El sueño de ser un deportista virtual

1 08 2009

Robnel Lovera, jugador de videojuegos

Robnel Lovera quiere clasificarse para las Olimpíadas de los videojuegos que se celebrarán en China.

Robnel Lovera es venezolano, tiene 17 años y entrena sus ágiles dedos cinco horas diarias con la esperanza de clasificarse para la final de los World Cyber Games (WCG), que se realizarán en noviembre en la ciudad china de Chengdu. Este evento es considerado como las Olimpíadas de los videojuegos.

Hace ya mucho tiempo que los llamados ciberjuegos dejaron de ser un mero entretenimiento para convertirse en objeto de sofisticadas competencias en las que miles de jóvenes sueñan, sin moverse de su casa ni destilar una gota de sudor, con vivir de su hobby, figurar en portadas de revistas e incluso tener un club de simpatizantes.

Aunque esta meta es aún casi imposible para un latinoamericano -generalmente con limitados recursos, tecnología y tiempo-, cada vez son más los que se abren paso en esta disciplina que algunos intentan reivindicar como deporte.

Ciberjuegos en América Latina

El WCG es el campeonato de videojuegos más importante del mundo y su primera edición se celebró en 2000 en Seúl (Corea del Sur). Actualmente participan en él un total de 80 países, entre ellos 12 naciones latinoamericanas.

Pero mientras en Asia o Europa los “ciberatletas” llegan a considerarse casi estrellas de rock, con premios de hasta US$200.000, patrocinios y entrenadores personales, en América Latina estos jugadores se mantienen aún en el anonimato.

Jugadores

El primer Campeonato Mundial de Videojuegos tuvo lugar en Seúl en 2000.

Juegan de forma independiente en sus casas o apiñados en cibercafés y normalmente prefieren hacerlo por la noche, cuando la oscuridad y el silencio propician su concentración.

“El interés de los juegos en América Latina siempre ha existido, pero en un grado menor”, afirmó a BBC Mundo Cristian Cox, jugador retirado y organizador de los torneos regionales venezolanos.

“Pero los videojuegos son cada vez más accesibles y chicos de todos los estratos sociales juegan desde cualquier punto del continente”, añadió.

Actualmente, Brasil es el país de la región que más se destaca en la materia, seguido por Venezuela y otras naciones como México y Chile. Los juegos más populares son el FIFA, el Counter Strike y el Defence of Ancients (DOTA), los dos últimos de estrategia.

Tan sólo en Venezuela se estima que existen unos 5.000 jugadores, que compiten individualmente o en grupo y se conectan a diario con pares del resto del planeta.

“Nosotros unimos a los jóvenes del mundo a través del lenguaje universal de los videojuegos. Con el control en la mano, todos hablan el mismo idioma”, dijo Cox.

Promesa venezolana

“Llevo jugando con consolas desde que tengo cuatro años, pero en 2006 empecé a jugar a nivel competitivo”, explicó a BBC Mundo Robnel, cuyo apodo es Darkilik.

Competencias de videojuegos

Tan sólo en Venezuela hay unos 5.000 jugadores que compiten individualmente o en grupo.

Este estudiante de contaduría de Mérida se jacta de ser el único venezolano que ha logrado superar la fase de grupo del WCG en la disciplina FIFA -el videojuego de fútbol más popular del mundo- y este año se perfila como favorito nacional en la clasificación para la final en China.

“Me veo con mucha confianza”, aseguró. “No tengo tanto tiempo como jugadores asiáticos o europeos que pueden dedicarle el 100% de su tiempo, porque debo salir a estudiar. Pero todo el resto de mi tiempo lo dedico al juego”.

Su secreto es -según dijo- regular sus horas de sueño si va a competir en un país con una diferencia horaria considerable y pedir algún que otro consejo interactivo a estrellas de este singular mundo, como el búlgaro Crasimi Ivanov o el portugués Pedro Cayado.

“Competir fuera es una experiencia inigualable”, nos contó. “Compartes tu nivel junto a los mejores del mundo que ves por internet, conoces sus nicknames y socializas con ellos, porque son personas como uno y te enseñan”.

¿Y las mujeres?

Las mujeres latinoamericanas también tratan de hacerse un hueco en los torneos nacionales, donde aún tienen escasa representatividad.

En Venezuela sólo existe un equipo femenino, compuesto por cuatro venezolanas y una cubana residente en Miami.

Mujeres jugadoras de videojuegos

El equipo femenino está compuesto por cuatro venezolanas y una cubana residente en Miami.

“Las mujeres son distintas porque tienen ese rol de madre, se consiguen un novio y dejan el juego”, dijo a BBC Mundo Alba Elena, una de las integrantes del grupo. “Hay más mujeres jugando, pero no se atreven a participar en torneos; es una cuestión de organización”.

Esta caraqueña busca ahora el apoyo del gobierno de Hugo Chávez para que los jugadores y jugadoras del país tengan más posibilidades en los campeonatos internacionales.

“Las chicas de Venezuela, Colombia o Perú no tenemos las mismas oportunidades que las europeas o las estadounidenses, que son muy competitivas y tienen más facilidades”, explicó.

“El gobierno tendría que darse cuenta que los ciberjuegos son el futuro y requieren recursos. Su promoción debería formar parte de la revolución tecnológica que intenta impulsar el Estado”.

Controversia

Esto plantea un dilema: ¿son los videojuegos un deporte?, ¿deberían ser una disciplina olímpica como el ajedrez, considerado un deporte de exhibición?

Algunos expertos afirman que los ciberjuegos de estrategia estimulan la mente, desarrollan la memoria y agilizan la capacidad psicomotriz de quienes los practican.

Otros creen que el simple hecho de que no se transpire excluye a estos jugadores de la categoría de deportistas.

Sin embargo, los aficionados reivindican esta clasificación a medida que se extienden las competencias de videojuegos y nacen torneos como el Panamericano celebrado en México, o se crean canales de televisión por cable dedicados a cubrir estos eventos las 24 horas, como ha sucedido en Corea del Sur.

Quién sabe si con la aparición progresiva de nuevos videojuegos con sensores de movimiento dará paso a toda una generación de “ciberatletas” con derecho a tal título. De cualquier modo, será la tecnología la que tenga la última palabra.

Fuente: BBC. El sueño de ser un deportista virtual

Anuncios

Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: