Los padres se implican más en la crianza de los hijos que se les parecen

16 07 2009

Los padres se implican más en la crianza de los hijos que se les parecen

Similitud

Estudio demuestra que los hombres reconocen a sus descendientes por el fenotipo, lo que fomenta su cuidado

La teoría de la evolución de Darwin previó que los hombres cuidarían más a aquellos hijos que se les parecieran físicamente que a otros, por ver en el parecido una constatación de su paternidad. Ahora, científicos franceses han demostrado que esta teoría es cierta a partir de los resultados de una investigación llevada a cabo en aldeas de Senegal, con treinta familias polígamas. Los datos obtenidos revelaron que, efectivamente, los padres volcaban más recursos y más tiempo de dedicación en los hijos que más se les parecían, lo que garantizaba la salud y el bienestar de los niños. Por Yaiza Martínez.

La teoría de la evolución de Charles Darwin predice que los hombres cuidarán más de aquellos miembros de su descendencia que se le parezcan que del resto, pero hasta el momento esta predicción no había podido ser demostrada.


Ahora, un equipo de investigadores del Institut des sciences de l’évolution (ISEM) francés (perteneciente al Centre national de la recherche scientifique o CNRS ha constatado que Darwin estaba en lo cierto, a partir de los resultados obtenidos en pruebas realizadas con familias reales. 

Reconocimiento por similitud

Según publica el CNRS en un comunicado, la implicación de un padre en el cuidado y en la educación de un hijo o de una hija es un factor decisivo para el desarrollo de los niños, para su crecimiento, e incluso para su supervivencia, particularmente en países donde la tasa de mortalidad infantil es alta. 

Por otro lado, los autores de la investigación, Alexandra AlvergneCharlotte FaurieMichel Raymond, señalan en un artículo aparecido en la revista Animal Behaviour, que en especies en el que el cuidado paterno de la descendencia es importante pero la paternidad no es certera, se han desarrollado mecanismos de reconocimiento de parientes. 

En el caso concreto del ser humano, estos mecanismos permitirían a los padres diferenciar a sus hijos de los hijos de otros hombres, basándose en similitudes fenotípicas (el fenotipo define los rasgos físicos o conductuales visibles que expresan la información genética invisible), para así destinar recursos a su verdadera descendencia. 

Hasta ahora, han sido escasos los estudios destinados a demostrar que los hombres detectan su paternidad fijándose en el fenotipo, de ahí la importancia de la presente investigación, que ha constatado realmente una relación entre “inversión” (de tiempo y recursos) en los hijos, y el parecido físico entre éstos y sus padres. 

Índice de inversión y de parecido

La investigación se llevó a cabo en varias aldeas de Senegal, en las que la población era rural y polígama. En ellas, los científicos examinaron los parecidos reales entre padres e hijos, a través del fenotipo facial y olfativo (similitud de olores entre un hombre y sus descendientes). 

Asimismo, se estudió la dedicación y los recursos destinados por los padres a cada niño y, por último, se analizaron las condiciones nutricionales de los niños de las aldeas. Los científicos siguieron un método que simultáneamente permitió cuantificar la “inversión” realizada por los padres en los hijos, y su parecido con éstos.

Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: