El producto Chardon de Marie con Silimarina para proteger el hígado y bajar de peso, un fraude y peligro para salud. COFEPRIS

26 01 2011

Actualizado: Febrero 14, 2011. El suplemento alimenticio Chardon de Marie con silimarina para alzhaimer, sobrepeso, problemas del higado, cirrosis, diabetes y como tratamiento para bajar de peso representa un problema para la salud además de un engaño y un fraude al consumidor, por lo cual la COFEPRIS retiro del mecador y empezará a sancionar e investigar a las empresas para sacarlos del mercado.

En conferencia de prensa, el titular de Cofepris dijo que se tiene en la mira a 13 “productos milagro” o “frontera” que son los más anunciados en medios electrónicos y que prometen curar diversas enfermedades, lo cual no es cierto y con lo que engañan a la ciudadanía, entre los que se encuentran Chardon de Marié, Prostaliv, Prostamax, Pilz hongo michoacano, Malunggay, Pso exacto, Skinny shot, Puassance, Charakani, Purifhigado y Cold heat extreme.[1]

Los productos que dicen ser suplementos alimenticios, pero al mismo tiempo anuncian que sirven para tratar o curar una enfermedad, síntomas o padecimientos, a través de su publicidad o de vendedores o promotores: no son suplementos alimenticios y lo están engañando.

El supuesto médico que aparece se vendió a esa empresa, ningún médico lo receta.

Aquí se muestra los engaños de estos productos por parte de una Investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), que desmiente el uso en humanos y los engaños a los consumidores además de los efectos adversos.

En los Estados Unidos un producto considerado como “suplemento alimenticio” es aquel que no puede comprobar ningún beneficio medicinal ante la Administración de Drogas y Alimentos (FDA).[2]

En México con base en la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) que tiene la misma función que la FDA, asegura que que ningún suplemento alimenticio sirve para bajar de peso ni curar enfermedades.[3]

La Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) aceptó ante el Colegio Médico de México, que no puede localizar a los anunciantes de estos productos debido a la falta de cooperación de los medios de comunicación.[4]

Cuidado con los personajes de la publicidad. El fin de todo lo que se comunica en la publicidad, es generar una sensación de confianza en el consumidor. En la publicidad, abundan actores y personas que reciben una remuneración por seguir un guión creado por un publicista, por ejemplo: Leer el resto de esta entrada »








Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 82 seguidores