan estar disponibles, algo que nunca ha hecho la NASA.

Mientras tanto, a poca distancia de la plataforma del Ares en Cabo Cañaveral está listo para el despegue el transbordador Atlantis, que espera ser lanzado para su próxima misión el 16 de noviembre.

Fuente: BBC. La NASA apunta de nuevo a la Luna


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: