Copernicum es el nombre del nuevo elemento

16 07 2009

Tabla periódica

Científicos alemanes descubrieron el "superpesado" 112 en experimentos de fusión en 1996.

Descubierto hace 13 años y añadido oficialmente a la tabla periódica hace tan sólo unas semanas, el elemento químico 112 finalmente tiene nombre.

Se llamará Copernicum, en honor al astrónomo polaco Nicolás Copérnico (1473-1543) y su símbolo será Cp.

Copérnico fue el primero en afirmar que los planetas giran sobre sí mismos y alrededor del Sol, refutando la creencia de que la Tierra era el centro del universo.

Está previsto que la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC, por sus siglas en inglés), organismo que en junio confirmó el hallazgo del nuevo elemento, apruebe oficialmente este nombre en seis meses, para “dar tiempo a la comunidad científica para que discuta sobre la denominación sugerida”.

Después de que la IUPAC reconociera nuestro descubrimiento, acordamos proponer este nombre para honrar a un científico extraordinario

Profesor Sigurd Hofmann

Científicos del Centro de Investigación de Iones Pesados de Alemania, encabezados por el profesor Sigurd Hofmann, descubrieron el “superpesado” 112 en experimentos de fusión en 1996.

“Después de que la IUPAC reconociera nuestro descubrimiento, acordamos proponer este nombre para honrar a un científico extraordinario, que cambió nuestra visión del mundo”, dijo el profesor Hofmann.

Según las reglas de la IUPAC, los investigadores no podían darle al nuevo elemento de la tabla periódica el nombre de una persona viva.

Preguntado por la BBC si -reglas aparte- le hubiera gustado que el 112 se llamara “hofmanium”, el profesor Hofmann dijo: “No, creo que Copernicum suena mucho mejor”.

Larga búsqueda

Acelerador de partículas

Los científicos necesitan aceleradores cada vez más poderosos para encontrar a los elementos inestables.

El profesor Hoffman comenzó la búsqueda de un nuevo elemento para añadir a la tabla periódica en 1976. Los experimentos de fusión que ha llevado a cabo con su equipo ya habían revelado la existencia de los elementos con los números atómicos del 107 al 111.

Estos elementos son conocidos como los “superpesados”. Sus números representan el número de protones que, junto con los neutrones, dan al átomo la gran mayoría de su masa.

Para crear el elemento 112, el equipo del profesor Hofmann utilizó un acelerador de partículas de 120 metros de largo para disparar un rayo de átomos cargados de zinc (o iones de zinc) a átomos de plomo.

Así, los núcleos de los dos elementos se fusionan para formar el núcleo de un nuevo elemento.

Estos núcleos, además de ser enormes y pesados, son también inestables.

Inestables

Comienzan a descomponerse o desintegrarse poco después de haberse formado, en este caso después de unos pocos milisegundos.

Esta desintegración libera energía, que los científicos pueden medir para analizar el tamaño del núcleo en descomposición.

Pero este tipo de experimentos hasta ahora habían producido muy pocas fusiones exitosas y los científicos necesitan aceleradores cada vez más poderosos para llevar a cabo las pruebas durante más tiempo y poder encontrar a los elusivos elementos inestables.

Es por eso que ha tomado tanto tiempo, más de una década, para que la IUPAC reconozca al elemento 112.

Hasta ahora se han detectado 118 elementos, pero sólo han sido reconocidos oficialmente 106.

El problema de los elementos 107 al 118 (con excepción del 112) es que su existencia es tan limitada que hasta ahora ha sido imposible confirmarla.

Fuente: BBC Ciencia, Link


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: