El nivel de inteligencia no depende del tamaño del cerebro

18 07 2009

El número, la diversidad y el grado de interacción entre las neuronas determinan nuestra capacidad de aprender.

Neuronas. Fuente: Wikimedia Commons.

Neural Network

Un científico de la Universidad de Búfalo, especializado en el estudio de la interacción entre las diversas regiones del cerebro, propone que la llamada “plasticidad cognitiva” –o capacidad para aprender a mejorar nuestras habilidades cognitivas- dependería no del tamaño de nuestra corteza cerebral, sino de cómo se distribuyen e interactúan en ella los grupos de neuronas (o módulos corticales). Considerando estos elementos, asegura el científico, se podrían explicar las diferencias en la capacidad de aprender entre diversas especies, individuos e, incluso, estadios de desarrollo. Por Yaiza Martínez.

Un psicólogo de la Universidad de Búfalo (Estados Unidos), especializado en estudiar cómo interactúan las diversas partes del cerebro, propone una teoría que podría explicar el origen de las diferencias en el grado de inteligencia de las personas. 

Según publica la Association for Phychological Science (aps)estadounidense, el profesor Eduardo Mercado III, de dicha universidad, ha descrito cómo ciertos aspectos de la estructura y de la función cerebrales ayudarían a determinar el grado de facilidad que se tiene para aprender cosas nuevas, y cómo la capacidad de aprender contribuye a las diferencias individuales en el nivel de inteligencia. 

Los resultados de sus investigaciones a este respecto han aparecido en la revista de la aps, Current Directions in Psychological Science, bajo el título “Cognitive Plasticity”(Plasticidad cognitiva). 

El término “plasticidad cognitiva” hace referencia a la capacidad para aprender y mejorar nuestras habilidades cognitivas, como cuando aprendemos a resolver problemas o cuando recordamos cualquier detalle o evento. 

Tal y como explica Mercado en su artículo, esta plasticidad, sin embargo, no es la misma en todos los casos: algunos organismos aprenden a calcular, acumulan conocimientos o se comunican con complejos mecanismos de comunicación, mientras que otros seres no son capaces de nada de esto. 

¿Qué factores determinan las habilidades intelectuales a nivel cerebral?, se pregunta el científico. Mercado propone que la capacidad para adquirir nuevas habilidades cognitivas dependería y se reflejaría en tres características de la corteza cerebral (que es el manto de tejido nervioso que cubre la superficie de los hemisferios cerebrales): la disponibilidad en ella de circuitos corticales especializados; cierta flexibilidad en la coordinación de la actividad cortical; y la posibilidad de adaptación de las redes corticales. 

Según el científico, este marco de elementos podría explicar las diferencias en la capacidad de aprender entre diversas especies, individuos e, incluso, estadios de desarrollo en un mismo individuo. 

Módulos corticales

Aunque los mecanismos neuronales que determinan la capacidad de cualquier organismo de adquirir o de mejorar sus habilidades cognitivas aún no se conocen bien, se acepta de manera casi general que la corteza del cerebro resulta clave para las aptitudes intelectuales. 

En esta misma línea, Mercado señala que la plasticidad cognitiva se correspondería, concretamente con los llamados módulos corticales. 

Estos módulos han sido definidos por los neuroanatomistas como circuitos corticales compactos formados por columnas verticales de neuronas, que están interconectadas entre sí. Se calcula que, en el ser humano, cada una de estas columnas contiene alrededor de 2.500 neuronas. 

Los módulos corticales pueden ser observados directamente, tanto con técnicas histológicas (estudio de los tejidos) como electrofisiológicas (estudio de los fenómenos eléctricos del organismo), por lo que se sabe que varían estructuralmente a través de las diversas regiones corticales, tanto en el número como en la diversidad de neuronas que contienen. 

Pero Mercado propone identificarlos aún más, porque considera que su conocimiento ayudaría a comprender por qué se dan variaciones en la capacidad de adquirir nuevos conocimientos; por qué hay gente que aprende a mayor velocidad que otra y por qué nuestra capacidad de aprendizaje cambia a medida que envejecemos. 

Diversidad e inteligencia

Hasta ahora, los estudios que han examinado a diversas especies han demostrado que, en general, una corteza mayor se corresponde con una mayor capacidad intelectual. 

La razón para esta relación aún no está del todo clara, pero Mercado cree que una corteza más expansiva proporcionaría más espacio para que más cantidad y una mayor diversidad de módulos corticales se distribuyan. 

En otras palabras, que en lo que se refiere a potencial intelectual, no sería el tamaño de la corteza cerebral lo que importa, sino de qué manera muchos módulos corticales (con diferentes tipos de neuronas) podrían encontrarse disponibles y listos para actuar e interactuar entre sí. 

Estos rasgos de la organización cortical y de sus funciones determinarían el grado de efectividad del cerebro en el aprendizaje de nuevas habilidades cognitivas. 

Se hereda y se aprende

Mercado señala, por otro lado, que una de las implicaciones de esta propuesta es que la experiencia puede resultar tan importante como la genética en la determinación de la capacidad intelectual. 

Concretamente, los cambios estructurales de los módulos corticales generados por el desarrollo y las experiencias de aprendizaje podrían contribuir –de la misma forma que lo hacen algunos factores genéticos- a marcar las diferencias entre la inteligencia de un individuo y la de cualquier otro. 

A medida que las redes de neuronas se desarrollan con el tiempo, su diversidad aumenta, con el correspondiente aumento de la plasticidad cognitiva, explica Mercado. 

La comprensión de los mecanismos de los que depende la plasticidad cognitiva resulta fundamental para desarrollar nuevas tecnologías y prácticas educativas que potencien el desarrollo intelectual, frenen el deterioro cognitivo fruto del envejecimiento o ayuden a recuperar la capacidad de aprender habilidades cognitivas en el caso de pacientes con trastornos o disfunciones cerebrales. 

Mercado dirige el Neural and Cognitive Plasticity Laboratory de la Universidad de Búfalo, en el que se trabaja para comprender cómo la experiencia guía la percepción y el pensamiento.

Fuente: Tendencias21, Link

Anuncios




Se solicitan empleados con autismo

18 07 2009

En Dinamarca se encuentra la primera empresa dedicada a emplear a personas que padecen autismo y ha sido tan exitosa que pronto abrirá una sucursal en Escocia.

Joven autista

Se calcula que 1% de la población padece alguna forma de autismo.

Specialisterne es una firma de computación creada por un hombre cuyo hijo de tres años fue diagnosticado con autismo o Trastornos del Espectro Autista (TEA), término como el que se denomina actualmente al conjunto de síndromes que resultan en el autismo.

Thorkil Sonne se preguntó un día porqué tantos adolescentes y adultos inteligentes, como su propio hijo, no podían usar su energía y habilidades especiales en el sector empresarial.

Tras años de investigación sobre qué era lo que la gente con TEA quería y podía hacer mejor, Sonne fundó su empresa de análisis de software, donde 75% de los empleados -unas 40 personas- tienen alguna forma del espectro autista.

En los próximos meses espera reclutar a otros 50 empleados para su nueva planta en Glasgow.

Invisible

Los trastornos autistas afectan a cerca del 1% de la población.

Según la National Autistic Society (NAS, por sus siglas en inglés) (Sociedad Autística Nacional del Reino Unido) la gente con TEA suele afirmar que un empleo es el factor que realmente mejoraría su vida.

Pasé mucho tiempo leyendo sobre los trastornos autistas, pero había demasiados libros describiendo lo que la gente no podía hacer

Thorkil Sonne

Y sin embargo, sondeos llevados a cabo en Europa revelan que 62% de adultos con autismo no tienen ningún tipo de trabajo.

Tal como expresa Sonne, los sistemas y servicios de salud en Europa funcionan bien con las discapacidades “visibles”, pero carecen de experiencia y conocimiento cuando se trata de enfrentar las discapacidades “invisibles” como los TEA.

El empresario, que fue uno de los presidentes regionales de la organización danesa Autism Denmark, pudo conocer a muchos adolescentes y adultos con TEA.

Los autistas tienen dificultades en la interacción social y las incertidumbres, pero sobresalen en tareas repetitivas que requieren una alta capacidad de precisión.

Así que Sonne se dio cuenta de que probar nuevos programas de software era una labor idónea para estas personas.

Fuente inexplorada

Soeren Ljunghan, de 42 años, tiene una forma de autismo llamada Síndrome de Asperger y es uno de los empleados de Specialisterne.

Thorkil Sonne

Sonne se involucró en el autismo cuando su hijo fue diagnosticado.

Tal como le explicó a la BBC, su enfermedad le permite concentrarse y ser persistente, pero debido a sus dificultades sociales pasó mucho tiempo desempleado.

“Era un infierno. Asistía a entrevistas de empleo pero siempre quedaba en segundo lugar”, dice.

“Era un proceso muy estresante y comencé a cuestionarme si algún día podría volver a trabajar”.

Ahora, en Specialisterne Soeren trabaja 25 horas a la semana probando software.

“Me gusta el trabajo porque sé lo que puedo esperar de cada día”, dice.

Por su parte, Throkil Sonne afirma que con el tiempo ha sabido reconocer que sus empleados con autismo necesitan un ambiente tranquilo y rutinas fijas.

Y con las condiciones adecuadas, dice, estas personas sobresalen en las tareas técnicas.

“Pasé mucho tiempo leyendo sobre los trastornos autistas -afirma Sonne- pero había demasiados libros describiendo lo que la gente no podía hacer”.

“Y sin embargo, mis empleados hasta son capaces de ir y trabajar en las instalaciones de nuestros clientes”.

“Estoy muy orgulloso. No pensé que sería posible lograrlo cuando empecé la compañía hace cinco años”, afirma Sonne.

La experiencia de Dinamarca ha demostrado que los trabajadores autistas son una “fuente sin explotar”, y darles empleo, afirman los expertos, sería una forma ideal de ayudarlos a enriquecer sus vidas.





Nuevas imágenes de las misiones lunares

18 07 2009

Una sonda de la Agencia Espacial Estadounidense (NASA, por sus siglas en inglés)  ha captado imágenes de los lugares en los que descendieron las naves Apolo en la Luna, en las que se pueden apreciar instrumentos y pisadas dejadas por los astronautas en la superficie lunar.

Imagen de la superficie lunar tomada por la LRO

En la imagen se ven instrumentos científicos (marcados con un círculo a la izquierda) y una parte del modulo lunar del Apolo 14 (marcado a la derecha), unidos por pisadas de los astronautas.

La publicación de las imágenes coincide con el 40 aniversario de la primera misión tripulada a la Luna.

clicVea nuestro especial: Lo que nos dejó la luna

Los lugares en los que se posaron los módulos lunares  se pueden ver claramente.

En el área en la que aterrizó el Apolo 14 se pueden observar instrumentos científicos y la pisada de un astronauta.

Es la primera vez que material dejado en la Luna por las misiones del Apolo ha sido captado desde la órbita lunar.

Las fotografías fueron tomadas entre el 11 y 15 de junio por la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO, por sus siglas en inglés), que fue lanzada por la NASA el pasado 18 de junio.

Futuras misiones

Misión del Apolo 11

La misión del Apolo 11 llegó a la Luna el 20 de julio de 1969.

La sonda captó imágenes de cinco de los seis sitios de descenso de las cápsulas y se espera que el correspondiente al Apolo 12 sea fotografiado en los próximos días.

Las próximas imágenes que transmita la LRO serán de una resolución dos o tres veces superior.

Aunque las fotografías son un recuerdo de lo que ocurrió hace cuatro décadas, la NASA señaló que el objetivo de la sonda es abrir el camino para futuras misiones.

“Demuestran la forma en que se utilizará a LRO para identificar los mejores puntos de destino para las futuras misiones a la Luna”, señaló Richard Vondrak, científico del proyecto de la LRO.

Fuente. BBC Ciencia, Link





Transcend presenta disco duro en estado sólido ultra rápido

18 07 2009

NAND

Este nuevo dispositivo -SSD25D asegura una alta velocidad de transmisión de datos.

Diario Ti: Transcend Information anuncia el lanzamiento de su último disco duro en estado sólido ultra rápido SATA II de 2,5’’, equipado con 64 MB de memoria caché DRAM

SSD25D 2,5’’ de Transcend ofrece una velocidad de transferencia de datos, de más de 230M/s en lectura y de 180MB/s en escritura, garantizando así rapidez en el rendimiento, sin importar el tamaño o el tipo del archivo que se quiera transmitir.

Construido con memoria NAND flash, que no contiene partes móviles, SSD25D es altamente resistente, y silencioso; además, este dispositivo es prácticamente inmune a problemas mecánicos por exceso de vibración, golpes o calor. Para mayor seguridad, SSD25D integra el código ECC (Error Correction Code), que asegura una transmisión de datos precisa.

Fuente: Diario TI, Link