Reaparece un ave que se creía perdida

10 09 2009

Una de las aves más raras y elusivas del mundo fue avistada -finalmente- en pleno vuelo en su hábitat natural.

Petrel de Fiji. Foto: H. Shirihai/ The Tubenoses Project

En total los expertos avistaron unos ocho ejemplares

El petrel de Fiji, un ave marina de 30 centímetros de color marrón oscuro “desaparecida” por 130 años, fue visto a unos 40 kilómetros al sur de la isla de Gua, en el Océano Pacífico.

No se trata de una casualidad. El hallazgo forma parte de una misión planeada minuciosamente por un equipo de expertos y voluntarios de la organización Birdlife International y NatureFiji-MareqetiViti.

Durante los 11 días de la expedición los expertos fotografiaron ocho ejemplares.

Esta especie (Pseudobulweria mcgillvaryi), conocida originalmente a partir de un espécimen inmaduro, fue capturada en esa misma isla en 1855.

A partir de esa fecha no se la volvió a ver.

En 1984 capturaron un espécimen en Gua, le tomaron fotos y luego lo liberaron.

Desde ese entonces, los pobladores de la isla reportaron una serie de incidentes en que los pájaros se estrellaron contra los techos de sus casas. La mayoría no estaban completamente desarrollados.

Especie rara

Petrel de Fiji/ Foto: H. Shirihai/ The Tubenosos Project

El pájaro mide 30 centímetros.

Debido a que el ave ha sido vista muy pocas veces, se dice que es una de las especies más raras que existe.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza es una de las 192 especies críticamente amenazadas.

Si bien han habido cerca de 10 reportes no confirmados del petrel de Fiji volando sobre el mar (el último avistado a 400 kilómetros al norte de la isla de Boungaville), hasta el mes de mayo, cuando se lanzó la expedición en su búsqueda, su “regreso” no había sido confirmado.

El hallazgo fue presentado en el último boletín del Club de Ornitólogos Británicos.

Los investigadores lograron atraer a las aves con una comida especialmente preparada con pescado triturado mezclado con un aceite de pescado muy espeso.

La comida congelada en bloques de 10 kilogramos dejó en el agua una capa de aceite de un olor muy penetrante para atraer a los petreles.

Durante el segundo día de la expedición apareció la primera ave.

“Encontrar un ejemplar de esta especie y tomarle semejantes fotografías fue una experiencia fantástica y estimulante”, afirmó el ornitólogo Hadoram Shirihai, líder de la misión.

Esperanza

Ver un pájaro tan poco conocido tan de cerca fue algo mágico

Tony Pym, miembro de la expedición

En 2008, Shirihai también redescubrió otra especie en riesgo crítico, el petrel Beck (Pseudobulweria becki), un pájaro al que se ha visto sólo en dos oportunidades en el Pacífico, en los años ’20.

“Ver un ave tan poco conocida tan de cerca fue algo mágico”, agregó Tony Pym, miembro de la expedición que vio al petrel de Fiji volando sobre las olas del mar.

Para 2010 están planificadas una serie de excursiones para localizar la zona donde se crían los petreles, explicó Dick Watling, otro de los integrantes de la expedición.

“Una vea que identifiquemos el sitio, podremos evaluar qué podemos hacer para cambiar la suerte de esta especie”, añadió Watling.

Fuente: BBC. Reaparece un ave que se creía perdida

Anuncios

Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: