La tercera dimensión ataca de nuevo

23 07 2009

Espectadores con gafas de 3D

El cine en 3D busca volver a llenar las salas de cine, y también evitar la piratería.

La piratería, la crisis económica y el desarrollo digital parecen orientar a la primera división del cine hacia la experiencia audiovisual tridimensional como forma de recuperar el atractivo de las salas de proyección.

El recuerdo de los mareos y dolores de cabeza producidos por las tentativas anteriores, en los años 50 y en los ’80, más parecido a una atracción de feria que a un hecho artístico, no desanima a los entusiastas que afirman que esta vez, gracias al avance del mundo digital, es la vencida.

Para Manuel Cristóbal, vicepresidente de la Asociación de Española de Productores de Animación (AEPA), es parte de la evolución natural del cine.

“Primero fue el sonido, luego fue el color, luego el sonido más elaborado como el Dolby y otros sistemas similares, después la proyección digital, y el siguiente paso es la proyección digital en 3D estereoscópico”, opinó el productor en conversación con BBCMundo.

“Es una forma en la que los cines dan algo que nadie puede dar, esa sensación de inmersión, ese espectáculo”, añadió Cristóbal.

La infantería tridimensional

Monstruos contra alienígenas, punta de lanza de la nueva camada de sofisticadas producciones en 3D, es obra de la factoría DreamWorks, cuyo responsable de animación, Jeffrey Katzenberg, apuesta con entusiasmo por la “revolución 3D”.

Creo que tanto la espectacularidad de las sensaciones como el argumento tienden a converger

Jordi Llompart, director de cine

Pero no es el único.

James Cameron prepara su primera película desde Titanic, Avatar, íntegramente en 3D; los estudios Pixar están añadiendo la tercera dimensión a Toy Story 1 y 2; y Peter Jackson y Steven Spielberg ruedan en estereoscopía su trilogía de Tintín.

En Europa, Wim Wenders planea completar su película tridimensional sobre la compañía de danza de la coreógrafa recientemente fallecida Pina Bausch.

Jordi Llompart es el director y productor de la primera película de imagen real en 3D rodada en España, Un viaje mágico a África, que se estrenará a principios del próximo año.

Para Llompart, el cine en 3D hasta ahora se acercaba más “a un tipo de cine más de atracción, un tipo de cine más para buscar unas sensaciones, en las cuales lo importante era la espectacularidad de la sensación pero poco el argumento”.

“Creo que ahora tanto la espectacularidad de las sensaciones como el argumento tienden a converger gracias a que hay varios realizadores, entre los que me encuentro, que pensamos que esta convergencia es muy útil para avanzar en el cine y para ofrecer al espectador algo nuevo que supone un paso más allá en la industria audiovisual, en el espectáculo y en algo tan simple y tan importante como es el hecho de atraer a la gente a las salas de cine”, aseguró el director.

Soprender al espectador

Fotograma de Monstruos contra alienígenas

La película “Monstruos contra alienígenas” abrió el camino para las nuevas producciones en 3D.

En España, el número de espectadores creció en 3,7 millones en el primer semestre del año, según recoge la Federación de Cines de España (FECE) que adjudican este aumento a las películas en 3D.

Un dato que parece corroborar la visión del productor Manuel Cristóbal.

“Ahora no puedes plantearte una película de animación por ordenador sin tener una copia en 3D estereoscópico, porque también los cines lo piden”.

“Están teniendo un resultado de taquilla excelente frente a las copias tradicionales”, dijo Cristóbal.

Así que tiene sentido que la industria quiera volver a ofrecer una experiencia única en la sala de cine.

Para Jordi Llompart, la sensación de inmersión en la película que ofrece el 3D digital puede ayudar a que los espectadores “prescindan de Internet y de la televisión por un rato y crean que merece la pena ir al cine y gastarse un dinero para ver algo especial”.

Todo cambia, las gafas permanecen

La profundidad, la verdadera tercera dimensión, es un efecto óptico propio de la visión humana, y eso es lo que reproduce el cine estereoscópico.

No hay que sacralizar la tecnología, y al final si la película no es buena, no hay nada

Manuel Cristóbal, vicepresidente de la Asociación Española de Productores de Animación

Pero si bien la tecnología digital permite que la realización, la postproducción y la proyección de películas en 3D sea mucho más sencilla que cuando se trabajaba con el soporte químico del celuloide, las gafas que permiten la visión tridimensional aún son necesarias.

Eso sí, aquellos inconfundibles anteojos desechables rojos y verdes se han modernizado.

Manuel Cristóbal comentó a BBCMundo que“para el público que está dispuesto a pagar un poco más de dinero por ver una película en 3D estereoscópico, el llevar unas gafas no supone problema”, aunque también admitió que su uso puede ser poco atractivo para los espectadores infantiles, a los que ya de por sí cuesta retener en las butacas.

Con gafas y todo, la revolución del 3D parece en marcha, aunque todavía tiene muchos retos por delante.

Y el principal, como siempre, es crear buenas películas que emocionen con sus historias, con efectos o sin ellos.

“No hay que sacralizar la tecnología”, concluyó el productor español, “al final, si una película no es buena, no hay nada.”

Fuente: BBC Cultura, La tercera dimensión ataca de nuevo

Anuncios

Acciones

Information

One response

23 07 2009
La tercera dimensión ataca de nuevo « Manuel's Blog Knowledge and …

[…] La tercera dimensión ataca de nuevo « Manuel's Blog Knowledge and … Tags: cultura, descargas, estilos-de-vida, fes-zaragoza, internet, linux-descargas, marketing, medical, para-el-celular, phone, videos […]




A %d blogueros les gusta esto: